La reforma de la Constitución brilló por su ausencia en el acto oficial

Gobierno no mencionó cambio impulsado por el Frente Amplio
El Plenario del Frente Amplio (FA) aprobó el mes pasado un documento que consagra los pilares de una reforma constitucional. Sin embargo, el impulso del partido no encuentra eco en el gobierno, que ayer prefirió eludir al tema en el acto oficial por un nuevo aniversario de la Jura de la Constitución.

Junto a ministros y legisladores, el presidente de la República, Tabaré Vázquez, participó del acto en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo pero no tomó la palabra. La vocera del gobierno fue la ministra de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medioambiente, Eneida De León, que dio un discurso de 15 minutos en el que la reforma propuesta por el Frente Amplio no fue mencionada.

La ausencia en el discurso del gobierno fue advertida por la oposición y el oficialismo. "El discurso de la ministra de León dejó claro que el gobierno no tiene en agenda la reforma constitucional. Era el momento, y el tema no estuvo", advirtió en su cuenta de Twitter el diputado Pablo Abdala del Partido Nacional. Luego, el legislador comentó que el discurso fue "correcto", "inclusivo y no sectario" y que por ello "deberían repasarlo muchos de sus correligionarios".

Por su parte, el diputado Daniel Caggiani del Movimiento de Participación Popular (MPP), el sector que dentro del FA ha propuesto con más insistencia la necesidad de la reforma, también aludió al tema en su cuenta de Twitter. "Se conmemoran 186 años de la Jura de la primera Constitución. La necesidad de una amplia discusión para lograr su reforma hoy es imprescindible", escribió Caggiani.

El Plenario del FA aprobó el 25 de junio un documento elaborado por una comisión especial para impulsar la reforma. El documento se compone de 10 puntos entre los cuales se plantean, por ejemplo, cambios en el sistema electoral y en el judicial. Con la reforma, el FA busca habilitar el voto desde el exterior del país y consagrar constitucionalmente el Sistema Nacional de Cuidados (SNC). De esta manera, busca establecer en la Carta Magna algunas de sus propuestas para evitar que sean modificadas por futuros gobiernos. El documento también plantea establecer límites al veto del presidente de la República y fortalecer el Parlamento.

La reforma cuenta con el apoyo de la mayoría de los partidos y sectores de la coalición de izquierda pero con la resistencia del astorismo. La Constitución "no se reforma todos los días por lo que abordar un tema como este exige una circunstancia propicia y nos parece que no es el momento", dijo a El Observador la senadora Daniela Payseé, de Asamblea Uruguay, luego de que el Plenario del FA aprobara iniciar los caminos para la reforma.

Por el momento el gobierno no se pronunció sobre el tema. En una entrevista con el semanario Brecha el pasado 2 de julio, el prosecretario de la Presidencia, Juan Andrés Roballo dijo que no había hablado del tema con ningún representante del gobierno. "Sabíamos que estaba el tema sobre la mesa y que se iba a tratar en el Plenario, pero no se abordó en un Consejo de Ministros ni tampoco escuché ni tuve alguna conversación con ministros", dijo.

Además, aseguró que el presidente Vázquez no emitiría opinión sobre el tema porque "es muy respetuoso del proceso de la organización política".

Con la ausencia del tema en el discurso oficial, el gobierno se distancia del debate y lo deja en manos del FA, que volverá a tratar el asunto en un congreso en setiembre. La única alusión cercana a la reforma fue al comienzo del discurso: "Nuestra Carta Magna ha sido un cuerpo vivo que con sus ajustes ha ido fortaleciendo sus cimientos para sobre ellos consolidar nuestra nacionalidad", dijo la ministra De León. Pero sobre la propuesta concreta del FA no hubo una palabra.

Populares de la sección