Lanzan primer servicio de pagos digitales diferidos para empresas

BROU ofrece abonar y cobrar facturas mediante giro electrónico, emulando al cheque
Esto lo que hace es empezar a competirle al obsoleto cheque", dijo ayer el presidente del Banco República (BROU), Jorge Polgar. En línea con la modernización del sistema de pagos que promueve el Poder Ejecutivo mediante un mayor uso de medios electrónicos, el banco presentó ayer el primer servicio de Pagos Digitales Diferidos (PDD) del sistema financiero uruguayo. Las empresas tendrán la posibilidad de pagar y cobrar facturas de manera diferida, emulando el uso de un cheque diferido.
El servicio permitirá que las empresas puedan ingresar al sistema las facturas emitidas a sus clientes, quienes a su vez tendrán la posibilidad de visualizar los documentos pendientes de pago y programar su cancelación, estableciendo montos y fechas de vencimientos que se ajusten a las condiciones acordadas con los proveedores.

Cuando se llegue a la fecha de pago establecida, el sistema automáticamente realizará el débito de la cuenta que el cliente haya asociado y acreditará el importe en la cuenta del proveedor. La compensación de las transacciones se hace efectiva a través de la plataforma Sistema de Pagos Electrónicos (SPE) que fue desarrollada por la firma Sistarbanc en conjunto con el BROU.

En diálogo con El Observador, Polgar explicó que el nuevo servicio no elimina el cheque diferido que se considera un título ejecutivo, pero es una innovación en un mercado que está cambiando.
"La presunción es que el mundo del efectivo y del cheque no refleja los verdaderos costos que tiene ni para las empresas ni para el banco, que es muy costoso. En la medida que el banco viene desarrollando innovaciones tecnológicas, está en condiciones de disponibilizar masivamente productos más baratos y de más calidad", afirmó. Añadió que eso surge de las propias empresas "que tienen relaciones más duraderas y recurrentes con, por ejemplo, sus redes de proveedores y distribuidores".

Polgar añadió que para el primer trimestre del año próximo uno de los objetivos que se tiene es que el sistema permita el descuento de las transferencias diferidas, de modo que las empresas puedan hacerse del dinero antes del vencimiento. "Todo sin la naturaleza de título ejecutivo de los cheques, pero en base a relaciones comerciales y riesgos que los bancos somos especialistas en manejar. Uno podría pensar en un mejor acceso de empresas chicas que no descuentan sus cheques con ningún banco para poder anticipar el dinero", indicó el jerarca. El costo de operar a través del sistema de PDD corre por cuenta de las empresas acreedoras, que por otro lado pueden reducir los gastos asociados a las tareas de cobranza. Por su parte, los deudores tienen la ventaja de eliminar los gastos en chequeras.

"Tenemos el cheque muy barato relativo a las transferencias. Todo el trabajo que hay detrás del cheque es muy costoso para los bancos", dijo Jorge Polgar.

Para utilizar el servicio, las empresas proveedoras deberán estar adheridas al Sistema de Pagos Electrónicos y registrase en el Sistema de Pagos Diferidos Digitales. Por su parte, los clientes deberán registrarse en el sistema PDD e ingresar a la plataforma e-BROU para asociar la cuenta bancaria del BROU desde la cual se debitarán los pagos. El banco tendrá exclusividad por al menos seis meses sobre el sistema. "Después los bancos competiremos en precios y calidad", dijo Polgar.

Cambios en carpeta

Hoy los bancos y el gobierno tienen en carpeta la elaboración de un marco legal que permita el uso de las transferencias electrónicas diferidas como alternativa más eficiente y moderna al tradicional cheque diferido. En ese sentido, el Poder Ejecutivo enviará el año próximo al Parlamento un proyecto de ley. Esas transferencias diferidas tendrán carácter de "irrevocable" y a nivel legal quien la utilice asumirá las mismas obligaciones que cuando emite un cheque.

Además, se dará la posibilidad de endosar electrónicamente el documento para que pueda servir como instrumento de pago en cadena, había informado a El País el coordinador del Programa de Inclusión Financiera del Ministerio de Economía y Finanzas, Martín Vallcorba.

Semanas atrás, el presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara, sostuvo que la idea es tener sustitutos electrónicos a todas las operaciones que antes necesitaban de papel. "La idea es que para todo lo que antes se hacía con papeles, billetes, cheques, ahora se pueda hacer con medios electrónicos", señaló en la oportunidad.

"Estamos pasando de un sistema de pagos basado en el billete y en el cheque, que es el sistema inseguro, opaco, costoso, ineficiente, poco informativo, a un sistema basado en medios electrónicos. Un sistema más transparente, más seguro, más eficiente y de menores costos", dijo Bergara.


Populares de la sección