"La excelencia en este país era lo público, y quiero que vuelva a ser así"

La senadora Mónica Xavier está de acuerdo en revisar la exoneración fiscal a donaciones a universidades privadas
La senadora Mónica Xavier cree necesario rever el régimen de exoneraciones fiscales a las donaciones a universidades privadas. Aunque reivindica la existencia de centros educativos privados –su hijo concurre a uno–, cree que los mayores esfuerzos deben ir a que la educación pública sea de excelencia. Este es un extracto de la entrevista que mantuvo con Mariano López en El Observador TV.

El Frente Amplio se compró un nuevo problema, el de las exoneraciones fiscales a las empresas que donan a universidades privadas. ¿Qué va a pasar ahora?
Como todo, requiere de mucho diálogo. Va a haber que conversar mucho porque hubo que llegar a una negociación en Diputados para buscar en algunos lugares la reducción necesaria para no abatir dineros en educación. Yo auguro mucha conversación. Creo que tal vez lo mejor hubiera sido tratarlo fuera del proyecto de Rendición de Cuentas y tener mejores consensos.

Parece que fue algo que se votó rápido para liquidar el proyecto en Diputados y que si se hubieran detenido en el tema, quizá no salía fácilmente.
No sé, yo creo que hay una sensibilidad mayoritaria para revisar el tema, en un momento en el que además hay un panorama complejo. Esto de las exoneraciones se plantea también en otras áreas, lo que pasa es que hubo una respuesta muy rápida de quienes están involucrados en las universidades privadas.

También hubo respuesta rápida del ministro Danilo Astori.

Sí, del propio ministro de Economía también, porque tal vez no todo el mundo sabía que esto había tenido origen en los primeros años del Frente Amplio en el gobierno. Esto no se tiene que ver como una discriminación sino como el estudio de un tema.

¿Está de acuerdo, personalmente, en eliminar las exoneraciones a las donaciones?
Hoy se necesita, no sé si eliminar, pero rever el tema. Sin dudas. Porque hay restricciones y porque nosotros también nos planteamos cuáles son los movimientos que hay que hacer para otras cosas. Todos queremos que la educación pública en este país tenga mejor nivel. No es posible hacerlo sin incrementos presupuestales. No es lo único, pero, por ejemplo, los socialistas habíamos dicho que íbamos a trabajar para tratar de mitigar el abatimiento del presupuesto educativo, en particular en la universidad. No es porque Primaria o Secundaria no tengan necesidades, sino porque se está generando un fenómeno como punto de partida de que la universidad tenga más recursos para la descentralización efectiva, que son oportunidades extraordinarias para nuestros jóvenes. Por ejemplo, lo último que se inauguró fue el campus en Tacuarembó con ocho carreras y casi 1.000 alumnos, que son oportunidades de capacitarse y seguir trabajando en el interior, y eso se va a ver complejizado por la reducción. Hoy llegamos a que no se le abate nada (a la Universidad) sino que se le mantiene en el mismo presupuesto. Es algo. De algún lado los recursos tienen que salir y creo que la obligación del Estado esencialmente es con el ámbito público.
Es posible que alguna de las otras iniciativas que se plantearon en Diputados en algún área pueda resultar. A Relaciones Exteriores no le podemos sacar más, tiene poco presupuesto para una tarea titánica que es estar negociando en el mundo mercados para nuestro país. Pero capaz que hay algún otro ministerio en el que se pueda reducir alguna cosa.

