Las tres mamás que parieron un éxito en febrero

Un trío de oro le dio a la murga Don Timoteo el triunfo en el concurso de Carnaval
Eduardo "Pitufo" Lombardo, Pablo "Pinocho" Routin y Marcel Keoroglian se pintan la cara desde la década de 1980, pero recién este año coincidieron en una murga y coronaron el encuentro con éxito: fueron un trío clave en Don Timoteo, primer premio en el Concurso Oficial de Agrupaciones de Carnaval.

A los tres les brota carnaval por las venas. Es su habitat natural. Pero para cualquier conjunto tener a uno de ellos, Pitufo Lombardo, es como correr con el caballo del comisario. Desde 1988, la murga con la que salió ganó casi siempre el primer premio en el Teatro de Verano. Y este año, teniéndolo como director escénico, no fue la excepción.

Previo al carnaval, apenas se supo que este trío saldría junto, les cayó sobre sus espaldas una mochila peso pesado. "Capaz esa presión, la expectativa, era una responsabilidad mayor, pero lo disfrutamos y creo que se estuvo a la altura", comentó Keoroglian.

Don Timoteo recibió dos distinciones especiales del jurado en forma directa: Figura máxima del carnaval, para Keoroglian; y Figura de Oro del carnaval, para Lombardo. Además, la murga
–dirigida por el exfutbolista Álvaro "Chino" Recoba– fue nominada como candidata a 15 menciones especiales en las algo más de 60 que se entregan considerando a los 41 conjuntos de las cinco categorías del carnaval uruguayo.

Mientras los basquetbolistas del club Paysandú –local de ensayo de la murga– ejercitaban variantes tácticas, a pocos metros, en un rincón del graderío y en tanto el resto de la murga se alistaba para actuar a beneficio de la Fundación Pérez Scremini, El Observador dialogó con estos murguistas que anhelan volver a defender a esta vieja murga de La Unión en 2018.


Un ícono de la humanidad

Mamá, yo quiero mamá fue el nombre del show con el cual Don Timoteo rindió tributo al valor de la madre en la sociedad. "Fue un proceso enriquecedor, crecimos mucho, la madre es un ícono de la humanidad y en un momento en el que la relevancia de la mujer felizmente está más en boca de todos fue un acierto, fue muy movilizador ponernos en el lugar de la mujer y hacer nuestro aporte", destacó Routin.

Don Timoteo había ganado en 1963, 1966, 1974, 1986 y en 2014. En este 2017 no solo triunfó, sino que fue con un puntaje casi perfecto: 1.479 unidades, el 97% del total.

Lombardo recordó que los primeros arreglos musicales los inició en junio, los ensayos comenzaron en agosto y en la primera semana de enero estaba listo el show, más de 20 días antes del estreno en el Ramón Collazo (algo poco habitual).

"El balance es muy positivo, sobre todo por la convivencia. Se trabajó duro pero disfrutando en los ensayos, en la bañadera y en los tablados", dijo Lombardo. "Fue uno de los mejores carnavales de mi vida".

"Este año el carnaval nos mejoró como seres humanos, aún están cayéndonos las fichas de tanta hermosura, le pusimos mucha cabeza y cariño y lo mejor fue en cada tablado ver cómo los niños miraban absortos a esas madres en el escenario", contó Keoroglian.


El mayor halago

Ganar genera una satisfacción enorme, pero para Routin el mayor halago fue "que la gente se identificó con el espectáculo, aprendió a quererlo".

“En 30 años de carnaval jamás leí el reglamento de murgas” Pablo “Pinocho” Routin, Murguista de Don Timoteo.

En estos tiempos, cuando en varios días de febrero los tablados abiertos se cuentan con los dedos de una mano, Don Timoteo hizo más de cien presentaciones y lideró la demanda.

"Teníamos 135 contratos, pero por las lluvias pudimos hacer 111, precisó Rafael Perrone, uno de los directores de la murga.

Don Timoteo logró las notas máximas del jurado que presidió José Cozzo en varios rubros, incluyendo el musical. En los 45 minutos "hay 33 músicas diferentes, líneas melódicas distintas, mucha nota escrita para arreglos. Eso da trabajo, pero me sentí siempre respaldado y lo disfruté", destacó Lombardo, que además de director escénico fue arreglador coral del conjunto.

Routin, responsable de la puesta en escena y autor de los textos junto a Keoroglian, Patricia Tardi y Martín "Laucha" Sacco, señaló la riqueza que tiene "andar por los tablados", aunque remarcó el valor del concurso. "Es una realidad que para esa noche nos maquillamos como nunca", graficó. Curiosamente, no conoce el reglamento de murgas. "En 30 años jamás lo leí, pero todos los carnavaleros sabemos bien qué es una murga y qué es lo que debe brindarle a la gente", aseguró.

"No hay secretos para ganar, hay que trabajar pasándolo bien mientras le ponemos dedicación y amor", expresó Lombardo. Por eso, a la hora de armar el cuadro "es fundamental el trato, el respeto, el vínculo, sin descuidar las condiciones de cada uno según su rol", añadió.


El futuro

La pregunta ahora es qué pasará con Don Timoteo. "Ahora que volví, tengo ganas de quedarme", dijo Lombardo. Routin piensa igual.

"El carnaval a lo mejor económicamente no es lo ideal, pero es una belleza, lo disfruto más que cualquier cosa, lo extrañé montones y también quiero seguir de largo", acotó Keoroglian.

Perrone dijo a El Observador que todavía no definieron nada. "Vamos a esperar a que el Chino (Recoba) vuelva de un viaje. Nos gustaría seguir, pero esto da mucho trabajo. La idea, en caso de seguir, es "mantener el cuadro" salvo que por alguna circunstancia alguno de sus 17 integrantes no pueda defender una corona ganada con todas las de la ley.


Tenfield: del palo al elogio


El saludo, cada bloque y cuplé y la retirada fueron muy elogiados. Pero hubo un instante del show que apenas se presentó generó un run run especial, cuando Marcel Keoroglian aludía al tema de los derechos de imagen, cuestionando lo que obtienen los carnavaleros por no estar sindicalizados para defenderse mejor, en medio de la televisación de Tenfield. "Eso me dejó una satisfacción gigantesca. Cuando presenté el bloque nadie me cuestionó, a los compañeros les gustó y los dueños de la murga me dijeron 'esto es carnaval'. En ese momento mi corazón dio un gran paso hacia Timoteo. No corrió el 'no te metas'. Y fue feliz lo que hizo Tenfield, mostró todo, no lo censuró y eso le hace bien a la imagen de Tenfield", expresó Keoroglian.


Los protagonistas

  • Eduardo “Pitufo” Lombardo: Debutó en 1984 con Falta y Resto. Antes de este regreso triunfal con Don Timoteo su última presencia sobre un escenario fue en 2007, con Asaltantes con Patente, cuando también logró el primer premio.
  • Pablo “Pinocho” Routin: Debutó en 1984 con Justamente Risas, de la Cooperativa de Viviendas Mesa 1. La última experiencia sobre el escenario previa a la de Don Timoteo en 2017 había sido con la murga A Contramano, en 2012.
  • Marcel Keoroglian: Debutó en 1987 con Contrafarsa. Como en el caso de Pitufo, el antecedente previo a Don Timoteo fue en 2007, con el primer premio de Asaltantes con Patente.

Acerca del autor