Lacalle Pou: "El Frente Amplio está empantanado, con compromisos y sin dinero"

El senador no descarta acuerdo y que los blancos tengan un solo candidato
Por Federico Sierra y Leonardo Luzzi

El 2019 no está "a la vuelta de la esquina" para Luis Lacalle Pou pero sí "en la periferia de la visual". El líder del sector Todos, ganador de la interna y candidato del Partido Nacional en el año 2014, repite que aún faltan muchos meses para el inicio de la campaña electoral y por tanto para la toma de grandes decisiones, pero asegura que su colectividad política se está preparando para, esta vez, llegar al poder. Puede que se repita la interna contra Jorge Larrañaga, pero Lacalle Pou no descarta para nada cambiar la estrategia y resolver la candidatura presidencial mediante un acuerdo entre los sectores y sin lucha electoral. "Soy muy pragmático", dijo. Lacalle Pou volvió a cuestionar el ajuste fiscal del gobierno y reclamó mayor ejecutividad para aprobar las leyes sobre seguridad acordadas entre el gobierno y la oposición. Aquí parte de la entrevista que le realizó El Observador:

¿Cómo evalúa la marcha de las reuniones por seguridad con el gobierno?
Vamos a hablar primero del entorno. Diez años de gobierno del Frente Amplio. Fracaso en seguridad pública, medidas erradas desde el primer gobierno de Tabaré Vázquez, sucesivos ministerios, luego el ministro y el subsecretario que más duraron quizá en la historia del país con registros malos. El presidente de la República, claramente distingue que hay una enorme insatisfacción popular y abre la cancha. Nosotros dijimos "vamos, pero no para la foto". ¿Por qué? Porque el presidente había dicho que seguía el mismo equipo y no iba a haber cambios. Al mismo tiempo, veníamos insistiendo con cambios en materia penal. Estaba todo muy congelado, con posiciones contrapuestas, de negro y blanco. Entonces vamos a un gris, que es ir a la reunión por la institucionalidad y para abrir una carta de crédito. Aún entendiendo que el equipo del ministerio fracasó con total éxito, igual vamos. En la primera reunión, se le pregunta al presidente si va a haber un cambio de rumbo, y la respuesta es que el hecho de que se convoque a estas reuniones es un cambio de rumbo. Así se encamina esta comisión, pero es importante hacer este preámbulo.

¿Y qué evaluación han hecho hasta el momento?
Se dan reuniones políticas y técnicas, pero lo acordado no se va plasmando en el Parlamento. Y ahí vemos lo que está pasando no solo en seguridad sino en el país: el presidente Vázquez no ejerce la autoridad plena de su gobierno, no manda. Entonces, el senador Javier García lo puso conceptualmente al decir "pausa y votación": vamos a parar un poco con estas reuniones y que se empiece a votar. El presidente no aceptó y tampoco somos el chiquilín con pataletas que pega un portazo. Se nos pidió que sigamos, vamos a seguir. Pero es notorio que hace falta implementar cambios legales; si no, no impacta sobre la realidad.

¿Van a decir ´hasta acá llegamos´?
Si se logran objetivos trascendentes, acuerdos importantes, me imagino que un día va a terminar, porque las comisiones son parlamentarias. Lo que no podemos aceptar es que se acuerde en la Torre Ejecutiva pero no se acuerde con el Frente Amplio.

¿Están pensando en retirarse?
No. Estamos pensando en que el Frente Amplio cumpla los compromisos del gobierno en el Parlamento. Hace tiempo dije que Vázquez no ejercía la autoridad, que uno necesita en momentos en que el agua no está calma, un capitán que mande. Lo compruebo en la seguridad y lo compruebo en la Rendición de Cuentas: hay una discusión pública y en este momento se necesitan señales claras.

Recién decía que no estaban para la foto. En este gobierno se ha dado la particularidad de que el presidente y usted, que es el líder del sector mayoritario de la oposición, no han tenido ninguna reunión. ¿Porqué sucede eso?
Intención de mi parte hubo; del presidente no.

Pero cuando invitan a los partidos, podrían haber ido los líderes.
Nunca se trató de una reunión entre Vázquez y Lacalle Pou. Hasta el propio gobierno aclaró que no estábamos invitados nosotros. No fue que interpretamos mal. Por otro lado, he tratado de tener reuniones con el presidente y el presidente ha entendido que no.

¿Le mandó una carta?
No, no. Fue vía oral.

¿Por qué le parece que tuvo esa respuesta?
Ni idea. Obviamente no lo entiende necesario.

¿Le cayó mal?
Cuando uno pide una reunión y no se da...No se dio. Es una forma de conducción del país.
Yo no me quejo: el momento en que pedí la reunión era un comienzo y en todo comienzo uno quiere ver en qué sintonía está el futuro gobernante, y si amerita que se de respaldo fuerte en algunas cosas. Obviamente, con reunión o sin reunión, no estamos en la misma sintonía.

