"Los que expenden productos veterinarios (contra la garrapata) deben asesorar a productores"

Entrevista al representante de Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR)
¿Qué importancia tiene el acto sobre garrapata realizado el miércoles 13 en Tacuarembó?
Ha sido muy importante porque ha significado un jalón. Ha sido el lanzamiento de un programa por lo que implica que estén alineadas una serie de fuerzas en procura de un objetivo. En este caso es la campaña de lucha contra la garrapata, un parásito que tiene unas connotaciones importantes en cuanto a que para su combate se utiliza una serie de específicos veterinarios que pueden llevar a que a través de su uso generen residuos en la carne.

Estos a su vez pueden perjudicarnos limitando el acceso a mercados de lo que es hoy nuestro principal rubro de exportación. En consecuencia, a través de esta campaña se pretende lograr que mediante un mensaje único, fuerte y claro a todos los actores involucrados, se genere una conciencia que lleve al buen uso de los remedios.

Significa también replantearse la lucha contra la garrapata y saber qué estamos manejando. Eso no implica solo a la parte técnica, veterinarios de libre ejercicio y servicios oficiales, sino también a los productores que deben conocer los productos que están usando, cuáles son los tiempos de espera y respetarlos.

Pero también implica la otra cara del mostrador, o sea los que expenden productos veterinarios que deben estar involucrados en esta campaña para poder asesorar correctamente, porque no todos los productores tienen la asistencia necesaria.

En la CNFR, donde albergamos a muchos productores pequeños y de nivel familiar, vemos que no tienen acceso tan fácilmente a la información y difusión por lo que tienen que ser asesorados de una manera clara por aquellos que están en la venta de los productos, que son también quienes tienen los elementos técnicos y científicos para poder informarlos correctamente.

¿Significa entonces que todos los actores vinculados con la carne vacuna tienen responsabilidades con esta campaña?
Sin lugar a dudas todos tenemos responsabilidades. Desde la Conahsa tenemos que tratar de hacer llegar a nuestros productores ganaderos agrupados y sociedades de fomento locales lo que se genera como información técnica desde la comisión de carácter nacional.

¿Ese tipo de productores necesita entonces un apoyo especial considerando que de su manejo sanitario dependen los mercados de la carne?
Todos necesitamos apoyo y estos productores en mayor medida. Si por alguna razón no pudieran acceder a un veterinario de referencia, que sería lo ideal, pueden acercarse a la Codesa, (Comisión Departamental de Salud Animal) o acudir directamente a los servicios oficiales regionales que sin lugar a duda van a ser asistidos.

¿Considera que este segmento de productores tiene ahora otras oportunidades con el desarrollo de una ganadería más intensiva?
Los pequeños productores tienen que obligatoriamente ser intensivos, pero las oportunidades no se van a generar por lo intensivo de la producción, con lo cual pueden mejorar los resultados, sino que también deben afrontar un problema de escala.

¿Se están promocionando los emprendimientos asociativos especialmente para potenciar las tecnologías productivas?
CNFR considera una herramienta fundamental el asociativismo en la ganadería familiar, que entre otras cosas mitiga los problemas de escala. En ese sentido, coordinando con Colonización, varias entidades han logrado campos de uso asociativo para el terminado de animales, con una mecánica similar a la de los campos de recría lecheros.

Para la CNFR la producción de carne es considerada trascendente en el necesario proceso de rotación de suelos y complementación productiva que se viene promoviendo en la zona sur del país. A tal punto que esa región está alcanzando niveles altísimos de producción de carne.

¿Cómo ve el compartimento ovino? ¿Es una oportunidad para los pequeños productores?
El compartimento ovino es una herramienta y como tal debe ser considerado seriamente a efectos de que sea una oportunidad; se debe lograr su utilización por los pequeños productores asociados. Esto va de la mano con el hecho de que la producción ovina es considerada estratégica por CNFR.

Tal es así que desde hace más de cinco años hemos constituido el Fondo Rotatorio Ovino, gracias a un convenio oportunamente establecido con INIA. A la fecha ha beneficiado a 170 productores de 19 entidades de base de CNFR, 10 de las cuales son del departamento de Canelones.

Ese Fondo funciona mediante la entrega a productores de hembras de una raza muy prolífica (Milchschaf). Estos, con su producción, deben devolver un 20% más de las ovejas que recibieron. Por ejemplo, si reciben 10 debe devolver 12. Mediante este mecanismo, al momento se dispone de unas 1.500 hembras gracias al puntual cumplimiento de los productores y el compromiso asumido por sus organizaciones.

¿Quedan muchos desafíos para los pequeños productores?
En estos tiempos modernos los desafíos son la constante, pero sin lugar a dudas el mayor es tomar conciencia de que la unión hace la fuerza y que para poder trascender debemos unirnos e integrarnos.

¿Quiere agregar algún otro mensaje a los productores?
Invitar a los pequeños productores a que se acerquen a la Sociedad de Fomento Rural de su zona y se vinculen a las actividades de esa institución. Allí van a encontrar un sitio donde, interactuando, van a poder crecer y ayudar a crecer a otros productores rurales. l

Ficha Personal
Edad 68 años
Estado Civil Casado
Hijos Seis
Profesión doctor en Veterinaria
Actividad Delegado de Comisión Nacional de Fomento Rural
Hincha de Nacional


Acerca del autor