La relación de la AUF y el ministerio se quebró con acusaciones de mentiras

La Policía filmará las reuniones con los dirigentes para evitar malentendidos
Las negociaciones de las últimas semanas entre la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) y el Ministerio del Interior estuvieron plagadas de malentendidos que llevarán a que el clásico entre Nacional y Peñarol se juegue por primera vez sin público en la tribuna Olímpica del Estadio Centenario. Ambas partes se acusan de mentir sobre el contenido del último encuentro. "Cuando vayamos a las reuniones con la AUF, vamos a filmar y grabar. Si no permiten eso, no vamos a ingresar a las reuniones", dijo a El Observador el director de la Guardia Republicana, Alfredo Clavijo.

El primer malentendido se generó en la reunión entre el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, y el presidente de la AUF, Wilmar Valdez. El ministro planteó entonces que la Policía no ingresaría a los estadios, pero dentro de la AUF se generó un teléfono descompuesto. Los integrantes de la Comisión de Seguridad de la AUF entendieron que la medida no se aplicaría en el clásico que se jugará el domingo.

"En ningún momento el Ministerio del Interior se comprometió a ingresar a las tribunas ni en los partidos comunes ni en los clásicos. Teníamos la idea de que en esas reuniones en el ministerio se había resuelto que en los partidos clásicos los policías ingresarían a las tribunas. Pero esa fue una información errónea nuestra", reconoció el martes en rueda de prensa el vicepresidente de la Comisión de Seguridad de la AUF, Edgar Ten-Hoever, informó ayer El País.

El director de la Guardia Republicana, que participó de las reuniones con la AUF, considera que ese malentendido generó una catarata de desencuentros. "Ten-Hoever y (Nelson) Telias (presidente de la Comisión de Seguridad de AUF) me pidieron disculpas a mí por haber malinterpretado lo que les había dicho el presidente de la AUF sobre la reunión con Bonomi. Me dijeron que interpretaron mal lo que había dicho Bonomi y les había transmitido Valdez", aseguró ayer Clavijo.

Luego de ese primer malentendido, hubo otros. La negociación entre la Policía y la AUF se convirtió pronto en un diálogo de sordos.

El acuerdo con la AUF

Hace un mes, el domingo 23 de octubre, Peñarol enfrentó a Rampla Juniors en el estadio Centenario. Durante el primer tiempo, Bolívar Falero, alias el "Boli", fue baleado en la tribuna Ámsterdam. El gremio que reúne a los funcionarios de boletería pidió entonces que la Policía realizara una segunda revisión en las puertas de ingreso al estadio. Y el ministerio, en acuerdo con la AUF, accedió a revisar a los hinchas y a brindar seguridad dentro del campo de juego a jugadores y árbitros, pero insistió en que no regresaría a las tribunas.

El director de la Policía Nacional, Mario Layera, asegura que los clubes no cumplieron con ese acuerdo. "Ellos ya sabían que no íbamos a entrar a las tribunas. Ahora nos dicen que si no hay policías en la Olímpica, no la abren. Es una contradicción que no podemos aceptar. No pueden estar haciendo esto porque ya lo sabían", dijo Layera a El Observador.

El director de la Policía Nacional coordinará personalmente el operativo del domingo, en el que participarán entre 800 y 1.000 efectivos. Unos 450 de estos agentes integran la Guardia Republicana, responden a Clavijo y estarán en las puertas e inmediaciones del estadio Centenario.
Los controles preventivos se realizarán en varios barrios de Montevideo, principalmente en aquellas zonas donde se reúnen los hinchas.

A su vez, en las últimas horas la Policía emitió una alerta a nivel nacional. "La alerta busca recabar información sobre cualquier cosa que pueda incidir o alterar el desarrollo del evento en cualquier parte del territorio nacional", informó Layera.

Un rol fundamental está jugando en materia preventiva la Dirección General de Información e Inteligencia, que monitorea redes sociales y la actividad de los integrantes de la barrabrava.

Segundo malentendido

El martes 15 de noviembre hubo una reunión crucial entre la AUF y la Policía sobre el operativo del clásico. En esa reunión se manejó la posibilidad de instalar un vallado ciego, de fenólico, que impide la visión al otro lado, en los extremos de la tribuna Olímpica –uno contra Ámsterdam y otro contra Colombes–, para evitar el tránsito de hinchas de una tribuna a otra.

