La ley que da trabajo a exreclusos en la obra pública no se cumple

El tema preocupa al comisionado parlamentario y al Ministerio del Interior; los actores reclaman que haya mayores controles

Desde el Estado miran con preocupación cómo los actores privados no otorgan oportunidades de trabajo a quienes salen en libertad. Sin embargo, el sector público tampoco controla que se cumpla la ley que obliga a que un 5% de los cargos para obra pública deban ser llenados con personas liberadas.

"Eso no se ha cumplido. Es dificilísimo. Hay dificultades para el seguimiento y para el contralor. Hay dificultades en las empresas para entender que deben contratar a esta gente", dijo a El Observador Ines Bausero, titular de la Dirección Nacional de Apoyo al Liberado (Dinali).

"Son empresas privadas contratadas para hacer obra pública (...) Hemos tenido apenitas tres empleados. Nada", lamentó la jerarca.

La ley fue modificada en busca de darle más opciones a los empleadores, pero aún así tampoco se logró llegar al 5%. La Dinali reclama al Ministerio de Trabajo que colabore para realizar las inspecciones que corresponden, ya que entiende que esa dependencia estatal es la responsable de hacerlo. "Lo hemos discutido con el Ministerio de Trabajo. Es una demanda que hacemos de que se haga el seguimiento y se cumpla eso", afirmó Bausero.

El asunto también genera preocupación al comisionado parlamentario para el sistema penitenciario, Juan Miguel Petit. Consultado por El Observador, el experto dijo que aunque no tiene los datos afinados, le consta que hay un problema allí. "Hay que supervisarlo mejor. Pedí información. Lo estamos estudiando para reportarlo en el informe anual", adelantó.

Petit reclama que haya más trabajo en la preparación de la salida de los presos, dado que es una situación delicada.

Es que el día después de la cárcel es realmente muy complejo. La mezcla de emociones es muy intensa para los exreclusos cuando salen luego de varios meses o de años encerrados. Pero el golpe de realidad puede llegar a ser grande y doloroso. Es usual que tengan la ilusión de que todo vuelva a ser como era, como si nada hubiese sucedido. Pero eso, generalmente, no es así.

"Ellos a veces salen con mucha expectativa de que los van a recibir en su casa, pero en realidad eso fracasa rápidamente porque una cantidad de vínculos se quiebran. Como consecuencia, un índice muy importante de las personas en situación de calle son expresos", informó Bausero.

La Dinali atiende las más diversas situaciones de quienes vuelven a la rutina luego de estar encarcelados. Algunos simplemente necesitan asesoramiento para hacer trámites, como por ejemplo sacarse la cédula, mientras que otros buscan esclarecer cuál es su situación judicial. En ese caso, los abogados que trabajan en el lugar los asesoran.

Otra consulta típica es acerca de la tenencia de los hijos, al igual que el pedido de ayuda para conseguir empleo.

Populares de la sección