La respuesta de Larrañaga a los blancos: "No se pongan el balde"

El líder de Alianza Nacional afirmó que la oposición no está lista para gobernar y enojó a sus compañeros de partido
En la interna blanca, aunque todos reconocen que 2019 está lejos, todas las movidas políticas están puestas rumbo a las elecciones de ese año.

Y los estilos personales, así cómo marcar perfil político dentro del Partido Nacional, lleva a sus dos líderes, Luis Lacalle Pou (Todos) y Jorge Larrañaga (Alianza), a posicionarse de manera distinta rumbo a ese horizonte.

En el horizonte están las elecciones presidenciales del 2019, que todos reconocen como lejanas pero ninguno las pierde de vista.

Pero ahora el reconocimiento de Larrañaga de que "la oposición" no está preparada para gobernar, abrió una grieta en la militancia de su partido, incluso entre dirigentes de Alianza que se desmarcaron de las expresiones de su líder.

Larrañaga en diálogo con El Observador pidió ayer "no ponerse el balde" y leer "el sentido literal" de sus palabras.

Las declaraciones que encendieron la mecha las realizó el jueves 11 en el programa En La Mira del canal VTV.

"Tengo la absoluta convicción que el Frente Amplio está pronto para perder en la próxima instancia electoral. ¿Eso significa que la oposición está pronta para ganar y para gobernar? Creo que no. Me parece que ese el gran desafío" afirmó Larrañaga.

El senador explicó ayer que se refirió a "la oposición" y no al Partido Nacional. "Claro que la oposición no está pronta, ningún partido solo tendrá mayoría, por lo que es necesario construir una alternativa".

"El balotaje empieza ahora, empieza hoy", afirmó Larrañaga quien propone que la oposición trabaje sobre los puntos donde tiene coincidencias.

Por este tema, Larrañaga y Lacalle Pou no hablaron por teléfono, según confirmaron en sus despachos.

En Alianza Nacional se insiste en la idea de generar armonías conceptuales desde ahora porque no será suficiente hacerlo 30 días antes del balotaje.

La evidencia les da la razón. Analizando los resultados de las últimas votaciones quedó demostrado que hubo votantes colorados que en la segunda vuelta no apoyaron a los candidatos del Partido Nacional y eso es lo se busca revertir.

Por ello, Larrañaga mantuvo desde diciembre pasado una serie de reuniones con dirigentes de otras colectividades para crear un espacio de articulación que facilite la gobernanza para el caso de llegar a la Presidencia.

El senador dijo ayer a El Observador que "lo deseable" es que el Partido Nacional gane con mayoría parlamentaria pero eso "es difícil que ocurra", por lo que reclamó "con humildad y sin creerse nadie el ombligo del sistema político trabajar para unir fuerzas.

"El que crea que está todo bárbaro y marchamos hacia una victoria segura se va a tirar de un puente", afirmó.

Otra lectura

Pero no todos interpretaron de la misma manera lo que dijo Larrañaga. En el sector de Lacalle Pou sus declaraciones a VTV generaron molestia, dijeron fuentes de ese sector.

Entienden que el Partido Nacional tiene "hoy" a su equipo preparado para actuar.

Desde Azucena Arbeleche para abajo están todos listos, dicen los blancos. Arbeleche fue mencionada como la ministra de Economía si Lacalle Pou ganaba las elecciones de 2014 que perdió con Tabaré Vázquez.

También hubo críticas desde Alianza Nacional.

El diputado Pablo Iturralde (Alianza Nacional) –que según contó a El Observador no había escuchado a Larrañaga– enfatizó el domingo en Santa Clara de Olimar, donde está enterrado el caudillo Aparicio Saravia, que los blancos "están prontos para gobernar". Ni él ni Luis Lacalle Pou nombraron a Larrañaga, que no estuvo en ese paraje de simbología blanca.

En su discurso, Lacalle Pou elogió la oratoria de Iturralde y dijo que suscribía todos sus dichos. "Firmo debajo de sus palabras" acotó el senador.

En varias ocasiones, el último candidato presidencial de los blancos machacó con la idea de que Partido Nacional "tiene vocación de gobierno" aunque casi siempre le tocó ser oposición.

Los blancos esperan volver a estar en el balotaje y a 180 años de la creación del Partido entienden que "se está a las puertas de gobernar", escribió ayer en un editorial el senador blanco Javier García (Lista 40).

Dos estilos que los diferencian

Con bancadas similares, que reparten su influencia en el Parlamento, y más intendentes de Alianza Nacional que del sector Todos en el interior, los dos líderes blancos desplegan estrategias diferentes más allá de que ambos destaquen la importancia de la unidad del partido.

Desde el primer momento del gobierno de Tabaré Vázquez, Lacalle Pou se mantuvo crítico y hasta le reclamó que "esté en el timón" como lo hace el capitán de un barco. Larrañaga también se mostró crítico en temas como educación, pero siempre dejó un puente abierto.

Eso se notó recientemente con las reuniones de seguridad. Lacalle Pou propuso que los blancos se retiraran de ese diálogo y Larrañaga hizo fuerza para que el partido continuará en la búsqueda de acuerdos.

Vinculado al tema seguridad, ambos tuvieron posiciones encontradas cuando el senador colorado Pedro Bordaberry propuso bajar la edad de imputabilidad a los menores infractores de los 18 a los 16 años. Larrañaga estuvo en contra y Lacalle Pou apoyo la propuesta.

Con la regulación del mercado de la marihuana también discreparon. Larrañaga marcó su posición con la frase "no planten nada" y anunció que si llegaba al gobierno derogaría la ley. Lacalle Pou se mostró de acuerdo con el autocultivo para consumo personal.


Populares de la sección