La galaxia de Star Wars se puso seria

Rogue One es de lo mejor de la franquicia gracias a su espíritu de película bélica y su perfil adulto
El experimento tuvo excelentes resultados. La primera de las películas de "antología" de Star Wars, llamada Rogue One, es incluso mejor que El despertar de la Fuerza, la encargada de revivir la franquicia el año pasado, y que había incluido varios elementos destacados –como una gran colección de personajes–, pero reiteraba elementos narrativos de la película original.

Rogue One es diferente. Es una Star Wars, pero en su alma es una película de guerra, con secuencias que remiten a conflictos en Medio Oriente, la invasión de Normandía y filmes sobre Vietnam, que se suman a la utilización de recursos como la cámara en mano para dar una sensación bélica que se adapta muy bien a la galaxia ideada por George Lucas.

A pesar de ser una película que se explica por sí misma, se vincula directamente con el filme que inició todo al narrar el robo por parte de un equipo de soldados rebeldes de los planos de la Estrella de la Muerte, la estación espacial capaz de destruir planetas que pertenece al opresivo Imperio Galáctico.

El grupo de rebeldes, que se arma a lo largo de la película, es liderado por Jyn Erso (interpretado por la británica Felicity Jones), pero integra a un amplio equipo de figuras, cada uno con su momento de destaque y brillo.
Rogue One: Una historia de Star Wars – Celebration Clip

Quien se roba la película, sin dudas, es el robot K-2SO, encarnado por el actor Alan Tudyk, un personaje mezcla de cinismo e hilaridad.

Erso se involucra con los Rebeldes luego de recibir un mensaje de su padre, Galen, quien es forzado por el Imperio a diseñar y construir la Estrella de la Muerte. El hombre logra instalar una falla en el sistema, que será explotada (literalmente) por Luke Skywalker en Una nueva esperanza, pero los rebeldes deben antes infiltrarse en territorio imperial y obtener esos datos, en una misión casi suicida para asegurarle a la galaxia una promesa de un futuro mejor.

Los integrantes de ese escuadrón son tantos que la película no tiene tiempo de presentarlos completamente a todos. Pero a pesar de tener personalidades y evoluciones narrativas esquemáticas (patentes sobre todo en el caso de la protagonista, que en cuestión de un par de escenas pasa de ser ajena al conflicto de fondo a liderar tropas rebeldes), los protagonistas son queribles y diferenciables, y son complementados a la perfección por Ben Mendelsohn como el villano Orson Krennic, un oficial imperial excesivamente preocupado por su carrera.
Rogue One: Una historia de Star Wars

La evolución repentina de los personajes es parte de una primera etapa de la película que avanza a saltos, aunque todo confluye en un tercer acto que es de lo mejor que se ha visto bajo la grifa de Star Wars en una pantalla de cine.

Otro elemento positivo de Rogue One es que al contrario que la saga principal, que apunta desde sus orígenes a un público familiar, esta historia está concebida para adultos que se criaron con Star Wars. Su temática, su final, su tono y hasta la forma en la que plantea el conflicto entre rebeldes y soldados imperiales es mucho más gris y madura que el del resto de películas. A modo de ejemplo, un ataque guerrillero de la Rebelión se lleva a cabo sin importar la presencia de inocentes (incluidos niños) en las calles de una ciudad.

Más allá de su relativa independencia narrativa, la película tiene varios guiños a las demás películas de la franquicia. Algunos necesarios, otros gratuitos que no aportan nada a la historia.
ROgue One Darth Vader

Los regresos de viejos personajes también son de los puntos más destacados de la película. El retorno de Darth Vader resalta por el buen uso del personaje, con un par de escenas que recuerdan por qué es uno de los mejores villanos que ha dado el cine.

Por otra parte, el filme muestra que la muerte ya no importa, al contar con la aparición del fallecido actor Peter Cushing en el rol del Gobernador Tarkin, 22 años después de su muerte. El resultado, sin embargo, es irregular, ya que se nota que se trata de una impresión digital.

Más allá de eso, Rogue One se estrena hoy con la noción de que tal vez no impacte tanto en taquilla como El despertar de la Fuerza (la tercer película que más recaudó en la historia del cine), pero es de lo mejor de Star Wars. Definitivamente, la Fuerza la acompaña.

Populares de la sección

Acerca del autor