Local propio y nuevos caminos para los zapatos de Manta Raya

La marca de calzado abrió su primera tienda en el barrio Punta Carretas; además, empezará en febrero su canal de venta online a través de Mercado Libre y tendrá espacio en un local multimarca en Punta del Este
De vender a sus amigas, llenar stands de clientas en distintas ferias y tener un espacio en la tienda multimarca St. Clemente, a contar ahora con local propio. Esa es la línea de tiempo de los cinco años de Manta Raya, marca de zapatos diseñados por las uruguayas Florencia Urroz y Emilia Fernández. Para las emprendedoras, esa secuencia se define con la palabra "espontaneidad".

Hace un mes que Manta Raya se encuentra instalado en la calle Miranda de Punta Carretas, zona que se ha convertido en una especie de centro para diseñadores.

El 8 de diciembre celebraron la inauguración del local y en la tarde previa la expectativa estaba a flor de piel.

El tener su propio espacio, según las emprendedoras, trajo sólo cosas positivas y lo seguirá haciendo; tranquilidad y nuevas clientas, son algunas de ellas.

Pero Manta Raya mantiene a sus fieles compradoras. Con la ayuda de las redes sociales (Instagram y Facebook), muchas de sus ventas provienen del interior, en su mayoría de consumidoras salteñas.
El nuevo local también vino acompañado de una metamorfosis que atravesó a toda la marca.

"Tuvimos varios cambios personales en el año y eso se vio reflejado totalmente en los zapatos" señaló Fernández.

Justamente, su nueva colección se llama "transformar" y apunta a "una mujer que tenga su propia personalidad", amplió la emprendedora.

Agregó que el valor principal está puesto en la mujer, y luego en su calzado: "Las otras colecciones iban más hacia ponerse el zapato para quedar divina. Acá no, apuntamos a mujeres con más personalidad", dijo Fernández.

En tanto, Urroz y Fernández no se dirigen a un público específico, sino que su clientela es de todas las edades. "Tenemos un público super variado, eso es raro en una marca. Vienen chicas desde 14, hasta las abuelas que las acompañan y se terminan comprando un zapato", señaló la emprendedora.

Nuevos rumbos

Además del calzado fabricado con cuero en Uruguay, Manta Raya ya ofrecía cintos, mochilas y otros accesorios.

Pero ahora en su local también se puede encontrar vestimenta. Las emprendedoras dieron un lugar a la nueva marca uruguaya Madison. "Queríamos tener modelos complementarios para los zapatos y nos pareció que Madison hacía un buen conjunto", indicó Urroz. A su vez, las motivó el hecho de identificarse con sus comienzos, cuando necesitaban un lugar donde vender sus productos. De todas formas, su fuerte continúan siendo los zapatos.

Como se trata de diseños exclusivos, las emprendedoras generalmente diseñan siete zapatos para cada colección, alternando los colores.

Entre $3.500 hasta $ 4.000 oscilan los precios de los calzados que ofrece Manta Raya.

Esa espontaneidad característica de Urroz y Fernández hace que los nuevos caminos que ha tomado la marca, se hayan dado repentinamente.

"Continuamente tenemos cosas en mente. A veces nos planteamos descansar dos semanas, pero todo el tiempo nos surgen cosas", subrayó Fernández.

Uno de los caminos que tienen en mente ahora es diseñar su propia línea de ropa. La intención de expandirse hacia otros países es algo que también tienen presente, pero por el momento, prefieren centrarse en el mercado uruguayo, ya que, según Urroz, aún les queda mucho por crecer.
Durante este verano se podrá encontrar Manta Raya en Punta del Este, en la tienda multimarca Milhouse, sobre la avenida Roosevelt.

La comodidad del e-commerce

Emilia Fernández y Florencia Urroz se preparan para lanzar en febrero el canal online de Manta Raya. Las emprendedoras están diseñando la plataforma a través de Mercado Libre. Decidieron abrirse al e-commerce siendo conscientes de que hay personas a quienes les gusta comprar desde la comodidad. Por ello consideran que será más utilizado por aquellas clientas, por ejemplo del interior, que ya conocen los detalles del calzado, ya que al tratarse de zapatos, piensan que "es diferente, porque es necesario probárselo, sentir si queda cómodo".

Populares de la sección