Los nuevos uniformes policiales hechos en China

La cartera defendió haber hecho la compra en el gigante asiático por el ahorro que generó

El Ministerio del Interior, al presentar este viernes los nuevos uniformes que lucirá la Policía, defendió haberlos comprado de forma directa en China pese a las quejas que surgieron de empresarios uruguayos de la vestimenta.

La secretaría de Estado adquirió 250 mil prendas -camperas, pantalones táctico, camisas y botas- para 29.500 policías.

La compra directa por US$ 4 millones implicó un ahorro de US$ 4.5 millones con respecto a si se hubiera comprado en plaza, dijo este viernes en conferencia de prensa el subsecretario de Interior, Jorge Vázquez, acompañado de Mario Layera, director de la Policía Nacional.

En la sala de la conferencia estaba también el ministro de Interior, Eduardo Bonomi, y el Director General de Interior, Charles Carrera.

El subsecretario Vázquez destacó la calidad de la ropa comprada a una fábrica en China que fue visitada para conocer el proceso de producción, la tecnología que utiliza, así como las condiciones de trabajo de sus empleados.

"Este gobierno -dijo el subsecretario- quiere con los nuevos uniformes dignificar al policía, a su trabajo y a la institución". Vázquez sostuvo también que como se vea el Policía, como se presente ante la sociedad y los turistas, hace también a la autoridad que impone su función.

La compra directa sin licitación que se instrumentó este año por primera vez fue criticada desde el sector empresarial de la vestimenta, que asegura que la calidad de la confección nacional es mayor.

Para fundamentar su posición aseguran que la Dirección Nacional de Bomberos debió realizar esta semana un llamado de precios para colocar bandas reflectivas y logos que no vinieron en los uniformes comprados a China y ahora será más caro colocarlos.

El empresario Luis Bardano, expresidente de la Cámara de la Vestimenta y propietario de Everfit, dijo a El Observador que la compra de uniformes a China se hizo sin un llamado a precios internacional y "ahora se pagan las consecuencias" al recibirse prendas de mala calidad.

El subsecretario Vázquez señaló que lo que se hizo fue terminar con el negocio de "los intermediarios" y aclaró que no están ante "un fraude". "Se nos vendieron productos chinos a los que se le cambiaba la grifa", comentó. En realidad, dijo, se compraba a un intermediario. Vázquez señaló que con la compra directa "se defendieron" los dineros del país por los ahorros que se lograron.

Otros cuestionamientos respecto a los talles y calidad surgieron de parte de policías que marcaron en redes sociales su disconformidad con los nuevos uniformes chinos, básicamente por los talles, que según aseguran, no se ajustan a la complexión de los uruguayos.

Vázquez explicó que cada unidad policial no sólo mandó los talles de cada policía sino las especificaciones con medidas claras que fueron enviadas a la fábrica en China.

Reconoció que si hay algún error en la ropa "se subsanará" y no será "a costo del policía" como se dice en las redes sociales.

Todas las unidades policiales vestirán los nuevos uniformes a partir de la semana próxima.


Populares de la sección