Las claves para entender el resultado de las elecciones en Reino Unido

May ganó en cantidad de escaños pero perdió en la mayoría absoluta
Lograr mayor apoyo para enfrentar las negociaciones por la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Ese era el principal objetivo declarado por la primera ministra conservadora Theresa May a mediados de abril cuando solicitó adelantar las elecciones generales en su país para el pasado jueves 8 de junio.

Luego del último recuento provisional, es evidente que si May intentaba aumentar los escaños de su partido que le había legado David Cameron -quien renunció en octubre del año pasado luego del referéndum favorable al brexit- le salió el tiro por la culata.

may brexit

A pesar de que los conservadores fueron los más votados, seguidos por los laboristas, encabezados por Jeremy Corbyn, May perdió más de 12 escaños, por lo que ahora intenta generar alianzas estratégicas con otros partidos. Aquí los principales puntos para entender estas elecciones que desestabilizan la situación política del Reino Unido.

Adelanto de las elecciones generales

El 19 de abril de este año el Parlamento aprobó una moción enviada por May para adelantar las elecciones y volver a repartir los 650 escaños.

Las elecciones generales -que antes de esa maniobra estaban previstas para 2020- suponían un barajar y dar nuevamente, que tanto el Partido Conservador de la primera ministra, como los opositores Partido Laborista, Liberal Demócrata y de los nacionalistas escoceses del SNP, estuvieron dispuestos a enfrentar. Por eso, con estos apoyos, May consiguió sumar más de tres cuartos de los legisladores necesarios para validar la moción.

El crecimiento de los Laboristas con Corbyn a la cabeza

Con el adelanto en las elecciones May quería aprovechar el viento de cola que recibió al asumir sin titubear el liderazgo de la nación y a la vez el descenso histórico del apoyo al principal partido opositor: el Partido Laborista. Sin embargo, el crecimiento del izquierdista líder de los laboristas Jeremy Corbyn, que arrastró un gran apoyo sobre todo de los jóvenes universitarios gracias a sus promesas de campaña, sorprendió y desestabilizó los planes del gobierno.

Embed

En este sentido, Corbyn hizo crecer en 29 los escaños que su partido tenía previo a estas elecciones. Del total de 650 bancas el Partido Laborista se hizo de 261 y resultó segundo en cantidad de escaños justo después del partido de May que obtuvo 318 asientos en la Cámara de los Comunes. Así, la líder conservadora no pudo lograr los 326 escaños necesarios para obtener la mayoría absoluta, algo que la limita aún más respecto a su situación inicial.


Atentados y campaña

La campaña por las elecciones se da en un país conmocionado por una reciente ola de atentados reivindicados por el Estado Islámico que tuvieron lugar en Manchester y Londres, con tres ataques en tres meses. En ellos la primera ministra quedó en el foco de la tormenta.

La reducción del presupuesto policial o el hecho de que uno de los responsables del último atentado de Londres estaba identificado como yihadista radical ya que había protagonizado un documental sobre este tema fueron los principales ataques que recibió desde los propios conservadores.

Embed

Sin embargo May intentó sacar provecho de estos ataques con una retórica bastante radical y llegó a afirmar que había que "hacer más para restringir la libertad y los movimientos de sospechosos de terrorismo". A esto añadió: "Si nuestras leyes de derechos humanos nos lo impiden cambiaremos las leyes para poder hacerlo". Todo esto le generó aún más cuestionamientos

Alianzas estratégicas por el brexit

Una de las claves para entender el éxito electoral inesperado que tuvo Corbyn fue su campaña centrada en redes sociales y alejada del brexit, núcleo de la política británica en los últimos tiempos.

El brexit fue el foco del discurso de May luego de conocerse los resultados. La mandataria afirmó que esta derrota no le impedirá iniciar la negociación con Bruselas en diez días. Según anunció líder del Partido Conservador formará gobierno con el apoyo de los unionistas de Irlanda del Norte (DUP), para encabezar las negociaciones sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Embed

En una declaración ante la residencia de Downing Street, May confirmó esta decisión al pedirle a la reina Isabel II el permiso para formar un Ejecutivo en minoría, con el apoyo táctico de los diputados del DUP, después de perder la mayoría absoluta que su formación ostentaba desde 2015.

"Esto nos permitirá unirnos como país y canalizar nuestras energías hacia un acuerdo exitoso del brexit que funcione para todos en este país, asegurando una nueva asociación con la Unión Europea que garantice nuestra prosperidad a largo plazo", agregó.


Populares de la sección