"La gente habla de Inumet como si fuera una estructura milenaria, pero se crea a fines de 2014"

El directorio trabaja en la reforma del instituto para restablecer concursos

Gabriel Aintablian asumió como director del Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet) hace 130 días y desde entonces su trabajo ha sido lidiar con los conflictos sindicales que se extienden desde enero. En entrevista con El Observador, Aintablian habló sobre la reestructura en la que el directorio viene trabajando y el desafío de recuperar el prestigio de la institución.

El sindicato acusó al directorio de una rebaja salarial de $ 5.000. ¿Por qué se hizo ese ajuste?

Cuando Inumet dejó de ser unidad ejecutora del Ministerio de Defensa el directorio anterior compensó a los funcionarios de algunas dependencias técnicas por exceso de funciones. Cuando los trabajadores nos enviaron notas diciendo que no iban a cumplir con esa subrogación se suspendió ese pago hasta que retomaran las tareas y fue lo que sucedió. Pero estamos hablando solo de 24 funcionarios de los casi 200 que tiene el instituto.

¿Cuál fue el acuerdo al que se llegó con el sindicato en la Dinatra?

Se generó un espacio de 60 días -dependiendo de los avances son 30 días más - de cláusula de paz en la cual por parte del directorio no se van a tomar medidas que perjudiquen el ingreso salarial de los funcionarios y ellos levantan absolutamente todas las medidas. Eso quiere decir que la estructura administrativa y técnica van a funcionar correctamente en ese plazo de 90 días en los cuales se va a negociar una reforma y una reestructura de todo el instituto.

¿Por qué es necesaria una reforma?

Primero porque no había una estructura administrativa que respondiera a jerarquías. Hace años que no hay concursos de ascenso ni carreras administrativas. Por el lado técnico, porque el instituto fue concebido como una unidad ejecutora del Ministerio de Defensa. Hoy la gente habla de Inumet como si fuera una estructura milenaria pero como instituto descentralizado se crea a fines de 2014, su primer ley presupuestal se elabora en 2015 y su primer presupuesto propio lo empieza a ejecutar en enero de 2016, estamos hablando del año pasado. No tiene siglos Inumet.

En el marco de la reestructura, ¿cuál es el mayor desafío?

Lo primero es la solvencia y estructura sólida de un instituto técnico científico. Inumet tiene que hacer investigaciones científicas, ser potente técnicamente y dar respuesta a todas las necesidades de la población civil en un lenguaje que la población entienda. También tiene que ser solvente a la hora de dar respuesta a todo el sistema productivo que es agrodependiente y climadependiente. Pero además, uno de los mayores desafíos que tenemos hoy es que la gente vuelva a creer en Inumet.

¿Sienten que han tenido una pérdida de credibilidad?

Inumet o la meteorología está muy desprestigiada a nivel de la población. Basta recorrer los memes o las páginas de Facebook, Twitter o Whatsapp y es claro qué es lo que se opina. Lo que no se dan cuenta es que los datos que genera Inumet son los mismos datos que utilizan todas las empresas privadas. Cuando dicen que Accuweather o Weather Channel son más confiables que Inumet en realidad todas esas páginas reportan datos que vamos administrando nosotros desde nuestras estaciones.

¿Creen que se le exige demasiado a Inumet y a la meteorología?

La gente precisa sentirse segura. Pero no tenemos un mecanismo y no existe a nivel mundial un mecanismo que asegure 100% los eventos meteorológicos. No se puede. La gente tiene que aprender eso y esa es la parte del rol que tenemos que trabajar desde la parte técnica científica con los medios de comunicación, el cómo se comunica y qué se comunica.

Pero volviendo a la reestructura, ¿Inumet tiene problemas de comunicación o de falta de recursos?

En estos días se están resolviendo tres llamados para incorporar observadores y predictores. Eso implica el ingreso de unas 40 personas además de un ingreso de administrativos. Desde el punto de vista presupuestal lo que tenemos es un crédito abierto para poder ejecutar pero los tiempos de la administración no siempre dependen de nosotros ni te permiten ejecutar todos los créditos disponibles. Por otra parte, la tecnología que precisás para países como el nuestro, o sea que dure mucho tiempo, es más caro.

¿Hay suficientes estaciones meteorológicas en Uruguay?

No, nosotros estamos comprando más. Durante la visita presidencial a Finlandia y Alemania sentamos las bases para hablar con los servicios meteorológicos de ambos países y la semana pasada tuvimos la visita del gobierno de Finlandia para avanzar en eso. Muchas estaciones ya están previstas para este año.

¿Cuándo prevén finalizar el proyecto y empezar a aplicar la reestructura?

La ley de presupuesto de rendición de cuentas tiene que ser presentada al Parlamento como plazo el 30 de junio y la idea es tener lo más avanzado posible la reestructura para entonces. Cambios en la administración ya se están haciendo, en la forma de ejecución de fondos y en el equipamiento. No es que en durante estos tiempos de conflicto no hemos hecho nada. Hemos ido avanzando, no a la velocidad que se debía. Pero el tema de cómo armonizás el desarrollo y cómo podes llegar al fin de la administración con una estructura sólida y nueva es en lo que estamos empecinados en hacer y somos muy confiados en que se va a lograr.

Gabriel Aintablian

51 años

Fue director de la Dirección de Innovación, Ciencia y Tecnología del Ministerio de Educación y Cultura que fue disuelta en 2015. Asimismo, fue asesor académico del decano de Ecología en la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República y presidente de la Comisión Uruguaya de Oceanografía.


Populares de la sección

Acerca del autor