La campaña de Clinton se desinfla en los últimos 100 metros de carrera

La candidata demócrata enfrenta dificultades a días de los comicios, mientras Trump avanza
La carrera presidencial en Estados Unidos se estrechó al ingresar en su última semana: mientras Donald Trump tomaba aliento, Hillary Clinton intentaba recuperar la iniciativa y mantenerse lejos de las polémicas para consolidar su condición de favorita.

Hace poco más de una semana Clinton exhibía una ventaja promedio en las encuestas de más de cinco puntos porcentuales sobre Trump, pero en los últimos días el margen entre ambos aspirantes se achicó. No obstante, la candidata demócrata aún se perfila como favorita.
El sitio web especializado FiveThirtyEight indicó ayer que las probabilidades de una victoria de Clinton son de 73,6%, contra 26,3% para Trump, pero hace dos semanas esa diferencia era de 88,1% contra 11,9%.
De igual forma, The New York Times atribuye a Clinton probabilidades del 88% de ganar la Casa Blanca, contra 12% para Trump, aunque hace una semana la ventaja era de 93% a 7%.

Aunque las luces amarillas se empezaron a encender para la demócrata. Un sondeo de ABC News/The Washington Post divulgado ayer colocó a Trump por delante por apenas un punto porcentual.

Embed
Pero más que la ventaja marginal de Trump, la encuesta puso en evidencia un verdadero desplome de la confianza entre los electores de Clinton. Además, el 53% de los electores de Trump se dice "muy entusiasmado" con su candidatura, contra apenas 43% entre los electores de Clinton.

Presión

Hace apenas una semana, ese "entusiasmo" entre los electores de Clinton era de 51%, de forma que el sondeo detectó un evidente enfriamiento entre sus seguidores.

"Wow, ahora liderando en la encuesta de ABC y Washington Post por 46 a 45. Subimos 12 puntos en dos semanas, la mayor parte antes de que la Deshonesta Hillary estallara", escribió Trump en Twitter, al aludir a la reapertura de la investigación sobre los correos electrónicos de Clinton cuando era secretaria de Estado, anunciada el viernes por el FBI.

De inmediato, el mercado financiero estadounidense acusó el golpe y se colocó a la baja, después de casi seis semanas de estabilidad mientras Clinton, favorita de Wall Street, encabezaba la carrera.

Tambalear al final

Para la exsecretaria de Estado, la campaña ingresa en la última semana tal como comenzó en abril de 2015: bajo una nube de sospechas por utilizar un servidor privado de correo electrónico cuando dirigía la diplomacia estadounidense entre 2009 y 2013.

Desde el viernes pasado, cuando James Comey, director del FBI, reabrió las heridas sobre los correos de Clinton, el equipo de campaña de la exsecretaria de Estado ingresó en un clima febril para capear el temporal.

Responsables de su campaña organizaron conferencias de prensa desde el sábado y uno de ellos, Robby Mook, dedicó ayer una larga entrevista con CNN al tema, en especial para criticar a Comey.

También ayer, Trump realizó un acto en el estado de Pensilvania para criticar el sistema de salud impulsado por el actual presidente, Barack Obama, y el alza reciente en los precios de la cobertura de salud –manejada por el sector privado–.

En caso de llegar a la Casa Blanca, dijo, convocará a una sesión especial del Congreso para abolir el sistema, conocido en Estados Unidos como 'Obamacare'.
"Nuestro plan para los impuestos incluye un recorte de 35% para las familias de clase media que tengan dos hijos. La clase media no ha sido respetada; eso se los puedo decir", afirmó Trump durante el acto.
El millonario candidato republicano viajó luego a Wisconsin para continuar con sus actos de campaña.

Por su parte, Clinton buscó desviar la atención de la polémica sobre sus correos y las nuevas encuestas, al retomar la retórica agresiva contra Trump.

Al mismo tiempo, su campaña pasó a reforzar los anuncios de televisión con una antología de frases sexistas pronunciadas por el candidato republicano, acusado por varias mujeres de acoso sexual.

La agenda de Clinton retornó ayer a Florida, un estado fundamental para llegar a la Casa Blanca y donde ya hizo campaña durante el fin de semana.

En un acto en el condado de Dade, Clinton fue presentada por la venezolana-estadounidense Alicia Machado, ex Miss Mundo, quien en el pasado fue llamada "chanchita" por Trump.
"Esta es nuestra elección, latinos", dijo Machado.
En tanto, el presidente Barack Obama estará mañana en Florida, el mismo día que Trump.

Paul Ryan ya votó

El presidente de la Cámara de Representantes de EEUU, el republicano Paul Ryan, afirmó ayer que votó por anticipado por Donald Trump, con quien tuvo desencuentros y criticó durante la campaña.

Fuente: AFP

Populares de la sección