La alegría de cocinar en La Fonda

La Fonda es la nueva casa del chef Mario Mori. De propuesta gastronómica única en la ciudad, ofrece una cocina completamente integrada al salón, de alimentos frescos y orgánicos cocinados al momento

La Fonda Restaurant Familiar es la nueva joya de la Ciudad Vieja, barrio que no cesa de confirmar su destacado nivel culinario.

El restaurant está ubicado en el patio central del caserón que ocupa la Posada al Sur, en un edificio de más de 150 años de edad.
El espacio es compartido por la mencionada posada de “bed & breakfast”, una tienda de artesanías y recuerdos del Uruguay, y el restaurant.

La Fonda nos acerca un concepto gastronómico bien particular, de cocina taller, integrada arquitectónicamente al salón y los comensales.
Allí, su chef y propietario Mario Mori disfruta cocinando, en un espacio donde es difícil trazar el límite entre la sala y la cocina, si es que existe.

Sobre las mesadas de trabajo, destacan los coloridos cajones de frutas y verduras frescas del día, orgánicas, traídas por un productor “amigo de la casa”.
Más allá, las bandejas aún calientes del pan casero de esa mañana. En la radio, suena Queen.
Y en el centro, Mario baila, canta y se divierte mientras trabaja.
La Fonda es tal vez Mario Mori, o viceversa.

A LA CARTA
El restaurant reduce su oferta gastronómica a platos del día. Entre las opciones siempre se encuentra alguna carne, un risotto, una pasta fresca (de masa estirada al momento con una sobadora a manija), y una preparación vegana.

Decidimos tomar el risotto del día (Risotto de Puerros orgánicos), y la pasta (Tagliatelli con salsa de tomate y majada de hierbas frescas).

El risotto nos pareció sabroso y de porción generosa. Además, contaba con ese inconfundible aspecto que muestra el arroz al ser cocinado al momento, y no marcado con anterioridad.
El plato de pasta también nos gustó mucho, de masa sumamente fresca (estirada apenas unos minutos antes de ser servida), firme y al dente, inmersa en una gustosa salsa de tomates y hierbas.

Como postre, pedimos un Arroz brûlée, o lo que es lo mismo, un arroz con leche espesado con huevo, con azúcar quemada.
En un momento más que lúdico y divertido, a metros de nuestra mesa, el chef dotado de una máscara de soldador, procedió a quemar el azúcar con un soplete.
El arroz nos gustó, pero la porción nos pareció chica de más.

SOBREMESA
La Fonda nos regala una propuesta descontracturada y sui generis, en atmósfera muy agradable.
Ver un cocinero cantar, bailar y jugar mientras cocina, no pueda más que llenarnos de alegría, y convencernos que los cortes y las quemaduras de la profesión valen la pena.
Su cocina es por demás fresca, casera y próxima. Se ve y se siente que todo es cocinado al momento.
¡Larga vida a La Fonda!

MOZO, LA CUENTA
Pasta: $ 240; Risotto: $ 270; Copa de Vino Cuna Tannat: $ 80 (x3); Postre: $ 100; Café: $ 60 (x2). No se cobra cubierto. Total de la mesa para dos: $ 970.
Precio por comensal: 485 pesos.

La Fonda Restaurant Familiar está ubicado en Pérez Castellano 1422 y 25 de Mayo.
Atiende al público de lunes a sábado de 12 a 16 horas.
Teléfonos para reservas o información sobre los talleres: 097 300 222 ó 098 807 982.
Para más información de La Fonda, se puede visitar este enlace.
Por las noches, el restaurant realiza talleres de cocina a cargo de su chef. Por fechas y más detalles, se puede visitar la página de facebook de La Fonda.


Comentarios

Acerca del autor