Las marcas que dejan de operar en Venezuela

Las aerolíneas se suman a las empresas internacionales y locales que están suspendiendo su producción por escasez de materia prima

La compañía aérea LATAM anunció este lunes la suspensión de todos sus vuelos desde Santiago, San Pablo y Lima hacia Venezuela por tiempo indeterminado.

LATAM, la aerolínea más grande de América Latina, decidió suspender los vuelos a Caracas "debido al complejo escenario macroeconómico actual que atraviesa la región", en medio de la crisis económica que padece Venezuela, con un estricto control de cambio y afectado por la caída de los precios del petróleo.

La compañía aérea informó en un comunicado que considera a Venezuela un mercado relevante, y por lo tanto, trabajará para retomar estas operaciones a la brevedad cuando las condiciones globales se lo permitan. Los pasajeros con reservas en las rutas que serán suspendidas podrán modificar su viaje o solicitar la devolución del pasaje sin multas adicionales.

Esta coyuntura llevó también a la aerolínea alemana Lufthansa a anunciar el domingo la suspensión de sus vuelos hacia Caracas desde el 17 de junio.

Economía en pausa

La crisis económica y social de Venezuela no afecta solamente a las aerolíneas; otras compañías internacionales también evalúan abandonar sus operaciones en el país o reducir sus inversiones.

Además del fuerte impacto en el consumo que conlleva la crisis, la escasez de materia prima resulta un factor ineludible para las empresas que en muchos casos aunque quieran, no pueden trabajar.

CocaOK

A través de un comunicado, la empresa Coca Cola informó en los últimos días que deberá paralizar temporalmente su producción de bebidas endulzadas en Venezuela debido a la falta de azúcar, aunque seguirá elaborando aquellas que no utilicen este ingrediente, como el agua embotellada o la Coca Cola Light.

Otra empresa que decidió abandonar el país fue Bridgestone. La firma vendió su filial venezolana al Grupo Corimon tras 62 años de trabajo en el país.

Por su parte, Grupo Bimbo -la mayor panificadora de Latinoamérica- admitió que también padece dificultades para producir allí por las restricciones que aplica el gobierno a las importaciones y la devaluación de la moneda local. A pesar de esto la empresa continuará en ese mercado que le representa el 1% de sus ingresos totales.

Las venezolanas se detienen

Lorenzo Mendoza, propietario de las empresas Polar, es acusado por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, de liderar una "guerra económica" orquestada por empresarios de derecha para desestabilizar a su gobierno. Según informa Expansión, Polar confirmó en el mes de abril que cerró sus cuatro plantas productoras de cerveza y maltas en el país –que abastecían 70% del mercado– por no poder acceder al dinero para importar materia prima.

PolarOK

A su vez presenta problemas en su línea de Alimentos Polar. La compañía informa en su sitio web que además de haber alcanzado una deuda de US$ 130 millones con sus proveedores internacionales, ya se agotaron sus líneas de crédito y todo lo que se comercializa es a pérdida.

"No te equivoques oligarca, parásito, que te puede salir muy mal tu equivocación; oligarca, pelucón", increpó Maduro a Mendoza. Además instó para que las fábricas no paren su producción. "Planta tomada, planta tomada", arremetió en un acto público.

Embed

Por la misma línea, la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea), publicó un informe donde explica que al menos el 75% de los productores del sector alimento tienen deficiencia en su inventario.

Aceites, arroz, avena, galletas, harina de trigo, leche en polvo, mayonesa, refrescos, salsa de tomate, pan de molde, bebidas en polvo, embutidos, levaduras, cerveza y malta son los productos que han visto interrumpida su producción por falta de materia prima e insumos, según el último reporte de la Cámara.


Fuente: AFP y EFE