La Spezia cerró y asegura que cubrirá los costos laborales

Según uno de los directores no fue algo sorpresivo, y los involucrados estaban al tanto
Luego de 78 años en el mercado de pastas artesanal, La Spezia, propiedad de la familia Speranza, dejó de producir el 18 de marzo y cerró sus puertas.

En diálogo con El Observador, uno de los directores de la empresa, Juan Pablo Speranza, señaló que los motivos que llevaron al cierre fue lo inviable que se transformó el sistema de fabricación artesanal que tenía La Spezia, que los llevó a comprar un terreno en la Ruta 5 para construir una nueva planta. "El servicio personalizado que hoy por hoy veníamos dando no es sustentable", expresó.

La empresa pasó a concurso el 31 de agosto de 2016, y según informó La Diaria, el síndico Mario Soca determinó el cierre de la compañía, que empleaba a 120 personas.

Speranza confirmó esta decisión, que, aseguró, fue comunicada a los trabajadores y proveedores "desde hace un año". "No fue algo sorpresivo, todas las partes involucradas en la empresa estaban al tanto de la situación y del cierre", expresó.

Por su parte, uno de los trabajadores de la compañía, Leonardo Saldías, dijo que la empresa adeuda aguinaldos y las licencias de los años 2015 y 2016, según informó El País.

Sin embargo, Speranza dijo que "no es real" que no se hayan cobrado los sueldos, y que "hay que esperar los tiempos dispuestos en el concurso para que los trabajadores puedan cobrar la liquidación restante". El nieto del fundador de la empresa afirmó que los primeros acreedores en cobrar "serán los trabajadores", y que la familia Speranza puso a disposición del juez concursal todo su patrimonio personal para que se le pague a los acreedores. Eso "cubre perfectamente los costos laborales", dijo.

La compañía también tenía planes de expansión hacia Paraguay y Bolivia.


Populares de la sección