Las razones por las que la audiencia le bajó el pulgar a los Oscar

La ceremonia en vivo tuvo su rating más bajo desde el año 2008
Los Premios Oscars son de los eventos más esperados por los seguidores del cine en todo el mundo. Es, también, un momento en que los anunciantes invierten millones de dólares debido a la cantidad de espectadores que ven la transmisión en vivo. Sin embargo, este año la audiencia cayó a los niveles más bajos desde el 2008, con 34,3 millones de espectadores en Estados Unidos. Eso representa un descenso considerable incluso con respecto a la edición de 2015, que registró 37,3 millones de espectadores.

Más allá de que el número pueda sorprender o no, esta edición en particular tenía un atractivo especial por la expectativa generada en torno al tan esperado premio de Leonardo DiCaprio, algo que finalmente sucedió. Sin embargo, un análisis frío de los números muestra que no alcanzó para que más personas siguieran la ceremonia por televisión.

Por más de que el número de espectadores igualmente es muy alto, el descenso del público lleva a preguntarse cuáles son las razones por las que cada vez menos personas siguen la ceremonia en vivo.

En primer lugar, la respuesta más inmediata que aparece es por la falta de interés del público. Es un hecho que a no todos le interesa el cine o incluso se puede llegar a decir que no todas las personas que consumen regularmente las películas que llegan a cartelera están interesadas en conocer qué película se lleva el premio a Mejor diseño de vestuario o Mejor edición, por citar algunos ejemplos.

En ese sentido, otra de las razones puede recaer en su extensa duración. La última edición de los Premios de la Academia comenzó a las 22.30 de Uruguay y terminó poco después de las 2 de la madrugada. Casi cuatro horas de ceremonia pueden llegar a aburrir hasta el más interesado si no se manejan con criterio. Además se debe tener en cuenta que los cuatro premios más importantes de la noche (Mejor director, actriz, actor y película) se entregan en el final de la ceremonia.

Por eso, la Academia ha optado regularmente por tener presentadores estrechamente relacionados con la comedia, entre otras cosas para mantener la atención de los espectadores en el show y evitar que cambien de canal. Además de Chris Rock, último presentador, en ediciones anteriores se pueden encontrar comediantes como Ellen Degeneres, Steve Martin, Billy Crystal y Neil Patrick Harris.

De todas maneras, la ceremonia de 2016 no ha sido la más larga de todas, ya que el record lo mantiene la de 2002, con 4 horas y 23 minutos.

Este año, además de la expectativa DiCaprio-Oscar, una de las cosas por las que la ceremonia estuvo en el centro de la conversación fue por la falta de nominados negros, seguido por el promocionado boicot que inició el director Spike Lee y que luego continuaron actores como Jada Pinkett Smith y su esposo, Will Smith. Es difícil establecer si esto tuvo alguna incidencia en la cantidad de personas que vieron la transmisión, aunque según explicó el presidente de la Mesa redonda de Política Urbana de Los Ángeles al medio especializado Deadline, sí fue una de las causas. "El apagón a los 'Oscars blancos' este año fue un éxito fantástico", declaró Earl Ofari Hutchinson.

Por último, seguramente internet haya jugado un papel importante con transmisiones alternativas y no reguladas. Cada año que pasa la conectividad avanza en calidad y alcance, y la regulación del acceso a contenidos ilegales en algunos países como Uruguay es prácticamente nula, por lo que no es descabellado suponer que gran parte de las personas que en otras ediciones veían la ceremonia por televisión hayan pasado a optar por retransmisiones webs sin costo.

Los organizadores de la ceremonia tienen todo un desafío por delante. Por un lado, deben mantener los parámetros originales de una ceremonia que lleva ya 88 ediciones y que se presenta como la más importante del cine. Y por el otro, es necesaria una actualización de manera de que la gente vuelva a considerarla como algo atractiva de ver.

Populares de la sección

Acerca del autor