Los “Panamápapers”, Picasso y Van Gogh

Los papeles difundidos por periodistas mundiales que revelan las operaciones off shore, alcanzan al mundo del arte y la estrategia de un divorciado

El tipo se estaba divorciando. No quería compartir toda su fortuna con su mujer. Hablo con su contador de confianza, este habló con su estudio de confianza y finalmente este último con otro muy fiable en Panamá. Habían otras opciones como las jurisdicciones especiales en algunos estados de Estados Unidos o en Inglaterra. Pero no eran confiables. Así fue el multimillonario ruso Dmitri Rybolóvlev armó su sociedad “offshore” para escaparle a su señora.

Según el portal “The Art Newspaper”, Dmitri Rybolóvlev -mecenas y coleccionista de arte- también aparece en los más de once millones y medio de documentos que revelan el empleo de sociedades “offshore” a nivel mundial.

UN DIVORCIO CARO. Rybolóvlev ocupa hasta el momento el lugar 148 de los más ricos del mundo según “Forbes” le costó 4 mil 500 millones de dólares.

El ruso –que comenzó su trabajo en una gris ciudad industrial de la Siberia soviética y trepó al “Olimpo de los multimillonarios”- puso fin a un matrimonio de 23 años el 13 de mayo de 2014.

Los paper del estudio Mossack-Fonseca nada dicen sobre las causas de la separación pero si sugieren lo que quedó afuera del divorcio. La separación legal de Elena Ribolovleva se convirtió la más cara de la historia. Desde un primer momento, la información del divorcio ocupó todas las portadas, en Suiza y en el extranjero, dado que la suma que el Juzgado de Primera Instancia de Ginebra accedió a conceder a Elena Ryboloveva ascendió a poco más de 3.200 millones de euros. Una suma sin precedentes, se cree, en un proceso de divorcio, tanto para Suiza como para el mundo entero.

El acuerdo con la bella Elena comprende además una pensión trimestral de 370 mil euros.

EL REY DEL POTASIO. ¿Cómo hizo dinero el tal Dmitri? Los millones provienen de minas de potasio, que le valieron el mote de rey de los fertilizantes. Su fortuna es una de las tantas que surgieron en Rusia tras la caída de la Unión Soviética. La linda rusa sabía la guita que andaba en danza, pero más sabía Dimitri. El ruso, además, es propietario del equipo de fútbol AS de Mónaco.

SI, PERO LOS CUADROS NO. Pero Dmitri mira más allá del horizonte. Todo lo no iba a repartir. Con base en la filtración denominada “Panamá Papers”, se supo que el ruso tuvo vínculos con el bufete de abogados Mossack Fonseca, encargado de crear empresas ficticias en alta mar, el cual, durante el divorcio le ayudó a Rybolóvlev a ocultar diversas obras de arte a su entonces esposa a través de una compañía registrada en las Islas Vírgenes Británicas.

Esta empresa “offshore” ayudó al magnate a mover piezas de artistas como Picasso, Van Gogh y Rothko de Suiza a Londres para mantenerlas fuera del alcance de Elena.

En mayo de 2014 el abogado de Rybolovleva, Marc Bonnant, dijo que la decisión de los jueces de Ginebra es “una victoria completa, que demuestra que nadie –ni siquiera un oligarca ruso– puede ponerse por encima de las leyes”. Bueno, Marc, parece que Dmitri sabe más que Usted.

 


Comentarios

Acerca del autor