Los $ 200 y cinco errores en comunicación de políticos uruguayos

Un repaso de fallos en mensajes públicos, luego de la patinada del gobierno con el anuncio sobre los jubilados
Los $200 y cinco errores de comunicación política

Esta semana el gobierno pisó en falso cuando anunció, como un logro, un aumento de $ 200 a jubilados que ganan poco más de $ 8.000 al mes.

Cuando el presidente Tabaré Vázquez comunicó el lunes al gabinete que había tomado dos decisiones (mantener las pautas salariales que el PIT-CNT reclamaba y dar la mitad del aumento que pedían los jubilados), seguramente en su cabeza esa segunda determinación era algo "positivo" para transmitir.

Y allá fue el ministro de Economía, Danilo Astori, -cascoteado últimamente por ser la cara visible del ajuste fiscal y asumir ese rol bajo el concepto de "honestidad intelectual" que tanto defiende- a comunicar "una buena". Porque $200 son mejor que nada, que era lo que ya había decidido el gobierno.

Pero lo que salió para fuera fue todo lo contrario. Demostró falta de empatía ya que el gobierno "vendía" como bueno un aumento por el valor de dos morrones.

El otro desacierto es que la medida la haya anunciado Astori. En un gobierno con comunicación política profesional, los costos políticos de informar estas cosas los asume un vocero sin mayores aspiraciones políticas.

Pero la historia reciente está llena de errores de comunicación política. Aquí otros cuatro casos

2- Teléfono para Mariano

Arana 2007

En 2007, después de largas discusiones con Argentina, el gobierno estaba decidido a habilitar a Botnia para funcionar. La planta estaba pronta, el presidente Vázquez había discutido con su par argentino Néstor Kirchner y no se habían puesto de acuerdo y parecía que no había vuelta atrás.

Entonces, el mandatario uruguayo ordenó al entonces ministro de Vivienda y Medio Ambiente, Mariano Arana, a comunicar la decisión. Lo que faltaba era el permiso medioambiental y si su cartera lo otorgaba la empresa comenzaba a operar.

Pero una llamada telefónica abortó la conferencia de prensa que Arana ya había comenzado. El presidente le pidió que cancelara el anuncio porque el rey de España se ofrecía a mediar y quería ese gesto de Uruguay.

Arana atendió el teléfono delante de los periodistas y las autoridades de la empresa, se levantó y se fue a hablar en privado. Nunca volvió y la conferencia quedó trunca. Fue un papelón internacional

3- Sendic: no soy licenciado pero lo soy


Declaración de Sendic sobre sus estudios

El mismo día que el diario El Observador publicó su investigación sobre la falta de título académico del vicepresidente Raúl Sendic, pese a que firmaba como licenciado y así aparecía en su curriculum, el jerarca dio una confusa conferencia de prensa.

Dijo que nunca se había arrogado lo que no es. Se defendió diciendo que no había firmado nunca como médico porque no terminó la carrera, cuando ese punto nunca estuvo en cuestión.

Aseguró que había una campaña en su contra y prometió documentos para acreditar sus estudios. Pero tampoco dijo ser licenciado. No dijo ni una cosa, ni la otra.

En definitiva, perdió una buena oportunidad para cerrar el tema pidiendo disculpas. El título nunca apareció y por tanto el asunto sigue abierto con una herida que no logra cicatrizar.

4- Lacalle Pou, que no votó una ley que sí votó


Luis Lacalle Pou

El video es más que elocuente. Fue en el medio de la campaña electoral del 2014 y el presidenciable blanco pisó en falso. Dijo que no votó una ley que sí había votado y cuando los periodistas lo acorralaron con preguntas sobre el tema no pudo salir bien parado. Fue uno de los errores más grandes de su campaña.

5- Lacalle Herrera, el sucucho, la motosierra y las inversiones

motosierra


El último tramo de la campaña de Luis Lacalle Herrera en el 2009 fue complicado. Cometió una serie de errores graves, la mayoría de comunicación. Dijo que Mujica vivía en un "sucucho", propuso instalar baños para pobres en los asentamientos y dijo que los empresarios debían esperar a las elecciones para decidir si invertir o no en el país

Una desafortunada frase sobre aplicar "la motosierra" a algunos gastos del Estado también fue usado en su contra por el Frente Amplio con éxito para la coalición de izquierda.


Populares de la sección