Lavado: BCU apunta a escribanos e inmobiliarias por falta de denuncias

Acusa a las entidades no financieras de tener un comportamiento "bastante lamentable"

Desde 2001 hubo 2.300 reportes de operaciones sospechosas de lavado de activos en Uruguay, que actualmente es considerado uno de los países que tiene mejores evaluaciones en prevención de lavado de dinero del mundo, tanto que solo dos países que componen el G20 lo superan. Sin embargo la inmensa mayoría de esas denuncias fueron realizadas por agentes financieros, esencialmente bancos. Para el presidente del Banco Central, Mario Bergara, eso habla de una performance "bastante lamentable" de otros actores del sistema, que deberían estar más atentos.

"Hay una creciente actividad y cumplimiento del reporte de operaciones sospechosas por parte de los bancos y otras entidades financieras, pero está claro que todavía estamos en una etapa demasiado incipiente en profesionales y otras entidades no financieras", dijo.

En el Banco Central no están conformes con la cantidad de reportes por parte de escribanos, inmobiliarias y contadores que es "bajísima" –a pesar de que cuentan con la obligación de hacerlo–, por lo que aseguró que el control y las sanciones serán más exigentes.

"Si hay una operación de US$ 14 millones y solo uno puede explicarse a través de un banco, tenemos que tener la cultura de entender que eso puede ser un poquitito sospechoso y reportarlo", dijo.

Al ser consultado sobre la declaración de Bergara, quien acusó a los escribanos de estar en el debe con los reportes de actividades sospechosas, el presidente de la Asociación de Escribanos, Antonio Saracho, aseguró: "Los escribanos no estamos capacitados para realizar este tipo de controles. Hasta ahora no teníamos mayores elementos de juicio que hicieran dudar de las transacciones; por eso reportamos pocas operaciones". En ese sentido, en reuniones con autoridades, reclamaron capacitación en la prevención del lavado de activos.

El mundo de la "opacidad"

Bergara disertó ayer en el hotel Sheraton en otra edición de "Desayunos útiles" sobre los Panamá Papers. La disertación del presidente del BCU se enfocó en que en los últimos años Uruguay, al igual que el resto del mundo, ha ido cambiando de paradigma, de uno de mayor opacidad hacia uno de transparencia. Esa lógica se traduce en los Panamá Papers.

A pesar de que los calificó como una "anécdota", consideró que las sociedades offshore "sean para fines lícitos o no, pertenecen al mundo de la opacidad". Es sabido que no son ilegales y por eso gran cantidad pueden ser utilizadas para fines "que no estén reñidos con la ley", pero también existen casos en que se utilizan como instrumento para el lavado de activos y eso es lo que el gobierno quiere evitar. "El mundo va camino a la transparencia, por lo que el rol va a tener que ir erosionándose en el futuro", dijo Bergara.


Populares de la sección