Lacalle Pou fuerza la salida

El senador pidió retirarse de las negociaciones por seguridad y dividió a la oposición
Si bien sorprendió a la opinión pública, en el gobierno y en la oposición el anuncio del senador Luis Lacalle Pou de pedir el retiro del Partido Nacional de las negociaciones por seguridad, era algo casi esperado. No obstante, la decisión del líder del sector Todos, que deberá ser refrendada por el Directorio, puede sacar de la mesa de diálogo a una de las bancadas más numerosas y quebrar la intención del gobierno de establecer una política de Estado en el tema de mayor preocupación de la ciudadanía.

El lunes, Lacalle Pou llamó por teléfono a su colega Jorge Larrañaga (Alianza Nacional) para informarle del planteo que haría público dos días después.

Según supo El Observador a través de allegados a Larrañaga, en esa llamada se acordó concurrir a la reunión de seguridad del martes. En Alianza entienden que la salida de la negociación deberá ser resuelto por la institucionalidad del partido como la agrupación parlamentaria y el Directorio. Afirman también que en las negociaciones con el gobierno por poco que se consiga, será lo mejor para la gente más allá de la insatisfacción que tiene el sector por los resultados obtenidos.

El planteo de Lacalle Pou encuentra resistencias en su partido y también en el resto de la oposición. En el gobierno se asegura que, si el Partido Nacional se retirara del ámbito, igual se mantendrán las conversaciones.

Negociación

En el Poder Ejecutivo sabían que, desde el momento en que emitieron las tarjetas de invitación, Lacalle Pou no estaba convencido de participar. En filas coloradas, según fuentes parlamentarias, aseguran que la estrategia del sector Todos era estar un tiempo negociando y luego dar un portazo en la Torre Ejecutiva. De hecho, recordaron que hace tres semanas, cuando el Partido Colorado propuso formar en el Parlamento una comisión mixta para abordar los proyectos de seguridad sobre los que hay acuerdos, el Partido Nacional anunció públicamente su rechazo. Luego de ello, según las fuentes, hubo llamadas de dirigentes herreristas protestando por "lo inconveniente" de formar esa comisión cuando la discusión estaba en Presidencia y de ahí no debía salir. Los colorados interpretaron que Lacalle Pou quería salir del diálogo por seguridad.

Por el contrario, los blancos aseguran que se aceptó la invitación del presidente Tabaré Vázquez con la intención de presentar propuestas y llegar a acuerdos, como dijo ayer Lacalle Pou. No obstante, en un mensaje grabado desde su auto, el senador reconoció que el Partido Nacional concurrió "con cierta reticencia" pero extendió una carta de crédito.

En los últimos tres meses hubo 12 reuniones políticas encabezadas por el presidente Vázquez y siete reuniones técnicas con representantes de los partidos políticos.

Hasta ahora se lograron acuerdos en seis temas que fueron los proyectos de ley enviados al Parlamento. Tres de esos textos tienen sanción de una de las cámaras.

Los blancos se mostraron críticos por los resultados obtenidos hasta ahora. Consideraron que se trabaja con lentitud y que el nivel de acuerdos es bajo. El senador Javier García, al término de la última reunión con Vázquez el martes pasado, afirmó que los representantes blancos están "decepcionados". Dijo que en nombre del Partido Nacional hizo un planteamiento por "lo pobre" de los avances y consideró que "el gobierno va a continuar con el mismo rumbo que ya demostró ser ineficaz".

"Es un ámbito muy positivo y ninguno de los que vamos ahí llevamos planteos que hayan sido aprobados en su totalidad". Eduardo Bonomi, ministro del interior

Ayer, en un seminario sobre seguridad en el Parlamento, organizado por la Fundación Propuestas (Fundapro) del Partido Colorado, Alvaro Garcé, ex comisionado parlamentario para el sistema carcelario y asesor del Partido Nacional, opinó que la convocatoria de Vázquez "tuvo buenas intenciones" y "discretos" resultados.

En la misma línea, el colorado Guillermo Maciel, exdirector general del Ministerio del Interior en el gobierno de Jorge Batlle, opinó que en las reuniones con el presidente van perdiendo "12 a 0", en referencia a que hubo 12 reuniones políticas y ningún proyecto de ley aprobado. En ese seminario, desde la visión de izquierda que aportó Esteban Valenti, criticó el estado de la seguridad pública.

Divididos

El miércoles, un día después de la reunión en el piso 11 de Presidencia en la que no hubo acuerdo para respaldar la propuesta de los blancos de aumentar penas a los adolescentes infractores, el senador Lacalle Pou anunció que hicieron "lo suficiente" y dijo en su audición radial que "no da para más".
"Estamos convencidos después de este tiempo, de que estas reuniones del Poder Ejecutivo, estas reuniones con el presidente de la República no deben de seguir, no deben de continuar y ese planteo lo vamos hacer en el seno de nuestro partido para ver si logramos los consensos necesarios", dijo. "No da para más. Hay que hacerse cargo, el gobierno del doctor Vázquez se debe de hacer cargo; hay cosas que ya no mejorarán", agregó.
El año pasado hubo 108.755 hurtos en todo el país, según datos del Ministerio del Interior. En 2015 también se cometieron 21.126 rapiñas y 289 personas fueron asesinadas.

El senador anunció que volverán a concentrarse en el trabajo parlamentario para desde ahí hacer propuestas. Dijo que en su partido hubo quienes entendían que ir a esas reuniones era abrazarse a un fracaso pero igual se decidió concurrir. "Llega un momento en que se hizo lo posible en las reuniones y (ahora) volvemos a nuestro rol, volvemos al rol de oposición, volvemos al rol de controlar al gobierno, con las herramientas que tenemos", afirmó. Además, insistió en que el binomio Eduardo Bonomi - Jorge Vázquez "fracasó" y cuestionó que el ministro siempre "se saca las responsabilidades" y "descalifica a las críticas". "Ya está", concluyó.

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi,consultado sobre si le llamó la atención la decisión de Lacalle Pou o si es una estrategia política, opinó que "no le sorprende" y que el legislador "de entrada dijo que no había que participar". "Después el Partido Nacional participó con aportes discutidos y otros que fueron aprobados. Ya hubo seis proyectos de ley salidos de ahí, creo que importantes", comentó Bonomi.
En tiendas coloradas, según supo El Observador, el posicionamiento político de Lacalle Pou fue comentado ayer entre el senador Pedro Bordaberry y el secretario general del Partido, el diputado Germán Cardoso. Los colorados seguirán en las negociaciones con el gobierno.

De todos modos, Cardoso dijo a El Observador que esperaran la decisión que tome el Directorio blanco antes de analizar "el nuevo panorama" en su organismo de dirección.

El senador Pablo Mieres (Partido Independiente), uno de los promotores del diálogo, opinó que el trabajo en Presidencia "está dando resultados" e incluso, a los seis proyectos acordados se sumarán otros cuatro. "La mejor manera de hacer es aportar, lo otro es sentarse en la vereda de enfrente a tirar piedras y esperar el 2019", año de elecciones, dijo Mieres a El Observador.


Populares de la sección

Acerca del autor