La fuga del conductor fue determinante para el procesamiento con prisión

El ciclista fue atropellado y falleció en el lugar

La jueza Florencia Sorrondeguy procesó con prisión al hombre de 52 años que el jueves pasado atropelló a un ciclista de 47 años que circulaba por la ruta Interbalnearia y dio a la fuga, informó Telenoche y confirmó a El Observador una fuente judicial. A pedido del fiscal Fernando Valerio, la magistrada lo procesó por homicidio culposo (esto significa, que no tuvo intención de matar).

El procesado "reconoció ser el culpable, manifestó no haber visto al ciclista hasta el momento que lo tenía sobre el parabrisas y que fue un shock, que se dio cuenta en el momento que había fallecido y que por eso se va", informó la jueza en rueda de prensa. A pesar de que el hombre no tenía antecedentes penales, el procesamiento fue con prisión por la "actitud asumida y la fuga", explicó la jueza.

La víctima del accidente viajaba junto a otros cuatro ciclistas cuando al llegar al kilómetro 34.700 de la ruta Interbalnearia fue atropellado. "Después de atropellarlo, el auto entreparó pero nunca se detuvo. Dio vuelta en un retorno que estaba a 50 metros del lugar del accidente y se fugó", Federico, amigo de la víctima, este lunes al programa Las cosas en su sitio, de radio Sarandí.

El conductor se dio a la fuga, pero uno de los compañeros del ciclista atropellado recordó la marca del vehículo, los abollones en el auto y difundió los datos en una cadena de Whatsapp y redes sociales. "No teníamos el número de chapa, solo el modelo del auto, el color y sabíamos que estaba todo roto", dijo Federico, que informó además que una persona anónima informó que el auto se encontraba en Neptunia, estacionado en la casa del conductor que estaba siendo buscado intensamente por la Policía.

Lea también: Murieron 24 ciclistas en los primeros 10 meses del año

La víctima "tenía todo el equipo, solo en luces gastó US$ 200 para su bicicleta. De hecho seguían prendidas cuando recogieron el cuerpo en la madrugada. Era imposible que no lo viera. El auto quedó destrozado, parecía que se había dado contra una columna, no contra un ser humano", relató.

La identificación del auto el pasado sábado permitió conocer la identidad del conductor. La Policía llegó hasta su casa, donde encontró a su novia, que en el juzgado declaró que el hombre le dijo que había chocado contra un caballo. A raíz de la fotografía del conductor divulgada por el Ministerio del Interior, una persona lo reconoció en el Chuy y se comunicó con la Policía, que lo detuvo el domingo en un hostel en el Chuy, según informaron desde Jefatura de Rocha a Montevideo Portal.

La jueza dejó en libertad a su novia, al considerar que no se configuró encubrimiento, y valoró además que el conductor no cometió omisión de asistencia porque la victima ya estaba muerta y el conductor lo sabía.

El hombre tenía tres hijos de 13, cinco años y el más pequeño de cinco meses. Entrenaba habitualmente con un grupo de amigos que salían con sus bicicletas y, según contó su amigo, cumplía con todas las reglas de seguridad para circular.


Populares de la sección