La Rendición fue hasta la dictadura

El debate sobre los números del gobierno terminó en acusaciones de inestabilidad democrática
Los senadores calentaron ayer los motores con acusaciones cruzadas entre la oposición y el Frente Amplio, en una sesión previa a la que hoy votará el articulado de la Rendición de Cuentas que tendrá el apoyo exclusivo del oficialismo, más allá que algunos artículos contarán con el voto de blancos, colorados y el Partido Independiente.

Durante la discusión se recurrieron a expresiones como la "herencia maldita", se habló de las cárceles de la dictadura, de la judicialización de la política, hubo acusaciones de sentimiento antidemocrático, y calificativos como los de ser "de derecha", de "izquierda pituca", de "la del medio tanque" o alguno más tradicional como "conservadores".

En ese ambiente de adjetivos, el debate subió de tono ya cuando iban ocho horas de sesión, se habló de "inestabilidad" y se intercambiaron acusaciones de falta de respeto a la institucionalidad.
El disparador fue la intervención del senador Daniel Camy (Alianza Nacional) que presentó un informe de Latinobarómetro sobre la percepción de la democracia. Le respondió Constanza Moreira (Casa Grande) que mencionó la teoría de la "contra democracia" y el senador Ernesto Agazzi (MPP) pidió "cuidar" al sistema, algo que la oposición interpretó como una acusación directa.

La sesión la cerró Marcos Otheguy (Lista 711). "Acá quisieron hacernos rendir el fascismo y la dictadura y no pudieron. Por lo tanto menos lo hará un discurso por florido que sea", afirmó.
Otheguy dijo luego a El Observador que "claramente está instalada, consolida, una campaña electoral donde la oposición discute sus liderazgos y uno los ve debatiendo si están preparados o no para gobernar, y la conclusión primaria es que no están preparados, porque no terminan de comprender que el Uruguay cambió".

Rendición de Cuentas


La oposición se encargó de machacar con que se llegó a este ajuste fiscal –para el ministro Danilo Astori se trata de una "consolidación fiscal"– por "el despilfarro" del gobierno, al que se acusa de mal administrador en el gasto en salud, educación y seguridad. Para el senador Álvaro Delgado (Todos) hubo además un ajuste "encubierto" con varios aumentos de tarifas públicas, que en la Rendición de
Cuentas tuvo su versión explícita: "Se sacaron la careta".

Luis Alberto Heber opinó que el ajuste es "machazo" y significa "la rendición de un proyecto político y del discurso del Frente Amplio". Por ahí también atacó el senador Jorge Larrañaga (Alianza Nacional), quien habló de "populismo tributario", "emboscada empresarial" y dijo que el "el gobierno se vació de progresismo cuando terminó la bonanza". "Están llenos de versos, antes tenían propuestas, tenían mística y ahora se quedan en palabras", dijo Larrañaga en tono fuerte. Enseguida la oposición colocó en el debate como ejemplo de derroche los antecedentes de ANCAP –empresa que debió ser capitalizada este año en US$ 622 millones–, y PLUNA, cuyo cierre costó unos US$ 300 millones al Estado.

El senador Pedro Bordaberrry (Vamos Uruguay) acotó que "la fiesta" de las empresas públicas hoy la pagan los trabajadores con impuestos a los sueldos, en referencia al aumento que tendrá el IRPF en algunas franjas.

Los temas de la campaña electoral también aparecieron cuando el expresidenciable colorado acusó al gobierno de haberse "reído de todos los uruguayos" y de haber "mentido" al aumentar impuestos, contrario a lo que había prometido.

El Partido Colorado anunció que presentará un aditivo para que todas las medidas de aumento impositivo queden sin efecto en 2018, cuando el gobierno estimó que mejorará la economía. Fuentes del Frente Amplio adelantaron a El Observador que rechazarán ese aditivo.

Defensa


Desde el oficialismo la respuesta a los ataques de la oposición fue que el proyecto de Rendición de Cuentas " es racional", que no "recorta el gasto social" y se afirmó que el Partido Nacional tiene un discurso "casi electoral", según dijo el senador Rafael Michelini (Frente Liber Seregni). "La economía está resistiendo en una situación compleja en aguas muy complicadas", afirmó Michelini, incluso con Argentina y Brasil en caída.

Otheguy defendió el texto que modificó algunos artículos con el acuerdo de la bancada del Senado, que a su vez coordinó con los diputados para que no haya cortocircuitos cuando la Rendición vuelva a la Cámara Baja.

Para blancos, colorados y el Partido Independiente se recorta el gasto social. La oposición recordó que se quitarán $ 40 millones al Sistema Nacional de Cuidados, proyecto impulsado personalmente por el presidente Tabaré Vázquez y la gran promesa social de campaña, para transferir recursos a la educación. Justamente en la educación, según en la idea original del Poder Ejecutivo enfrenaría recortes por $ 1.500 millones.

Los senadores de izquierda tuvieron que echar mano a varios ministerios como Defensa e Interior, a no cubrir vacantes, recortar recursos del Parlamento, Presidencia y otros organismos, para conseguir $ 530 millones para la enseñanza que se sumarán a los $ 350 millones que habían obtenido los diputados de varias reasignaciones presupuestales.

Bordaberry sugirió recortar el número de adscriptos que pueden tener los ministros, que son 99. Cuestionó además que se siga adelante con la compra de un avión presidencial.


Populares de la sección

Acerca del autor