La estacionalidad del ciclo ganadero está cambiando

La poszafra habitual del final del invierno, donde había poco ganado y se pagaba más, tiende a desaparecer en la ganadería; crece la faena de novillos de corral
Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

La tradicional poszafra de fin de agosto y principios de setiembre, donde se vendían pocos novillos con el mejor precio del año, parece haber quedado en el recuerdo. La faena de novillos en esta época del año ha pasado a ser la mayor por la entrada de los novillos de corral.

La semana pasada se faenó el mayor número de novillos desde diciembre de 2015. La faena de vacunos semanal alcanzó las 24.566 cabezas, lo que representó 57% del total sacrificado. Fue la mayor participación desde julio pasado, donde los novillos eran 50% de la faena total.

Los convenios con productores y los corrales de la industria justifican este cambio en la composición de la faena de los últimos años y le ponen tope al precio del novillo. Es difícil que se concreten negocios para novillos de campo. El valor por novillos de punta es de US$ 3 por kilo en este momento.

Si este cambio en la estacionalidad se consolida, engordar novillos para el final del invierno dejará de tener el estímulo del precio, por lo tanto los invernadores deberán "repensar" la estrategia productiva.

La Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) confirmó en su comentario semanal la escasa oferta y notificó que se acortan las entradas. Se destacó la alta participación de ganado de corral, con una la faena que se mantiene en muy buenos niveles.

Un consignatario consultado dijo que la mayor parte del ganado que están cargando es de corral, de productores y de los propios de la industria. No está claro hasta cuándo habrá oferta de este tipo de ganado porque los invernadores siguen comprando categorías para encerrar.

La referencia para el novillo gordo de ACG se redujo 0,66% en relación a la semana anterior hasta US$ 3 el kilo en cuarta balanza. La vaca gorda bajó 1,11% hasta US$ 2,67 y la vaquillona gorda a US$ 2,84, 0,7% menos que la semana anterior.

La reposición está firme y demandada en todas las categorías. La exportación en pie sigue comprando terneros enteros. Genera expectativas la información de la exportación por primera vez de terneras de razas de carne para Medio Oriente.

Se trata de un embarque de muestra de 3.000 cabezas, donde a partir del resultado del negocio se considerará hacer otros envíos, explicó una fuente consultada. La empresa exportadora está finalizando la compra de terneras de entre 170 y 200 kilos, razas definidas, con valores de entre US$ 1,60 el kilo y US$ 1,70 el kilo.

Las referencias de ACG para los terneros de hasta 140 kg aumentaron 3,26%, al alcanzar US$ 2,22. Los terneros de 140 a 180 kg se mantuvieron igual en US$ 2,12 y los de más de 180 kg subieron 3,25% a US$ 3,07 por kilo.

Subió por cuarta semana consecutiva el Novillo Tipo de INAC hasta US$ 1.118, un 0,2% superior al valor en dólares de julio de 2016.

El instituto explicó que este incremento se debe a la estabilidad en la valorización de los cortes al mercado externo. Un incremento de la canal de novillos al mercado interno compensado por una disminución en el valor de las menudencias y subproductos, todo esto medido en dólares corrientes.

El valor agregado industrial (VAI), que incluye costos y beneficios, cayó US$ 55 en relación al mes anterior al alcanzar US$ 245, lo que representa el 22% del total.

Es la tercera baja consecutiva del VAI desde mayo, cuando alcanzó el mayor valor del año y se ubicaba en US$ 343 y participaba del 31,5% del valor del novillo tipo.

El precio de exportación de ganado bovino de la semana entre de 4 a 10 de setiembre informado por INAC fue US$ 3.344 la tonelada, 2,07% menos que el promedio del año, de US$ 3.415. El promedio de las últimas cuatro semanas móviles se ubicó en US$ 3.488.

En ovinos, el cordero pesado cotizó a US$ 3,35 el kilo según ACG, 0,66% más que la semana anterior. La faena alcanzó las 14.013 cabezas, 2.569 menos que la semana anterior. Respecto al precio de exportación de la carne ovina fue US$ 3.863 la tonelada, 4,5% por debajo del promedio anual de US$ 4.046. El promedio de las últimas cuatros semanas móviles por tercera vez está por debajo de US$ 4.000, cerrando a US$ 3.920.