La belleza del terror de la noche

Los murciélagos son polinizadores, pesticidas naturales, negocio y hasta lindos, si se los conoce en profundidad

Siglos de asociación con los despiadados vampiros chupasangre y décadas de vínculo con el oscuro y vengativo Batman se suman a que transmiten enfermedades y tienen, a priori, una desagradable presencia. Los murciélagos son de los animales más temidos y repelidos por la sociedad, pese a tener múltiples benficios para los ecosistemas y las economías.

Con el objetivo de desmitificar al único mamífero capaz de volar activamente, las Naciones Unidas declararon 2011 y 2012 como Años Internacionales de los Murciélagos.

En Uruguay hay 23 de las más de 1.100 especies que habitan en el mundo. Pese a la fama que tienen, solo tres del total son murciélagos hematófagos, es decir, vampiros. Uno de ellos vive en el país, pero no existen registros de personas atacadas.

No obstante, el prejuicio de los murciélagos chupasangre es uno de los más arraigados entre los uruguayos, junto a que son ciegos y que fuman, contó Ana Laura Rodales, bióloga coordinadora del Grupo de Investigación y Conservación de los Murciélagos de Uruguay (GIM).

En el Parque Posadas,  el hospital Vilardebó y la cárcel Central se encuentran las colonias más grandes de murciélagos de Montevideo, explicó Rodales, quien también ha recibido llamados por animales que adoptan como hogar los cajones  de muebles de apartamentos.

De todos modos, continuó Rodales, la mayor colonia que han encontrado hasta el momento fue en una casa abandonada en el centro de Nueva Palmira, donde en una sola habitación lograron contar hasta 3.000 ejemplares.

“Adonde sea que vayamos, siempre vemos un rechazo hacia los murciélagos”, dijo la bióloga, y agregó que hay países donde son símbolo de fertilidad y hasta se los llama los “picaflores nocturnos”.

Es que, además de los insectos y la sangre, hay especies que se alimentan de peces, pájaros, otros murciélagos y néctar o polen, entre otros. En este último caso, son los polinizadores responsables de la fertilización de frutas como las bananas, duraznos, mangos, dátiles e higos. Y permiten la reproducción de varias especies de cactus, por ejemplo los agaves, que evitan la erosión del desierto y son fuente de la tequila.

Pero hay más industrias que precisan a estos animales que vuelan con las manos y ven con los oídos. Tal es el caso de la agricultura, donde los murciélagos funcionan como pesticidas naturales, y en el turismo. Por ejemplo, en Austin, Texas, los murciélagos consumen 15 toneladas de insectos por noche y atraen turistas que invierten US$ 12 millones cada verano para verlos volar en bandada, según escribió Merlin Tuttle en el artículo Bats as invaluable allies (Los murciélagos como aliados invaluables), ecologista estadounidense autor de casi la totalidad de fotos tiernas que existen sobre estos animales.

Pese a su rol fundamental en la biodiversidad, los murciélagos son especies amenazadas en todo el mundo por la tala de árboles, la clausura de cuevas, su caza como las antiguas de brujas. En palabras de Aristóteles: “Así como los ojos de los murciélagos se ofuscan a la luz del día, de la misma manera a la inteligencia de nuestra alma la ofuscan las cosas evidentes”.


“Murciégalos”

Desde mayo circula por América Latina la Murcimaleta, un conjunto de materiales didácticos que buscan sensibilizar a los niños sobre la importancia de estos mamíferos. El proyecto de la Red Latinoamericana para la Conservación de los Murciélagos, que los uruguayos de GIM integran, comenzó su viaje en la escuela Bélgica, ubicada en la avenida Millán. La experta Ana Laura Rodales contó que eligieron este centro por estar cerca del Parque Posadas y el Jardín Botánico, dos colonias importantes de murciélagos. Después de los talleres dictados por científicos, se seleccionaron ocho dibujos de niños de 3º de escuela que ahora representan a Uruguay por la región.

Estos mismos talleres se van a dictar los dos viernes de las vacaciones de julio en Ciencia Viva (subsuelo del Planetario Municipal) con horario a confirmar. Allí el Museo Nacional de Historia Natural inauguró esta semana una muestra que incluye la posibilidad de experimentar cómo escuchan los murciélagos mediante unos tubos que aumentan la audición. Al mismo tiempo, se exhibe una colección con las 23 especies que habitan en Uruguay.


Populares de la sección

Comentarios