La auditoría de EEUU con una “grata impresión” en primer día

La misión inspeccionará hoy el compartimento ovino de Cerro Colorado

En su primer día de actividad en Uruguay, la misión sanitaria de EEUU se mostró ayer muy receptiva e interesada en conocer la experiencia uruguaya de producción de corderos en condiciones de bioseguridad, mediante el uso del denominado compartimento ovino, que funciona en Cerro Colorado, Florida, y que permite ofrecer carne ovina con hueso, de alta calidad, a los  mercados y con garantías sanitarias suficientes.

La información fue destacada a El Observador por Jorge Bonino Morlán, consultor y responsable técnico del compartimento ovino en representación del  Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), que estuvo presente en la reunión cumplida en el sede del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP).

En la actividad inicial cumplida en la sede ministerial, los técnicos visitantes fueron informados por el personal de la Dirección General de los Servicios Ganaderos, encabezados por el director Francisco Muzio, sobre la realidad sanitaria de la ganadería del país en su condición de libre de fiebre aftosa con vacunación y sobre las características del compartimento ovino en particular.

Del encuentro participaron además el presidente del SUL, Joaquín Martinicorena, y el gerente de la institución, Javier Otero.

Luego de recibir amplia información sobre la realidad sanitaria y el interés uruguayo de exportar carne con hueso a los países que valorizan este tipo de producción, como es el caso de EEUU, los técnicos estadounidenses se trasladarán hoy a efectuar las verificaciones a nivel de campo.

En el segundo día de auditoría los cuatros técnicos estadounidenses visitarán al compartimento ovino que funciona en el Campo Experimental del SUL en Cerro Colorado para luego del mediodía visitar las instalaciones del Frigorífico San Jacinto, donde se ha cumplido ya una faena de este tipo de producción.

El fin de este compartimento ovino que constituye una subpoblación de animales, criados a campo libremente y sometidos a mayores controles sanitarios, está referido fundamentalmente a demostrar la ausencia del virus de fiebre aftosa, que junto a otras pruebas complementarias permite ratificar la evidencia de que son animales libres de la enfermedad, dijo Bonino.

Esta actividad se lleva a cabo en condiciones de bioseguridad, con una excelente sanidad y una muy buena alimentación para lograr un producto de calidad diferenciada, con vistas a colocarlo en los mercados de mayor valor, sostuvo el técnico. El trabajo de los cuatro técnicos estadounidenses es clave para lograr la habilitación sanitaria a ese país para el ingreso de carne ovina con hueso, que alcanza una mayor valorización. EEUU abrió a fines de 2013 el mercado para la carne ovina desosada.

Por la carne ovina con hueso, se espera la visita de técnicos de México y Canadá, así como se encaminan los contactos con la Unión Europea (UE).

La trayectoria del compartimento ovino
El compartimento ovino que funciona desde marzo pasado en el Campo Experimental del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) se encuentra en su segunda etapa de producción, con 1.040 corderos que ya ingresaron, de tres productores, mientras que para enero próximo se espera otra tanda de animales para llegar a un total de 2.600 corderos. La primera faena de 1.488 corderos se cumplió en el frigorífico SanJacinto el 29 de octubre pasado, en condiciones especiales de bioseguridad, habiendo sido transportados en camiones precintados y con lectura de sus caravanas electrónicas al ingresar  a la planta industrial o durante su proceso de faena. Luego fueron destinados a una cámara especial de frío. Una parte importante de esa producción encontró el interés inmediato de clientes rusos, los que  adquirieron el producto para comercializarlo a una cadena de restaurantes.



Fuente: Hugo Ocampo

Populares de la sección

Comentarios