Xavier: "No es fácil asumir que haya abatimiento en el presupuesto de la educación"


Usted tiene un hijo que va a un colegio privado. ¿Qué siente cuando senadores como Ernesto Agazzi (MPP) dicen que también debe reverse eliminar beneficios en donaciones a los colegios?
Primero, discutirlo en la bancada antes de tirarlo a la prensa. Tironcito de orejas para el Flaco. Segundo, es una opción. Creo que acá no se les está impidiendo a las empresas donar en función de los colegios, sean del nivel que sean. Acá lo que se dice es que el Estado deja de ganar en función de exonerar a las empresas la donación que pretenden hacer. Me parece mucho mejor transparentar y equilibrar y no tener la fantasía de que se está donando algo que no es real. Yo asumo, y no tiro manteca al techo, la educación de mi hijo en el ámbito privado. ¿Por qué? ¿Porque no quisiera que tuviera la misma orgullosísima recorrida que hice yo hasta posgrado en lo público? No. Porque cuando mi hijo ingresó al preescolar yo requería de un tiempo de mi hijo en el ámbito de la formación y recreación que la educación pública no me daba. Y después se apropió y eso es muy bueno. Y yo tengo que pensar en el interés superior de mi hijo y no en mi concepción ideológica y política sobre que tuvimos la construcción colectiva de esta sociedad para la cual la educación pública, obligatoria y gratuita, es un valor que nos dio mucho. Son la excepción las figuras en el ámbito académico, político o jurídico que no provienen del ámbito público. La excelencia era lo público en este país y yo quiero que vuelva a ser así y estoy peleando para eso.

En la interpelación a Astori, el senador Jorge Larrañaga dijo que se perdió la confianza en el equipo económico y lo acusó de mentir en la campaña. Y dijo que el gobierno recauda como neoliberal y gasta como populista. ¿Qué opina de esa frase?
Me duele mucho, porque en momentos de dificultades un político no puede minar algo que fue esencial en el avance que dimos desde el punto de vista económico en estos últimos años, que es la confianza. Por eso vino la inversión extranjera, o la colocación de bonos y una rápida respuesta. Todo eso fue confianza y lo hemos repetido hasta el cansancio porque es un intangible. Cuando se plantea lo de la campaña electoral, ¿quién podía prever esto? Brasil iba a ser la quinta potencia mundial y hoy está en la situación en la que está. ¿No nos damos cuenta?

¿Fue una buena salida la propuesta del presidente Tabaré Vázquez para convencer a los diputados disidentes y comprometerse a buscar más recursos?
Sí. Hay un campo de estudio. ¿Vamos a seguir transfiriendo dineros para, por ejemplo, la cerveza? Yo sé que los trabajadores de esos lugares van a poner el grito en el cielo pero la sociedad lo tiene que discutir. No puede haber temas tabúes. Si uno tiene claro cuáles son los objetivos y en este país todos decimos que queremos mejor educación, es el área donde deberíamos abatir lo menos posible, y exigir.

El nuevo presidente del FA es Javier Miranda, ¿se puede decir que es su continuidad?
Tenemos muchos puntos en común. Yo pensaba que Javier podía ser el secretario político de transición hacia las nuevas autoridades cuando yo estaba. Su forma de razonar y su actitud hacia los problemas es lo que el Frente necesita. Estoy muy contenta y esto que agrega Javier de ser independiente es una garantía.

El politólogo Adolfo Garcé dijo que hoy la mejor oferta electoral del FA es la experiencia, Danilo Astori. ¿Qué opina?
Yo creo que efectivamente, lo que construyó Astori desde el equipo económico tiene ese valor de confianza importantísimo para llevar adelante una política como la nuestra. Yo puedo discrepar con algunas orientaciones del equipo económico pero me parece que se soldó de una forma la economía que nos permitió no enterarnos en 2008 de la crisis en Estados Unidos o cuando la crisis se produce con mas intensidad en Europa no tener mayores consecuencias. Claro, cuando a eso se le suma la desaceleración china y la caída de Argentina y Brasil, no tenemos forma de no tener consecuencias.

¿Astori logrará alinear a todo el FA y que los radicales lo apoyen?
Yo tengo un reconocimiento muy importante por Astori pero no sé si es la oferta electoral de 2019. Hay tiempo por recorrer y esos serán debates que no van a ser fáciles y que se enfrentarán más adelante.
Mónica Xavier: "No sé si Astori es la oferta electoral para el 2019"




Populares de la sección