Legalizar el éxtasis ya

Las drogas te hacen la vida un infierno o te sacan de él, todo depende del contexto
Las drogas te matan o te salvan. Te hacen la vida un infierno o te sacan de él. Todo depende. La morfina, uno de los opiáceos más potentes, cuyo uso está controlado pero es legal, salva a miles de personas de una vida de dolor. Pero en Uruguay no tanto. Los médicos casi no son formados en su uso y mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda administrar 60 miligramos por día a pacientes terminales, en Uruguay reciben 9 miligramos. Atroz las dosis de dolor que se generan por pura ignorancia o falta de coraje de quienes deben usarla. Sin embargo, los médicos tienen la lapicera veloz para recetar otras drogas también controladas, como las benzodiacepinas y Uruguay se encuentra entre los diez países que más las consumen en todo el planeta. Por eso, las drogas te salvan o te matan, pero todo depende.

En este momento Uruguay transita un trecho un tanto lento y confuso hacia la legalización de la droga más popular del mundo, la marihuana, y miles de pacientes con diversas enfermedades y dolores crónicos esperan que se solucionen las enormes trabas burocráticas que deben atravesar para importar cannabis medicinal. Al tener que comprarla en el exterior el precio (US$ 250 el frasco de gotas que dura menos de un mes) se torna prohibitivo para muchos.

El sueño de Sasha


Pero en esta columna quería rescatar una información internacional que dio cuenta de cómo Estados Unidos (donde la marihuana medicinal ya se aplica en varios estados) está a un paso de legalizar otra droga que le puede salvar la vida a millones.

Al comienzo de esta historia podemos ubicar a Alexander Shulgin (1917-2014), conocido como Sasha, un químico estadounidense de origen ruso erigido hoy en una leyenda, tanto para parte de la comunidad científica mundial como para los usuarios de las llamadas drogas psicodélicas.
Shulgin se hizo un nombre en la industria química al crear el Zectran, el primer insecticida biodegradable, pero abandonó ese trabajo y se dedicó a su pasión: sintetizar sustancias, sobre todo anfetaminas, que pudieran tener diversos usos para el hombre.

Se estima que Sasha sintetizó unas 4.000 sustancias, todas las cuales probó porque él era su propio conejillo de indias.

En 1976 un amigo le sugirió que rescatara del olvido a una sustancia que había sido sintetizada en 1914 por el laboratorio Merck y que nunca había sido probada en humanos. Así, Sasha se dedicó a experimentar con la 3,4-metilendioxi-N-metilamfetamina, o MDMA.

La Food and Drug Administration de Estados Unidos autorizó ensayos a gran escala con la MDMA, conocida como Éxtasis, lo que se considera el paso anterior a su legalización.

"La probé y escribí mucho sobre ella en las revistas médicas. Descubrí que tenía notables beneficios terapéuticos. En su momento representó la aparición de una nueva familia de agentes que permiten al individuo expresar y experimentar contenidos afectivos reprimidos por las barreras culturales", declaró Sasha a un medio estadounidense recordando que llegó a recibir autorización de la agencia antidrogas estadounidense (DEA) para experimentar con sustancias.

Sasha se cuidaba de mantener bajo llave las miles de sustancias por él sintetizadas, pero esta, por sus características, empezó a ser utilizada en terapias, ya que provocaba alto grados de empatía en el consumidor, una sensación de bienestar que les llevaba a hablar y sacar de su inconsciente cosas que los estaban torturando. Los consumidores, en los que no se detectaban importantes grados de tolerancia o adicción, sentían "un estado alterado fácilmente controlado de conciencia con matices emocionales y sensuales". El MDMA sorteó entonces las fronteras de los laboratorios y los consultorios y se instaló en la cultura underground californiana y en los clubes nocturnos se la empezó a conocer con el nombre de Éxtasis.

Para 1985 el gobierno estadounidense ya le había retirado a Sasha toda autorización para trabajar con sustancias desconocidas y declaró ilegal el MDMA. En realidad, los casos de sobredosis se registraban en personas que no sabían cómo consumirla (al no obtener resultados se metían dosis insólitas de la sustancia) y hubo quienes empezaron a sintetizarla obteniendo en realidad otra sustancia que nada tenía que ver con el éxtasis aunque se le llamara así. Esto fue lo que ocurrió hace unos meses cuando se constataron casos de intoxicación en Argentina.

Shulgin murió esperanzado en que alguna vez se dieran cuenta de los beneficios que millones
pueden obtener del MDMA. Ahora parece que ha llegado esa hora.

En Uruguay profesionales la han utilizado de modo experimental en tratamientos pisquiátricos

Luego de estudios impulsados por entusiastas científicos, neurólogos y psiquiatras, la Food and Drug Administration de Estados Unidos autorizó ensayos a gran escala, lo que se considera el paso anterior a su legalización.

Los estudios dan cuenta de miles de soldados que regresan de las guerras en Irak y Afganistán con severo estrés postraumático y se han salvado del suicidio gracias al consumo de MDMA.

Uno de los estudios mostró que después de tres dosis de MDMA administrados bajo la guía de un psiquiatra, los pacientes reportaron una disminución del 56% de la gravedad de los síntomas

"Me sentía desesperado y en la oscuridad. Sin embargo, las sesiones de MDMA me mostraron una luz hacia la cual moverme", dijo a The New York Times Ed Thompson, un exbombero con trastorno de estrés postraumático. Sin la droga "estaría muerto", agregó su esposa.

Esto de drogas satanizadas por la crónica roja que son utilizadas en tratamientos sanitarios ha ocurrido con la ketamina, un anestésico utilizado muchas veces en animales. Señalada como una droga que circula en idénticos ambientes donde abunda el MDMA, la ketamina es legal aunque controlada y hay profesionales que la han utilizado en Uruguay en tratamientos psiquiátricos, dijo a El Observador el psiquiatra Freddy Pagnussat.

El profesional indicó que se ha usado de modo experimental en "depresiones resistentes que no responden a antidepresivos y en las que los pacientes no ven una salida".

"La ketamina mejoró el ánimo triste y eliminó las ideas suicidas a las pocas horas de suministrada", dijo. Pagnussat. Explicó que lo que está en cuestión es "cómo seguir" luego con esos tratamientos que aún no han sido avalados por Salud Pública. Pagnussat dijo no conocer estudios en Uruguay con uso de Éxtasis. Pero las drogas tanto te matan como te pueden salvar, todo depende.

Comentarios

Acerca del autor