La Caja de Profesionales justificó quita de partidas a beneficiarios

Presidente explicó que están sobre la mesa más cambios por una reforma de la ley orgánica
La Caja de Jubilaciones y Pensiones de Profesionales Universitarios (Cjppu) está tratando de poner a raya ciertos desequilibrios que padece y, superada esta fase, planea "atacar" sus causas con un reforma de su carta orgánica. Así lo explicó a El Observador su presidente, Álvaro Correa, en medio de la polémica que se generó luego de conocerse que el directorio del instituto de seguridad social decidió acabar con algunas partidas "extraordinarias" que brindaba hasta el momento.

Según lo informado por Correa, de los $ 6.700 millones que desembolsó la Caja por concepto de prestaciones durante el año pasado, alrededor de 11% fueron por estas coberturas "extraordinarias". "Nadie le tocó su jubilación o su pensión, estamos tocando unas contribuciones especiales que tenían", dijo Correa.

Luego de conocida la resolución adoptada por el directorio el 22 de junio –de la que dio cuenta El País– la Asociación de Afiliados a la Caja de Jubilaciones y Pensiones de Profesionales manifestó su descontento. Incluso publicó un aviso en la que hablaba de un "despojo consumado", de "rebajas" en las pasividades que se habían decidido "con el argumento de asegurar el pago" de las futuras pasividades "cuando sus balances son ampliamente superavitarios". Asimismo, anunció que iniciará acciones judiciales "para invalidar este exabrupto".

Correa, en tanto, defendió la decisión –adoptada por seis de los siete miembros del directorio (ver nota aparte)– y dijo que años atrás habían recibido "señales muy fuertes de que era necesario introducir algunos cambios en el funcionamiento de la Caja".

Más acá en el tiempo, agregó, elúltimo Informe de Viabilidad Actuarial (ejercicio 2015 - año base 2014) llegó a la conclusión de que en 2026 el "patrimonio mínimo de la Caja se vuelve negativo". Según consta en el registro de la sesión del 22 de junio, "las proyecciones de la Caja indican que, de no adoptarse correctivos, en los próximos años se profundizará la magnitud del resultado operativo negativo", que para el ejercicio 2015 había llegado a $ 233 millones.

Para 2017, en tanto, las proyecciones indican que esta cifra prácticamente se triplicaría para llegar a los $ 600 millones, apuntó Correa. "Entonces hay algo que hay que cambiar: los compromisos que hoy estoy asumiendo tengo que ver dónde los puedo reducir", sostuvo el presidente de la Cjppu.

Estos "desequilibrios financieros", añadió Correa, deben arreglarse ahora. Hoy la relación activo/pasivo es de cuatro a uno: es decir, los aportantes cuadriplican a los beneficiarios, dado que el régimen es todavía "joven". Pero el volumen de beneficiarios se expandirá, por lo que hay que tomar los recaudos necesarios para "poder cumplir en el futuro con los compromisos" que se están asumiendo hoy, expresó el presidente de la Cjppu
.
Las medidas resueltas de manera reciente, indicó Correa, son una primera aproximación a "problemas de fondo" que tiene la Caja, que derivan de "problemas de diseño" de la institución.

A modo de ejemplo, mencionó el "detenimiento muy importante" que se produce actualmente en la segunda categoría. "Los que se jubilan suelen jubilarse por la última categoría, y buena parte de los aportantes aportan por la segunda", dijo Correa, quien añadió que situaciones como esa responden a "problemas de diseño" que para su superación requieren de la modificación de la ley orgánica de la Caja. Por ese motivo, está sobre la mesa la redacción de un proyecto de ley, que luego se deberá elevar al Poder Legislativo para su estudio, y que tendrá como cometido solucionar las "cuestiones de diseño" que hoy padece la Cjppu, a juicio de gran parte de su directiva.

Sueldos cuestionados
Una vez conocida la erradicación de estas partidas, algunas de las voces que se levantaron para criticarlas apuntaron a las remuneraciones que perciben algunos de los funcionarios de la Caja. Correa dijo que incluso si la Caja "automatizara todo" y no tuviera que pagar ni un solo sueldo tendría déficit operativo.

Asimismo, señaló que la Cjppu tiene "absoluta transparencia" respecto a cuánto paga, información que está disponible en su página web. En relación a la remuneración del gerente general –el sueldo más elevado, que asciende a $474.739 nominal– apuntó que "no es ningún disparate" para una institución "que maneja más de US$ 600 millones al año, entre entradas y salidas".

"Los problemas de la Caja no son (por) el sueldo del gerente general, créanme. Me parece que estamos errando cuando empezamos a mirar esas cosas", dijo.

Coberturas Extraordinarias

Entre otras, desde enero del año próximo se eliminará –de manera progresiva– el adicional de tasa de reemplazo en los casos que aplicaba un diferencial, "asegurando que en ningún caso esto implicará una reducción de la pasividad que recibe actualmente o la devolución de lo percibido hasta junio de 2016", indicó la Caja de Profesionales en un aviso divulgado esta semana.

A partir de julio, en tanto, quedó sin efecto la compensación especial de fin de año, que se daba a todos los pasivos en dos cuotas (de alrededor de $ 5.800 para jubilados y $ 3.500 para pensionistas), una en junio y otra en diciembre. Su presidente, Álvaro Correa, dijo que la Caja "es el único instituto de seguridad social del país" que pagaba algo así.

"Un camino ilógico y arbitrario"

El representante de los pasivos dentro del directorio de la Caja de Jubilaciones y Pensiones de Profesionales Universitarios (Cjppu), Hugo de los Campos, mostró su rechazo al paquete de medidas resuelto en la sesión del 22 de junio.

"Es la primera vez en la historia del mundo que un instituto superavitario en miles de millones de pesos, decide suprimir prestaciones a jubilados y pensionistas", dijo De los Campos según consta en el registro de la sesión.

Calificó como "de toda irracionalidad" que se quiten prestaciones "en un momento en que la Caja tiene en el año anterior (2015) un superávit de $ 1.310.336.986".

De acuerdo a la visión de De los Campos, la decisión adoptada llevará "a una menor adhesión de los jóvenes profesionales, a una mayor presencia de declaraciones de no ejercicio, a un apresuramiento de la solicitud de pasividades, a una segura detención en la segunda categoría, y en definitiva, al desastre que estas medidas empujan".

Agregó que "la mayoría del directorio piensa que la gestión del instituto, que es la que está a su cargo, seguirá empeorando y adopta un camino ilógico y arbitrario, en tiempos de superávit enormes".

En relación a la compensación de gastos de salud –uno de los beneficios afectados–, indicó que "se suprime un derecho subjetivo, incursionándose en ello, en la máxima ilegalidad".

Por su parte, otro de los directores, Luis Altezor, dijo a su turno que se veían enfrentados a tomar "una decisión que para algunos no será grata, pero para otros va a ser responsable".
"Queremos ser muy claros, no nos podemos quedar solo con esto. Está bien ajustar el cinto en momentos críticos, pero debemos ir también en una dirección que nos lleve a un mayor aumento de los ingresos, tanto en los aportes directos e indirectos como así también en la aplicación de una gestión que tienda a reducir el costo administrativo".

Populares de la sección