Ley que aumentó penas de menores "cumplió el objetivo"

El ministro del Interior se propone cerrar el Penal de Libertad

¿Prevé cerrar el penal de Libertad el año que viene?

No. Entre junio y noviembre del año que viene se inaugura la cárcel de Punta de Rieles en acuerdo Público-Privado para 2.000 personas. Ahí superamos la capacidad necesaria y empieza a correr el plazo para cerrar el Penal; incluso quedará un remanente de espacio para nuevas situaciones que se puedan dar. Este año se inauguró una parte del módulo 5 del Comcar: 120 plazas ya están prontas y se va a completar las 380 restantes en el correr de este año. Se repararán los módulos 1 y 2, que están cerrados, con lo cual el Comcar superará solo los problemas de hacinamiento y todavía supera las plazas. Hoy ya no hay hacinamiento en los módulos 10 y 11. Los problemas siguen en el 8.

¿Cuáles son las razones para cerrar el penal?

Es un lugar que fue vandalizado y lo repararon bastante mal. El penal tenía luz desde arriba, tenía en dos pisos un alambrado de seguridad horizontal por si alguien se tiraba o se caía, y eso fue sustituido por cuatro planchadas. Entonces quedó una oscuridad enorme, quedó algo muy difícil de utilizar para la rehabilitación. Se necesita una arquitectura para la rehabilitación; no solo plaza disponibles. Ese penal estaba pensado como una cuestión modelo, con celdas solo para vivir, iba a haber trabajo afuera, pero eso nunca se hizo. Y no cumple las funciones de rehabilitación. Cumple la función de tenerlos adentro, encerrados. Además es un penal emblemático de la dictadura.

Unicef propone derogar la ley 19.055, aprobada en 2012, que establece para menores infractores un año de reclusión mínima para los que cometan rapiñas y otros delitos graves. ¿Qué opina?

Cuando se puso la pena mínima hubo dos cosas: se terminaron las fugas y comenzó la contención del año. Si alguien plantea eso tiene que sustituirlo por algo que tenga el mismo nivel de contención.

Unicef propone desarrollar medidas alternativas a la prisión.

Son cosas diferentes. La pena mínima de un año evitó la salida inmediata para reincidir. En menores se aplican medidas socioeducativas que se pueden llevar adelante con privación de libertad o sin privación de libertad. En este caso, la mínima de un año no fue para el desarrollo de medidas socioeducativas. Fue para evitar un nivel de reincidencia altísimo que lo evitó, evidentemente. No se puede solo derogar la ley, sino que debe sustituirse por algo que esté más dirigido al delito concreto.

¿Cómo sería?

¿Qué objetivo tenía la ley? Alguien que rapiñaba, estaba tres meses, salía. Rapiñaba de nuevo, entraba, salía. La ley buscó evitar eso. Vos me decís que así como evita la reincidencia, mete en la bolsa a otro que no hace eso. Bueno, pero que la solución sea más quirúrgica. Yo creo que la ley ha cumplido el objetivo que se buscaba. Lo que hay que hacer es un verdadero Código Penal Adolescente.

Un proyecto de código, que duplicaba las penas máximas para los adolescentes, fracasó durante la anterior legislatura.

Hoy se aplica un sexto de la pena de los mayores, que establece un máximo de cinco años para homicidios muy especialmente agravado. El esquema que usaron (los que redactaron el código) fue llevar a un tercio (las penas de los adolescentes en relación a la de los adultos, con lo que la máxima pasaba a ser de 10 años). Eso fue un error. Lo que hay que hacer es estudiar los delitos cometidos por menores y buscarle una lógica propia, que no se apliquen penas en proporción a la de los mayores. Dos capítulos fueron prácticamente aprobados por consenso en la comisión multipartidaria (ver apunte). Falta el capítulo de las medias socioeducativas. Eso es lo que hay que completar para hacer un verdadero Código Penal Adolescente. Mientras no se haga eso, dejo la ley como está.


Populares de la sección

Acerca del autor