La doble atracción de O.J. Simpson

Un documental de ESPN y una serie dramática reviven la vida del deportista y su polémico juicio

Los Ángeles ardió. En 1992, las calles de la ciudad californiana vivieron, durante seis días, un enfrentamiento brutal entre la policía y la población angelina que ocasionó disturbios, saqueos e incendios. Los incidentes comenzaron en la protesta contra la resolución de un jurado de absolver a cuatro agentes de policía, que aparecieron en un video cuando propinaban una paliza al taxista negro Rodney King. Las imágenes recorrieron el mundo.

Dos años después, Los Ángeles fue nuevamente el foco de una tormenta social tapada por la tensión racial entre la población blanca y afroamericana. La estrella deportiva O.J. Simpson –un corredor rompe récords de fútbol americano– fue acusada del doble asesinato de su exesposa, Nicole Brown, y un amigo de ella, Ronald Goldman, en un caso que presentaba fuertes pruebas criminales en contra de O.J. Sin embargo, el fallo del jurado de uno de los juicios de mayor cobertura en los medios de la época declaró a Simpson inocente.

Dos décadas y dos años después, la vida y el juicio a O.J. inspiraron a dos producciones televisivas, una documental y otra dramática, transmitidas en 2016.

La pesadilla americana

Embed

O.J.: Made in America (Hecho en América) es una serie documental de cinco capítulos enfocada en la vida del exjugador de fútbol americano, convertido en una figura constante del jet set hollywoodense a partir de la década de 1980. Producida para ESPN y dirigida por Ezra Edelman, en Uruguay se transmite actualmente por la señal ESPN3 (ver recuadro).

El juicio a O.J. no entra en escena hasta el tercer episodio. Como narrador, Edelman se toma el tiempo necesario para contar el progreso estelar de un jugador negro de la Universidad de California del Sur a fines de la década de 1960 para convertirse en un referente mundial de esa disciplina deportiva. La serie documental exhibe a su vez la problemática social vivida en Los Ángeles entre la población afroamericana y la policía, un asunto de réplicas constantes y recientes en Estados Unidos.

Las diferencias de raza, clase y hasta género se entremezclan en el ascenso y caída de Simpson, quien hoy purga una condena de 33 años en prisión tras ser encontrado culpable de secuestro, asalto, robo y uso de un arma letal en 2007 en Las Vegas.

Con un trabajo de entrevistas y archivo impecable y dinámico, O.J.: Made in America deja en claro que logra su intención de destacarse como una pieza de interés histórico contenida de una gran carga dramática.

Imposible apartar la mirada

Embed

Otra de las personas que también fue cautivada con el caso de O.J. fue Ryan Murphy. Aunque el nombre todavía no se convirtió en sinónimo de reconocimiento, Murphy es una de las figuras más prolíficas en la producción de televisión en Estados Unidos. Solo en su historial se encuentran éxitos como Glee y American Horror Story, un drama de terror que popularizó el término "serie antológica", que refiere al cambio de historia y personajes entre una temporada y otra de una serie que mantiene una misma temática. El juicio al jugador se volvió el principal relato de la primera temporada de American Crime Story, la última producción de Murphy emitida en febrero en Uruguay. Bajo el subtítulo Todos contra O.J. Simpson, el drama de diez capítulos es protagonizado por Cuba Gooding Jr. como O.J. e integra actores como John Travolta y David Schwimmer (Friends) como parte de su equipo de abogados. Hace años que los tres no tenían una presencia tan poderosa frente a cámara como en la serie.

Como pieza de acompañamiento a O.J.: Made in America, la serie de Murphy provee una mirada de mayores toques hollywoodenses pero igual de creíble a la hora de narrar un suceso que, más de 20 años después, no deja de sorprender.

Populares de la sección

Acerca del autor