Liberaron a hinchas procesados por tomar refrescos robados

Cinco fueron excarcelados; aún quedan dos en prisión
La Justicia dispuso ayer la liberación de cinco de las siete personas procesadas con prisión por haber consumido latas de refrescos que habían sido robadas en la tribuna Amsterdam el pasado 27 de noviembre, en medio de los graves incidentes que provocaron la suspensión del clásico del fútbol uruguayo.

La excarcelación fue pedida por la Defensa de los cinco, aceptado por el fiscal Juan Gómez y resuelta por el juez Gustavo Iribarren, que fue quien los procesó semanas atrás.A los liberados se les aplicó como medida sustitutiva presentarse en la seccional más cercana cada vez que Peñarol juegue un partido.

Aún quedan dos de los siete procesados en prisión: una de ellas tiene el pedido de libertad en trámite y es posible que haya novedades en las próximas horas, dijeron a El Observador fuentes judiciales. Las personas liberadas estaban recluidas en Fray Bentos, Salto y Colonia.

Los procesamientos

El fallo de Iribarren en noviembre, había sido cuestionado por abogados penalistas, que opinaron que enviarlos a la cárcel era una sentencia "llamativa" motivada por la "presión social". En esa oportunidad, el abogado Diego Moreira -defensor de oficio de algunos de los liberados- sostuvo que estaba de acuerdo con la tipificación del delito pero no con la medida aplicada, especialmente porque se trataba de personas que no tenían antecedentes y era la primera vez que pisaban un juzgado. El abogado ya había adelantado que no apelaría sino que pediría la excarcelación.

Durante los disturbios que se generaron antes del partido clásico que se suspendió y no llegó a jugarse, un grupo de hinchas de Peñarol tomó refrescos que les fueron entregados por otros que habían saqueado los puestos ubicados en la tribuna Ámsterdam. Algunos de los jóvenes que terminaron procesados con prisión se sacaron fotos con latas y botellas y las colgaron en las redes sociales.

"Analizando bajo la luz de las reglas de la sana crítica (...) permite acceder a los elementos de convicción suficiente para establecer la participación de los indagados en los hechos relacionados", indicó el juez en el auto de procesamiento. En su justificación, Iribarren agrega que "si bien el delito de receptación prevé una pena mínima de prisión y si bien los indagados carecen de antecedentes penales, en atención a la gravedad que este tribunal atribuye a los hechos los procesamientos habrán de disponerse con prisión preventiva".

Los hinchas que saquearon los puestos de comida y bebida, amenazaron a los trabajadores y robaron $40.000, 400 latas de refrescos, 400 botellas de agua, cerca de 1.000 hamburguesas, panchos y panes y varias garrafas de gas. Una de ellas fue lanzada por un hincha desde la tribuna Ámsterdam hacia efectivos de la Guardia Republicana que estaba fuera del estadio. El joven que la tiró fue procesado con prisión.

Populares de la sección