"Esa fue una propuesta que le hicimos a CAFO en virtud de que ya habiamos visto que Nacional lo hizo en el Parque Central", dijo en El Observador TV el presidente de la Comisión de Seguridad de la AUF. La Asociación pidió presupuesto: las vallas ciegas tienen un costo de $ 340.000. La AUF explicó entonces que no podría costearlo.

En la última reunión, este martes, el director de la Guardia Republicana propuso que en lugar de colocar vallas ciegas en los extremos de la Olímpica, se instalaran en el medio de la tribuna, generando un pulmón que divida a las hinchadas. "En el medio se podía poner seguridad privada por si alguien saltaba", explicó Clavijo. Esto permitiría además "el acceso a la Policía, de forma que las hinchadas no tuvieran contacto visual entre ellas", informó ayer el ministerio en un comunicado.

El presidente de la Comisión de Seguridad de la AUF afirma que no escuchó en la reunión del martes la propuesta de la Policía. "Lo propusieron hoy de mañana (en el comunicado)", dijo ayer Telias. "Nunca nos llegó a nosotros, si no que nos muestren documentos de donde está. Estuvimos en reunión en la AUF, estaba la intendencia, CAFO (Comisión Administradora del Field Oficial), personal de recaudación, clubes, policías. Que alguien me diga que lo haya escuchado", desafió Telias.

Ante las versiones contrapuestas, El Observador se comunicó con el intendente de CAFO, Daniel Lema, que participó de la comisión y respaldó la versión de Clavijo. "En un momento de la reunión, el jefe de Coraceros (en alusión a Clavijo) propuso que habilitaran la Olímpica, pero en lugar de hacer cerramientos en Ámsterdam y Colombes, que hicieran un muro en la mitad de la Olímpica, con el mismo material", informó Lema.

La cúpula policial y la del ministerio concuerdan en que se quebró la buena fe. "En estos términos en que se está manejando lo que decimos, no estamos siendo responsables ni sinceros sobre lo que se está diciendo. No se está diciendo cómo fue", aseguró Clavijo.

La postura de los clubes

El intendente de CAFO planteó que ante la última propuesta de la Policía, los representantes de Nacional y Peñarol mantuvieron firmes su postura: si la Policía no entra, no se habilita la Olímpica.
El abogado penalista Jorge Barrera, delegado de Peñarol, dijo ayer a Subrayado que "la Constitución obliga a la policía a ingresar a la tribuna".

"Los acuerdos (entre AUF y el ministerio) están sometidos precisamente al imperio de la constitución y la ley (...) Hay episodios y acontecimientos judiciales que hacen muy peculiar este clásico. ¿Cómo va a estar exenta la seguridad pública de cumplir con la Constitución y la ley?", se preguntó Barrera.

El Senado formó comisión especial

El Senado votó ayer formar una Comisión Especial por la violencia en el deporte a pedido del senador colorado Pedro Bordaberry. El grupo tendrá siete integrantes. Marcos Carámbula, Rubén Martínez Huelmo, Enrique Pintado y Daisy Tourné (Frente Amplio); Bordaberry, Pablo Mieres (Partido Independiente) y Carlos Camy (Partido Nacional). Cinco de esos senadores integraron la comisión investigadora sobre ANCAP que terminó presentando denuncias ante la Justicia. Bordaberry dijo ayer a El Observador que lo primero que planteará será "investigar lo que está pasando actualmente" en los estadios donde se habla de "mafias y narcotráfico" en las tribunas, y luego revisar la legislación vigente.

Ministerio: "La peor solución"

El Ministerio del Interior emitió ayer un comunicado en el que relata cuáles fueron las propuestas presentadas a la AUF y los clubes en las sucesivas reuniones. El ministerio asegura que no habilitar la tribuna Olímpica fue "la peor solución". Peñarol y Nacional también emitieron ayer comunicados con un mismo mensaje. "La violencia no es parte del clásico. No debe serlo. A lo largo de más 100 años, Peñarol y Nacional no necesitamos de la violencia para hacer de nuestro clásico un acontecimiento único, ni la necesitamos para construir los momentos más gloriosos del fútbol uruguayo", expresan los clubes, que piden "que sea en paz". El sábado se jugarán además dos clásicos (Cerro y Rampla, y Danubio y Defensor). Esos clubes también emitieron comunicados en los que proponen derrotar a los violentos.

Populares de la sección

Acerca del autor