La UE busca frenar la evasión impositiva en paraísos fiscales

Los Panamá Papers significaron el impulso final para las regulaciones
Por años, los paraísos fiscales han sido uno de los oasis de la economía mundial. Enormes sumas de dinero procedentes de todos los puntos del globo han ido a parar a cuentas en ciudades que no superan los 10 mil habitantes, la mayoría de ellas situados en lugares paradisíacos, buscando sacar ventajas fiscales y, en algunos casos, esconder dinero mal habido. Sin embargo, 11 millones y medio de archivos están cambiando esa historia y los gobiernos más involucrados buscan establecer precedentes para las empresas y particulares que busquen invertir allí, así como blanquear las fortunas de sus políticos más golpeados por la filtración de los Panamá Papers.

En este sentido, la Unión Europea (UE) ha presentado a través de la Comisión Europea una serie de medidas para limitar el envío de recursos de las empresas multinacionales a los paraísos fiscales. Más allá que la investigación del mundo offshore tras la filtración de la firma panameña Mossack Fonseca le dio el impulso necesario, esta reforma fue propuesta antes de la divulgación. El proyecto fue presentado por el comisario europeo de Asuntos Financieros, Jonathan Hill, y establece que las grandes empresas que operan en Europa declaren sus ganancias en cada uno de los 28 países que componen el bloque de la UE.

"Los Panamá Papers no modificaron nuestro calendario, pero reforzaron nuestra determinación para hacer que se paguen los impuestos allí en donde se generan las ganancias", explicó Hill.

Esto significa una respuesta de la Comisión Europea a los reclamos de organizaciones no gubernamentales que acusan a estas empresas multinacionales de declarar sus beneficios en jurisdicciones con tasas fiscales más aliviadas, como pueden ser las Islas Vírgenes Británicas, uno de los países más recurrentes en los archivos de Mossack Fonseca.

Las nuevas medidas de la Comisión obligarían a las grandes compañías a publicar sus datos contables y fiscales, su volumen de negocios, sus beneficios así como la carga impositiva y los impuestos que pagan en los países miembros de la UE. El propósito principal de esta normativa sería evitar las pérdidas millonarias que el bloque europeo percibe por año debido a la evasión fiscal.

Según la Comisión, "la elusión del impuesto de sociedad en Europa" genera "una pérdida de ingresos comprendida entre € 50.000 millones y € 70.000 millones" al año.

La medida se aplicaría a aquellas empresas que superen operaciones de € 750 millones anuales a nivel mundial y con actividades en la UE, por lo que alcanzaría a unas 6.000 empresas, de las cuales mil son asiáticas.

La UE no es el único organismo o país que busca establecer medidas contra la fuga de capitales a paraísos fiscales, ya que incluso el parlamento uruguayo estudia la posibilidad de implementar algo similar.

La transparencia inglesa

Uno de los mandatarios que ha quedado en el ojo de la tormenta por los Panamá Papers ha sido el primer ministro inglés David Cameron, que admitió la semana pasada haber participado en sociedades offshore junto a su padre hasta el momento de asumir su cargo.

El caso ha comenzado una transformación en la oficina de Downing Street (oficina del primer ministro) en cuanto a sus finanzas, ya que se pretende cambiar el característico secretismo británico por una transparencia más al estilo escandinavo.

Cameron fue el primero en hacer público sus ingresos e impuestos pagados en los últimos seis años y a su vez, instó a que todos los primeros ministros "potenciales" hagan lo mismo. George Osborne, ministro de finanzas, y Boris Johnson, alcalde de Londres, ambos posibles sucesores de Cameron, siguieron su ejemplo.


Fuente: Basado en AFP

Populares de la sección