"Los golpes que me dio la vida me los tomé siempre con humor"

El actor uruguayo Rogelio Gracia habló del estreno de su nueva obra, Tom Pain, que se verá la semana próxima en el Teatro Solís, y de cómo se vincula el texto que representará con su propia experiencia
Rogelio Gracia venía saliendo de un momento complicado de salud. Una enfermad lo había tenido relegado del teatro por varios años y las tablas lo reclamaban con una fuerza más poderosa que de costumbre. Buscando una obra que representar, se acordó de Tom Pain (Basado en nada), un texto que un conocido de Nueva York le había alcanzado para que leyera hacía casi diez años. Gracia rememoró entonces cómo su temática y la dramaturgia de Will Eno, autor del texto, lo habían afectado para bien, y tomó la decisión de llevarla por primera vez a los escenarios locales. El proceso se dilató un par de años –en los cuales Gracia regresó al teatro con otras obras– pero se verá, finalmente, a partir del próximo lunes.

Tom Pain, además, está estrechamente vinculado con el padecimiento de Gracia durante los años en los que no pudo ejercer su profesión de actor, ya que la obra retrata el dolor de un personaje a través de diferentes momentos de su vida, aunque con toques de humor e ironía. La palabra pain, en inglés, significa dolor.
"Los golpes que me dio la vida me los tomé siempre con humor, y la relación con el texto es genial. El tipo está contando una situación tremenda y de repente tiene salidas irónicas e inesperadas que son muy divertidas. Es muy bueno que se pueda tener miradas humorísticas sobre los problemas. Además, retrata cómo el dolor en la infancia puede transmitirse al resto de la vida, pero todo dicho con dosis de humor. El personaje siempre parte desde el dolor hacia un lugar más liviano", explicó Gracia a El Observador.

El proceso creativo de la obra –que significa además el primer monólogo que interpreta este actor uruguayo– partió exclusivamente del equipo que formó con su director, Lucio Hernández, y Stefanie Neukirch, quien tradujo la obra. Según cuenta Gracia, cuando decidió intentar representar Tom Pain envió el texto en inglés a Neukirch para lograr encontrar la verdadera esencia de las palabras de Eno. Mientras se traducía la obra, Hernández vio parte del trabajo e inmediatamente se sumó al proceso.

"Agradezco que mi primera experiencia con un monólogo haya sido en un contexto tranquilo, sin presiones de nadie y donde me pude sentar con el Negro (Lucio Hernández) mano a mano. Fue un proceso creativo compartido en el cual asumimos los roles, pero donde imaginamos y experimentamos juntos", dijo el actor.

Cooperación internacional

Tom Pain cuenta con una particularidad: el propio escritor de la obra, desde Nueva York, se interesó en su montaje en Uruguay y participó activamente en su desarrollo.

Gracia contó que se comunicó con él para pedirle los derechos de la obra, pero el diálogo fue tan fluido y el autor se mostró tan compenetrado con el montaje que pactaron una reunión en la Gran Manzana.
"Tuvimos una charla muy linda en Nueva York de casi dos horas donde hablamos un montón sobre la obra. Lo bueno es que estábamos de acuerdo: lo que leímos de la obra y lo que él hablaba sobre su texto estaba en el mismo universo. No hubo discusión, más que aportes de ideas en temas de traducción, porque es una obra que toca zonas muy complejas, simples de entender, pero muy metafóricas, alusivas a temas más abstractos. Él se tomó el trabajo de explicarnos pacientemente cada cosa que no entendíamos", contó Gracia.

Tanto el director como el actor no dejan de sorprenderse de que un autor ganador del premio Pulitzer y con varios éxitos en Broadway tenga una correspondencia tan fluida con gente de Uruguay. "Nunca escuché que un autor extranjero colaborara con un montaje como en Tom Pain. Y en AGADU me dijeron que no tenía precedentes", dijo el protagonista.
Con Tom Pain, Will Eno se metió dentro de las prioridades actorales de Gracia, que pretende en un futuro continuar trabajando sobre ese autor. Ahora está leyendo la obra The realistic Joneses, que fue un éxito en Broadway, aunque por el momento prefiere enfocarse en el personaje que lo llevará a la sala Zabala Muniz del Teatro Solís los días 6, 7, 8, 13 y 14 de febrero a las 21 horas. Las entradas están disponibles en boleterías y Tickantel a $ 400.

El mejor actor de 2016

En 2016, Rogelio Gracia fue premiado con el Florencio a Mejor Actor por su papel en la obra de Jorge Denevi Fin de partida, que coronó un año intenso para el actor. "Fue una alegría. Hacía un montón de años que no iba a la entrega del Florencio, no por despreciarlos ni nada. Los premios, si bien hay que agradecerlos, me parece que no hay que darles mucha trascendencia. Yo no cambio porque gane o no el premio, pero en el momento es una alegría que hay que celebrar y agradecer. Además, vino por un proceso de trabajo intenso, por el cual me tuve que preparar mucho tiempo y en donde fui una máquina de trabajar. De todas formas, el premio más grande para mi, sinceramente, es que la gente venga a ver mi trabajo", expresó el actor uruguayo. Además, en 2016 participó de la reposición de la obra Sobre la teoría del eterno retorno aplicada a la revolución en el Caribe, en el Teatro El Galpón.


Populares de la sección

Acerca del autor