La soja impulsó aumento de las exportaciones hacia Argentina

En el primer cuatrimestre del año las ventas aumentaron 10% en la comparación interanual
Por Maximiliano Montautti

En el primer cuatrimestre del año las exportaciones hacia Argentina aumentaron 10% en comparación con igual período del año pasado. Paradójicamente, la soja –uno de los motores de la producción agrícola de la vecina orilla–fue uno de los productos que impulsó el incremento de las ventas uruguayas a ese mercado. La oleaginosa fue colocada en el polo logístico aceitero ubicado en Rosario, Santa Fe.

Las exportaciones hacia Argentina totalizaron US$ 126 millones entre enero y abril de este año frente a los US$ 115 millones del mismo período del año pasado, según información del Instituto Uruguay XXI. A su vez, la Unión de Exportadores (UEU) señaló que en abril las ventas externas fueron por US$ 37,1 millones contra los US$ 30,4 millones del mismo mes de 2016. En este caso el incremento fue de 21,9%. En las colocaciones de los primeros meses de este año figura un producto que no aparecía en los registros de las ventas externas de 2016: la soja.

Según datos de Aduanas a los que accedió El Observador, entre enero y los primeros días de mayo se exportaron a Argentina 39.277 toneladas de habas de soja por un valor de US$ 15 millones. Las exportaciones correspondieron a la empresa LDC (Louis Dreyfus Company) Uruguay, que también procesa el grano en Argentina.

En Santa Fe (Rosario) funciona un clúster de molienda (crushing) de soja que es uno de los más grandes del mundo. Allí se concentra el 80% de la soja que se procesa en Argentina y están ubicadas las principales cerealeras mundiales como Cargill, Bunge y LDC. En el caso de esta última posee dos fábricas. Y una de ellas consume casi 20 mil toneladas de soja al día. Hacia esas plantas fue embarcada la soja de LDC Uruguay. El producto es importado bajo el régimen de Admisión Temporaria (AT) como materia prima. Allí se la muele hasta convertirla en aceite o harina y es exportada hacia su destino final.

Desde la Unión de Exportadores se informó a El Observador que ese clúster también adquirió semilla en Brasil y Paraguay en lo que va del año. En el segundo caso ya importó US$ 270 millones.
La posibilidad de exportar soja hacia Argentina depende de las condiciones del mercado. Cuando las fábricas definen su producción manejan con cual soja es más conveniente hacerlo. Fuentes del mercado indicaron a El Observador que allí se compara el precio al que se puede adquirir en Argentina, en Uruguay o en otros países de la región. Y si el precio uruguayo es conveniente, se convierte en una posibilidad de importación.

Para las exportaciones que se efectuaron en lo que va del año se conjugaron dos motivos. Uno fue un remanente de soja de la zafra pasada que estaba algo dañada por exceso hídrico y otro fue un atraso en la cosecha argentina. Esto último motivó una necesidad de volumen de soja para producir en el clúster, y se optó por importar desde Uruguay el remanente de soja y también un volumen extra de la zafra actual.

La importación de soja en Argentina tenía varias restricciones que fueron flexibilizadas a principios del año pasado.

El broker de granos y titular de la empresa Agrosud, Fernando Villamil dijo a El Observador que posiblemente durante el año puedan producirse otros embarques de soja hacia Argentina, aunque siempre serían negocios puntuales ayudados por la coyuntura del mercado. Informó que Argentina produce entre 55 y 57 millones de toneladas de soja al año y exporta nueve millones como materia prima. El resto del volumen lo procesa y lo exporta como aceite o harina.

Otros rubros

Según Uruguay XXI, en el primer cuatrimestre del año los tres principales rubros exportados hacia Argentina fueron las autopartes, los artículos de limpieza y los plásticos y sus manufacturas. En el primer caso, las ventas fueron por US$ 26 millones, con un descenso de 1,5% en la comparación interanual. En el segundo llegaron a US$ 11 millones, con un aumento de 11,4%, mientras que en el tercero las colocaciones alcanzaron los US$ 10 millones, con un incremento de 18,7%.

El principal exportador entre enero y los primeros días de mayo fue la autopartista Yazaki, con ventas por US$ 15,9 millones de juegos de cables para bujías de encendido y otros utilizados en vehículos automotores. Otros productos fueron detergentes o grasas y aceites industriales.

Las exportaciones hacia Argentina vienen cayendo ininterrumpidamente desde 2012, a raíz de trabas comerciales impuestas por el gobierno de Cristina Fernández. Ese año el descenso fue de 14,7%; en 2013 de 5,1%; de 15,7% en 2014 y de 4,6% en 2015. El año pasado, la baja se moderó y se ubicó en 0,6%. Desde 2016, el gobierno de Mauricio Macri eliminó la mayoría de las restricciones que afectaban a las exportaciones uruguayas.

Flexibilización de las importaciones

En enero de 2016, el gobierno entrante de Mauricio Macri eliminó trabas que tenían las importaciones de soja impuestas por las anteriores administraciones kirchneristas. La intención fue que el polo de Rosario pudiera abastecerse de la soja necesaria para producir. Según resoluciones oficiales para eso se consideró que correspondía "tomar las medidas que permitan impulsar la actividad agroindustrial y la generación de valor agregado en el territorio nacional, así como la plena ocupación de la capacidad industrial, con la consecuente generación de empleo, sin que ello implique atentar contra la producción nacional de soja".

Populares de la sección