El gobierno anunció un ajuste y ustedes cuestionaron las medidas y la falta de previsión. ¿Cómo observa las medidas?
Primero, me parece oportuno hablar de la legitimación para tomar determinas medidas, y la legitimación de la conducción del país. Cuando decimos que el Frente, Vázquez, Astori, Sendic y muchos otros faltaron a la verdad y le mintieron a la gente, no es solo un tema decir "ah mintieron" y por eso ganaron, creo que igual hubiesen ganado. El tema es la credibilidad a futuro, las famosas certezas. Aún habiendo sido advertidos por todo el mundo de que había cambiado la tendencia –no era una luz amarilla, era una guirnalda de luces amarillas– el Frente Amplio a tambor batiente siguió con este nivel de gasto y compromiso. Y no terminó en la campaña: cuando llamo a Astori a comisión general y le pregunto si va a aumentar la carga tributaria, la respuesta fue contundente: "No vamos a aumentar la carga tributaria sino que estamos pensando en disminuirla". Pasamos al Presupuesto Nacional: el Frente había generado una bola de nieve y en vez de pararse a frenarla, la empuja en la bajada y la hace seguir creciendo. Todos le dijeron que no iba a crecer el país 2,5% y los gastos van atados a ese supuesto crecimiento, pero se insistió sobre bases falsas. Al poco tiempo, la realidad los chocó de frente. ¿Cómo llega el gobierno a esto? No es que Luis Lacalle Pou no confíe en el equipo económico: en la opinión pública está erosionada la confianza, y en la economía la confianza es importantísima.

¿Qué harían en el gobierno en esta situación?
Al presidente le presentamos 22 propuestas el 2 de marzo. Las desechó todas lamentablemente, como era de esperar. Entonces fuimos a nuestra propuesta (en la campaña) y para nosotros tiene vigencia.
El ajuste y el apelar al bolsillo del contribuyente en un momento en que crece el desempleo, que baja la tasa de actividad económica, en que el nivel de expectativas es más bajo, en que suben los precios y las tarifas, aumentar impuestos en una población que va acotando su capacidad contributiva, va a generar más recesión.
Hay 9.000 vacantes: llenar la mitad. Hay 15.000 contratos, si cuidamos en no llenar vacantes y reducir algunos contratos podemos ahorrar unos US$ 80 millones al año. Si cuidamos el nivel de gasto en servicios no personales –compra de medicamentos, alimentos, etc– allí se gastan unos US$ 1.100 millones, es un número de 2014. Si ahorramos 11% estamos en US$ 120 millones. Es con seguimiento, dedicación, estando arriba de las divisiones y compras.
Si en el presupuesto total de las empresas públicas, que son más o menos US$ 8.000 millones, en algunos ítems detectados (tipo de cambio en ANCAP, publicidad, contratos en ANTEL) podemos mejorar en 4,5% la gestión, estamos en US$ 320 millones aproximadamente. Ahí está el ajuste. El supuesto ajuste, porque con el nivel de confianza, consumo y expectativas, el ajuste no va a lograr lo que el gobierno quiere. Esta rendición trae ajuste para el bolsillo del uruguayo actual y más endeudamiento al bolsillo de las nuevas generaciones.

¿Los blancos ya están en campaña?
Yo estoy cumpliendo mi trabajo. Algo que planificamos con tiempo, apenas terminan las elecciones, un abordaje integral de los departamentos. Diputados, senadores, intendentes, organizaciones sociales y con individuos que se quieran arrimar a escuchar, no a hablar. A tratar de conocer la realidad pequeña. Si eso además genera adhesión, ojalá.

¿Siente que tienen chance real de ser alternativa y ganar la elección?
Estamos trabajando para eso, pero es más profundo: el que puede comprometer un cambio es el Partido Nacional. El Frente Amplio solo va a lograr cambios si la situación mundial se transforma a favor, porque está empantanado, trancado internamente, con compromisos sindicales y se quedó sin dinero.

¿Se imagina la misma interna de 2014, al competir con Larrañaga?
Ni idea, porque mi estrategia, que obviamente tiene un despliegue táctico, es fortalecer la marca Partido Nacional. Estoy convencido que es el Partido Nacional que gana; no es que gane Lacalle Pou. Gana el Partido Nacional, que es mucho más que Lacalle Pou y Larrañaga. Porque el pueblo nacionalista es mucho más, por la gente que va a entrar si la marca vale la pena, si la propuesta vale la pena. Y hay muchos dirigentes que convocan, de los dos sectores. Ya no es la interna Lacalle Pou- Larrañaga: es mucho más amplio, por suerte. Y mucho más importante.

¿Es impensable que no haya interna y vayan con una candidatura?
El partido termina con un candidato. El proceso de llegada a esa candidatura o a una fórmula puede variar según los momentos. Yo en eso soy muy pragmático. Hay veces que tiene que haber interna: quizá el partido no este acostumbrado a resolver los temas de otra manera. Veremos.

¿Es una posibilidad real?
Reitero que no soy dogmático en esto y tengo en el horizonte no muy cercano las dos posibilidades abiertas. Pero el partido por suerte no depende de Lacalle Pou, ni de Lacalle Pou y Larrañaga: depende de mucho más gente.

Cambio de Almagro "no es creíble"

¿Cree que Venezuela es una dictadura?
Obviamente que no es una democracia plena. Tiene todos los elementos para decir que es una democracia formal, porque tuvo un proceso electivo, pero no es una democracia material desde el momento que no funcionan los resortes institucionales.

¿Almagro, que activó la Carta democrática, está actuando bien?
Ha tenido un cambio radical. Era de los sostenes que tenía junto al MPP y el Frente Amplio el régimen chavista y ahora en la OEA rápidamente modificó su forma de pensar.

¿Aplaude ese cambio?
Yo cambios tan radicales no los aplaudo. Obviamente que esta posición actual es sostenible. Para mí los cambios tan rápidos no son creíbles.



Populares de la sección