La "segunda ola" que está cambiando el comercio electrónico

El celular y el internet de las cosas gana protagonismo según especialista
Mientras que el comercio tradicional vive una fase de enlentecimiento, las ventas en tiendas de comercio electrónico en Uruguay crecen a tasas de entre 30% y 50% anual. Así lo indicó el presidente del eCommerce Institute, Marcos Pueyrredón, quien apuntó que, pese a esto, el país es el menos maduro en materia de e-commerce, detrás de Brasil, Argentina, Chile, México, Colombia y Perú.

El especialista argentino llegará a Uruguay porque la organización que preside, junto con la Cámara de la Economía Digital (CEDU), son responsables del seminario de comercio electrónico eCommerce Day, que se realizará el próximo jueves en el Hotel Radisson.
Pueyrredón opinó que el alto porcentaje de crecimiento del comercio digital se debe a que parte de un mercado poco maduro, en el que "la oferta no se ha puesto las pilas". En Argentina, dijo el especialista, compañías como Musimundo o Frávega, lograron que el canal online represente el 10% de las ventas de la empresa, mientras que en Uruguay, si bien para algunos minoristas la tienda online es su principal canal de ventas, no llega a ese nivel de importancia.

Pueyrredón dijo que desde el e-commerce Institute y la CEDU están trabajando para que en los próximos 10 años el canal online represente entre el 20% y 25% en todo lo que vende el comercio minorista.

La segunda etapa

Los dispositivos móviles y el Internet de las cosas llevarán al comercio electrónico (e-commerce) a una nueva etapa, o "segunda ola", en la que se beneficiarán las empresas dispuestas a vender a través de estos canales, opinó Pueyrredón. El especialista define dos "olas" del comercio electrónico.

Una primera en la que se puede comprar a través de sitios web y por medio de una computadora de escritorio o notebook, y una segunda donde las compras se trasladan al celular y al llamado Internet de las cosas, mediante el cuál objetos que tradicionalmente no se conectaban a Internet ahora se suman a la red.
La primera ola benefició a los consumidores porque les permitió comprar a través de una plataforma en la que pueden comparar diversos precios y contar con mayor información sobre los productos, destacó Pueyrredón.

En tanto, en la "segunda ola" al utilizarse teléfonos inteligentes, el consumidor ofrece más información personal, como su geolocalización e información de redes sociales con las que accede a las aplicaciones de compra.

También, como los teléfonos suelen tener pre-cargadas las tarjetas de crédito y "más gente sabe utilizar un smartphone", el proceso de compra online se vuelve "más fácil", según el especialista. En tal sentido, Pueyrredón destacó la plataforma para pedir comidas Pedidos Ya!, a la que consideró como "un ejemplo de cómo el comercio electrónico ha impactado de forma muy práctica". "Comprar trayendo tus datos sin tener que volver a ponerlos en una aplicación. Eso es un ejemplo de usabilidad", opinó el especialista.

Populares de la sección