Las razones por las que las encuestas se equivocan tanto

Politólogos explican las causas de los errores continuos en los sondeos
Las elecciones legislativas españolas del domingo, que dejaron un nuevo triunfo del Partido Popular (PP), dejaron en evidencia otra vez la falla de las consultoras de opinión pública, un hecho repetido en los últimos años en varios países. El referéndum que resolvió el jueves 23 la salida del Reino Unido de la Unión Europea y las últimas elecciones en Uruguay, donde ninguna de las principales consultoras proyectó la mayoría parlamentaria del Frente Amplio, son otros ejemplos recientes de errores en las mediciones previas.

Para los politólogos encontrar la causa del error resulta complicado, dada la cantidad de variables que pueden jugar en contra. Por ejemplo, algo en lo que todos coinciden es que resulta clave si la elección en cuestión es obligatoria o no.

Para Adriana Raga, de la consultora Cifra, las encuestadoras tienen cada vez más problemas para identificar la opinión del votante antes y durante la elección, y proyectó que esa dificultad seguirá aumentando. "Todas las encuestadoras estamos explorando porque estos pronósticos no están funcionando. (...) No es fácil identificar el problema y probablemente sea aún más complicado en el futuro".

Según estableció Raga a El Observador, en términos generales la respuesta de la sociedad frente a la figura del encuestador ha cambiado mucho, ya que antes se tomaba el ser encuestado con mayor seriedad. "Hay otros problemas de medición mucho más generales", explicó. "Hace algunos años las encuestas se hacían domiciliarias y la gente se sentía más predispuesta a abrirle la puerta a un encuestador porque había menos cuestiones de inseguridad y porque las encuestas eran una herramienta más novedosa que la gente se tomaba con más seriedad. En la medida en que las encuestas se han expandido tanto, esa seriedad se ha visto reducida".

Aunque los sondeos acertaron en el triunfo del PP de Mariano Rajoy en España, las encuestadoras pronosticaban que la coalición de nuevas izquierdas agrupadas en Unidos Podemos iba a desplazar como principal fuerza de oposición al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), pero eso no ocurrió.
En España los sondeos ubicaban a Unidos Podemos cuatro puntos por encima del PSOE, pero en los hechos quedó bastante por debajo (ver página 27). En estas legislativas el PP obtuvo 33% de los votos y pasó de 123 a 137 escaños en una cámara de 350. La alianza de izquierda se quedó con los mismos 71 escaños que seis meses atrás, por detrás de los socialistas que obtuvieron 85 representantes.
Sobre eso, el politólogo Oscar Bottinelli (Factum) explicó que una de las causas del fallo en las encuestas en ese país se relaciona posiblemente con el voto voluntario.

"Aunque es muy difícil opinar porque los datos españoles son muy recientes, es posible que el voto voluntario sea una variable de peso, que es lo que sucede en Uruguay en las internas", explicó. "Se puede saber si la gente prefiere votar a uno u otro candidato, pero existe un margen de duda de si esa persona va a ir a votar o no".
A su vez, aseguró que esto no significa que la gente mienta al ser encuestada, sino que obedece más a como se de el día de la votación.

El Brexit y las encuestas

En el Reino Unido durante la mayor parte de la campaña los sondeos dieron como favorito a la opción de abandonar la Unión Europea. En los hechos, la salida se impuso por 52% a 48%, con una participación de 72%. La opción por salir tomó el frente de las encuestas tres semanas antes de la elección del 23 de junio, pero a una semana de los comicios las principales encuestadoras estaban divididas en la tendencia. A tres días de la consulta, un sondeo del Daily Telegraph mostró que la opción de permanecer en el bloque se mantuvo estable con respecto a la semana anterior, con un apoyo de 49% de los encuestados, mientras que la opción de dejar la UE subió tres puntos, a 47%.

Sin embargo, otra encuesta de YouGov para el Times le daba 44% al Brexit, en aumento de un punto, frente a 42% para los partidarios de quedarse en la UE, una opción que caía dos puntos.

Para Bottinelli, que los partidos políticos no se hayan identificado con las dos corrientes de votación también dificultó la especulación respecto a los resultados. De todos modos, Bottinelli aseguró que en el Reino Unido parece haber un problema con las encuestadoras que no sucede en el resto del mundo. "Las encuestadoras en el Reino Unido vienen con una performance bastante larga de desvíos importantes. Las encuestas no son revalidadas por los datos electorales y es algo sistemático", explicó.
En la última elección nacional en Uruguay las encuestadoras estuvieron entre las derrotadas. Las principales consultoras de opinión pública descartaban que el Frente Amplio obtuviera mayoría parlamentaria y pintaban un escenario de balotaje de extrema paridad entre el oficialista Tabaré Vázquez y el opositor Luis Lacalle Pou.

Contra todos los pronósticos, el FA obtuvo la mayoría parlamentaria por tercera vez y Vázquez ganó con margen la segunda vuelta.

Un año después ocurrió un escenario similar en Argentina. A fines de 2015 los sondeos previos mostraban una amplia diferencia en la primera vuelta para el candidato del Frente Para la Victoria y aliado kirchnerista, Daniel Scioli. Las urnas mostraron paridad y luego Mauricio Macri se impuso en el balotaje.


Fuente: El Observador y agencias

Populares de la sección