La peripecia del municipio que va camino a ser ciudad Seregni

En 10 años logró tener policlínicas, escuelas, UTU y una seccional

El 27 de enero pasado, cientos de personas concurrieron en compañía del intendente de Canelones y de tres comparsas a la ruta 101 para inaugurar la avenida Panam: una calle de 900 metros que fue pavimentada en Colonia Nicolich. Para alguien ajeno a la zona el hecho podría no tener gran relevancia pero, para la gente del lugar, Panam es la concreción de un sueño y uno de los tanto logros que fueron obtenidos por los vecinos desde que la zona cuenta con un municipio propio.

Diez años atrás, los barrios Colonia Nicolich, Empalme Nicolich y Aeroparque no tenían una seccional de Policía ni policlínicas. Las oportunidades educativas y laborales eran escasas y el acceso a los servicios era un problema constante. Hoy día, el panorama es diferente.

“Siempre estuvimos pensando e intentando mejorar la autoestima de los vecinos porque al ser un lugar en el que faltaban muchísimos servicios, la gente tenía una sensación de desamparo, de que nunca era atendida, no venía ningún edil a visitarnos”, contó a El Observador Ruben Moreno, alcalde reelecto de Colonia Nicolich y militante del Partido Comunista.

Cuando Moreno asumió como alcalde el mandato fue claro: hay que hacer de Nicolich “un lugar de referencia del Estado”. Es que aún con casi 14 mil habitantes (hoy casi 18 mil) la zona no era más que campo, con barrios sin delimitar, con viviendas precarias, calles sin pavimentar y poca iluminación.

Ante este panorama, el municipio asumió el desafío de crear una nueva Nicolich casi que de cero. Se convocó a vecinos, concejales, organizaciones sociales y empresarios para delinear un plan parcial de trabajo que fue la biblia que Moreno siguió durante su primera y segunda administración para convertir en tiempo récord una Nicolich rural en una Nicolich urbana.

Demanda con propuestas

Salud, educación y seguridad fueron los principales focos de atención, ya que esos barrios dependían de los municipios de Paso Carrasco, Ciudad de la Costa y Pando para cubrir los servicios. Fue así que la zona pasó de no tener ningún centro de asistencia médica a contar con tres policlínicas, una en cada barrio. “Antes tenías que caminar de 7 u 8 kilómetros hasta el hospitalito de la Costa o el hospital de Monterrey en Paso Carrasco para ser atendido”, contó Daniela Ferreira, médica y referente de la policlínica de Colonia Nicolich desde hace 10 años.

De acuerdo al último censo, el 44% de la población de la zona son jóvenes de los cuales uno de cada tres no trabaja ni estudia. Ante este panorama, los vecinos impulsaron a través del municipio la construcción de una escuela de tiempo completo, una UTU y un gimnasio.

Cubiertas estas áreas se continuó con la construcción de la seccional de Policía Nº 28 y de un centro cívico donde funcionan de manera aleatoria distintas oficinas públicas. También se promovió la instalación de unas 100 empresas en el territorio para ampliar las oportunidades laborales de los vecinos, en 2005 el nivel de desempleo era del 45%.

“Nunca antes había tenido tanto. No tengo ningún partido político, pero nunca había estado tan bien antes del alcalde Moreno y su equipo”, dijo Margarita Tejera, vecina del barrio Empalme Nicolich desde hace 15 años. Lo mismo opinó Teresita Moreira, vecina de Colonia Nicolich desde hace 25 años, quien destacó una mayor evolución en los servicios. “Antes había solo un teléfono por cuadra”, dijo.

La obra del municipio es incluso apoyada por la oposición. El concejal del Partido Nacional, Juan Álvez, dijo a El Observador que los cambios son notorios y se reflejan en un aumento de vecinos en la zona.

“Soy blanca, pero apoyo muchísimo las cosas que hizo el Frente Amplio y Ruben. El barrio está evolucionando”, agregó por su parte la concejal nacionalista María Amarillo.

Moreno sostuvo que la clave del éxito fue el trabajo en conjunto entre todos los actores involucrados, no para impulsar reclamos sino para elaborar propuestas. “Esto ayuda a que vos tengas una buena argumentación, que tengas demanda y a la vez propuestas, y a que el que reciba la demanda ayude. Después, ser persistente”, señaló.

Los desafíos de ser ciudad

A fines del año pasado, la Cámara de Diputados aprobó con votos de todos los partidos un proyecto de ley para que el municipio pase a llamarse ciudad General Líber Seregni. Próximamente el proyecto será votado por el Senado. Moreno dijo que el título de ciudad es una “oportunidad” para que la comunidad pueda emprender nuevas demandas que el municipio no puede contemplar. Sin embargo, hay quienes piensan que la zona aún no está lista para cargar con tal categoría. “Se ha conseguido trabajar muy en equipo. Lo que nos falta son los recursos”, opinó la doctora Ferreira.

Según contó la vecina Teresita Moreira, los robos son frecuentes en la zona, pero en la seccional nunca hay móviles disponibles. En tanto, el alcalde reconoció que el “gran tema” en la zona son los casos de violencia doméstica, ya que se reciben muchas consultas y denuncias tanto en la seccional como en las policlínicas.

Otro de los pedidos es la necesidad de incorporar 5º y 6º año en el único liceo para que los alumnos no tengan que ir a Paso Carraso o a Ciudad de la Costa a terminar sus estudios. “Hubo gente que tuvo que dejar de estudiar porque no tenía los medios” para pagar los boletos, contó Margarita Tejera. En salud, el pedido de los vecinos se centra en la necesidad de que se brinde asistencia médica 24 horas y haya una coordinación local del sistema de salud tanto público como privado, puntualizó Ferreira.


Populares de la sección

Acerca del autor