La tendinitis, una patología consecuencia del desarrollo

En el año 2010 Uruguay la incorporó a la lista de enfermedades profesionales
Sienten un dolor insoportable, un ardor lancinante, y eso genera impotencia funcional porque el dolor no permite mover la mano. Así describen la tendinitis quienes la padecieron. Es una patología muy frecuente según los traumatólogos consultados por El Observador, una inflamación que se produce por la sobrecarga de un tendón en forma reiterada durante mucho tiempo. Está asociada a esfuerzos repetitivos y a la utilización de la computadora, el mouse y los teclados.

"El mayor uso de las computadoras lleva a que haya tendinitis precozmente en la mano, sobre todo en personas de 15 a 60 años. Se ven asociadas a su uso prolongado y ocho horas es un uso prolongado", indicó el director del Instituto Nacional de Ortopedia y Traumatología, Fernando Nin Novoa.

De acuerdo al último relevamiento realizado en agosto por el equipo de fisioterapia del centro, el 9% de los 2.619 pacientes que se trataron consultaron por tendinopatías, aunque no son únicamente de mano.

Los traumatólogos consultados por El Observador coincidieron en que las personas que empiezan a tener este tipo de patologías por la utilización de computadoras deben cambiar la modalidad de trabajo.

Entre las recomendaciones que realizan los especialistas están: colocar una alfombrilla debajo del mouse que tenga un soporte que sostenga la muñeca para que no esté caída, que la silla permita apoyar el antebrazo para no forzar la utilización del miembro superior y adoptar una postura erguida frente a la computadora para evitar posiciones viciosas que puedan favorecer la aparición de una tendinitis. Si es posible, se recomienda también cambiar de mano para usar el mouse.

"Para este tipo de lesión desde el punto de vista médico podemos dar antiinflamatorios, analgésicos, inmovilizar el miembro, pero si vuelve a la misma tarea termina siendo una lesión crónica y puede terminar en una cirugía", aseguró el decano de Facultad de Medicina y profesor titular del departamento de Salud Ocupacional, Fernando Tomasina.

Por lo tanto, decir que las tendinitis vuelven no es un mito, es una realidad. Se mejoran, pero la persona tiene un factor de predisposición a contraer una y por tanto, si continúa con el comportamiento vicioso que la generó, es probable que vuelva a aparecer.

En 2010, Uruguay actualizó la lista de enfermedades profesionales e incluyó la tendinitis como una de ellas, según las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo. Desde ese año, las personas que padecen tendinitis y pueden comprobar que es consecuencia del trabajo que realizan reciben una renta por incapacidad laboral.

Según informó el director de la Central de Servicios Médicos del Banco de Seguros del Estado, Rodolfo Vázquez, la tendinitis es uno de los motivos de consultas por enfermedades profesionales más frecuentes, que ronda el 20%. Una cifra similar corresponde a las lumbalgias que se generan por mantener malas posiciones durante mucho tiempo.
Según Vázquez, los cambios en la modalidad de trabajo en las últimas décadas ha producido que los trastornos por movimientos repetitivos –las tendinitis– sean más frecuentes que años atrás.

Dificultad para comprobar


El problema con esta patología parece radicar en que no resulta muy confiable a los ojos de los empleadores.

El coordinador de Salud Laboral del PIT-CNT, Walter Migliónico, consideró que persisten "trabas importantes" para que se efectivice la indemnización a una persona por tendinitis como enfermedad profesional. Según Migliónico, las limitaciones provienen de que muchas veces los empleadores aseguran que la tendinitis no se generó en el lugar de trabajo sino que es producto de otra actividad y de que no se realizan las inspecciones necesarias a los puestos de trabajo.

"Los problemas por esfuerzos repetitivos pueden producirse en personas que trabajan con computadoras, pero no estaría científicamente muy demostrado que ese tipo de trabajos sea generador de esas patologías", indicó el director de Servicios Médicos del BPS.

Según explicó Vázquez, para que una patología sea considerada como de origen laboral tiene que tener el origen exclusivo en el trabajo, y eso es difícil que ocurra con las computadoras, porque las personas "pasan en su casa muchas horas utilizándola para usos recreativos".

Trabajos con más prevalencia


La utilización de computadoras es uno de los factores promotores para adquirir tendinitis. Sin embargo, para el BSE las labores que generan más casos de esta patología son otros, en los que se realizan tareas manuales. Por ejemplo, los ascensoristas que de tanto abrir y cerrar la puerta del ascensor empiezan a padecer esta patología. Los colocadores de moquetas, que sufren tendinitis de rodillas por estar mucho tiempo inclinados en el suelo (algunos de ellos incluso llegan a utilizar rodilleras de arqueros como forma de protegerse).

La mayoría de las consultas en el departamento de Salud Ocupacional de Facultad de Medicina se deben a lesiones por consecuencia de esfuerzos repetitivos. En esos casos, los traumatólogos recomiendan que se realicen pausas periódicas y se roten las tareas entre los trabajadores para evitar forzar los tendones. "En las tareas administrativas también hay muchos casos de tendinitis, pero no son tan frecuentes como en los trabajos de la industria frigorífica o alimenticia", indicó Tomasina.

El médico explicó que la realización de deporte también es un factor promotor de tendinitis, sobre todo los que no acostumbran a hacerlo a diario y eligen un día a la semana para hacer "como si fuera la final del mundo".

"Los tendones no están acostumbrados a rendir mucho, tan rápido en tan poco tiempo, y ahí es cuando aparecen las tendinitis", explicó.

Populares de la sección