La "detective" científica que se convirtió en emprendedora de la belleza

La química uruguaya, Florencia Jinchuk, llevaba adelante el blog The Chemist Look, vio una oportunidad en la demanda de su comunidad de seguidoras y lanzó su propia marca

A Florencia Jinchuk siempre le apasionó la química cosmética. A los 22 años viajó a Estados Unidos a realizar un máster y allí descubrió una materia que le cambió la vida.

Claim Substantiation es el nombre de la disciplina que transformó a Florencia Jinchuk en una detective de la cosmética. "Se trabaja entre la parte de laboratorio y el marketing", explica Jinchuk al hablar del área que se encarga de desenredar el nudo entre las promesas de los productos y la realidad de su eficiencia en la piel.

"Cuando una crema promete que te va a sacar las arrugas en tres días, hay que mirar sus componentes y definir si desde el punto de vista de la ciencia esto es posible o no", comenta Jinchuk.

"Mirar fórmulas es mi especialidad. Definir por qué una crema sale US$ 500 y otra vale US$ 10", sostiene.

A su regreso de EEUU, en junio de 2015, la química de 26 años decidió comenzar a escribir un blog y reflejar su mirada de la belleza desde la óptica de la ciencia en la web. Así nació The Chemist Look.

"Se armó una comunidad de personas que me preguntaban qué productos utilizaba yo y cuáles eran mejores según mi experiencia por haber formulado para las diferentes marcas", detalla Jinchuk que tuvo la oportunidad, en Estados Unidos, de conocer de primera mano los componentes y propiedades de los cosméticos de las marcas más reconocidas.

Sus seguidoras le consultaban sobre qué marca usar y la respuesta era siempre era la misma: "Yo formulo mis propios productos".

Jinchuk no utilizaba ningún producto comercial: todos eran formulados por ella y al haber regresado a Uruguay comenzaban a acabársele sus reservas. Decidió importar lo que le faltaba para hacer lo que necesitaba y se atrevió a ir más allá.

Así fue que a fines de noviembre salió a la venta su primera tanda de productos The Chemist Look, orientados a satisfacer la demanda de su comunidad que ansiaba probar las recomendaciones de la química.

"En noviembre sacamos pre-venta y durante ese mes y diciembre los entregamos; la venta libre comenzó en febrero", sostiene Jinchuk.

La estrella de The Chemist Look es un buster de vitamina C que Jinchuk define como "una bomba antioxidante" y funciona para "despigmentar" las manchas, previene el envejecimiento y mejora la protección solar.

Además, ofrece un kit de hidratación, uno de rutina diaria básica, un limpiador y distintos tipos de hidratantes, entre otros.

Máxima concentración

Jinchuk es crítica de la industria de la cosmética: uno de los que visualiza como "vicios" fue el disparador de su marca: con solo incorporar una pizca de cierto ingrediente a un producto ya se puede comunicar que ese producto tiene el componente, sin importar si está en la concentración adecuada ni si será efectivo. "Por eso yo formulo todo a la máxima concentración y con la máxima sinergia entre activos", destaca Jinchuk, que para respaldar su profesionalismo ofrece una flexible política de devolución de dos semanas, poco común en Uruguay.

"No necesito boleta ni nada; si la clienta me dice que el producto no le funciona que me pase la dirección y le devuelvo su dinero", asegura con convicción.

Sus productos se elaboran con sus fórmulas en un laboratorio aprobado por Salud Pública, se venden a través del blog y cuentan con la opción de envío a domicilio o de "pick up" en el centro de Montevideo.

Gracias a este negocio viven tanto Florencia como otras cuatro personas que trabajan en su equipo. "Trabajamos full-time en The Chemist Look y en los últimos meses nos sobrepasó la demanda", admite Jinchuk.

Los planes a futuro indican que tanto los posts como la comercialización de productos continuarán creciendo.

Florencia Jinchuk aspira, antes que nada, a agrandar su línea de productos y establecerse en Uruguay, donde considera que queda mucho por hacer, antes de pensar en el exterior.


Populares de la sección

Acerca del autor