Los riesgos de manejar con sueño

Una investigación demostró que manejar con pocas horas de descanso es similar a hacerlo bajo el efecto del alcohol
Los conductores que manejan con pocas horas de sueño no son diferentes de aquellos que se han tomado tres o cuatro tragos y están demasiado borrachos para conducir. Estas son las conclusiones de un informe de la Fundación AAA para la Seguridad Vial publicado el martes y que se basa en una investigación original y estudios anteriores para crear una imagen preocupante de lo riesgoso que es vivir en un mundo donde muchas personas no descansan lo suficiente.

"Lograr un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida fuera de él puede ser difícil y como resultado frecuentemente sacrificamos nuestras horas de sueño", explicó Jake Nelson, director de Traffic Safety Advocacy and Research de AAA.

Cerca del 35% de las personas duermen menos de las siete horas de sueño necesarias, y el 12% dicen que duermen cinco horas o menos, según investigaciones de Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Una investigación anterior de la Fundación AAA demostró que el 21% de los accidentes fatales implicó a un conductor con pocas horas de sueño. El nuevo trabajo de este grupo utiliza datos de la National Motor Vehicle Crash Causation Survey para ahondar en cuánto disminuye la capacidad de conducir atentamente basada en la variación de la falta de sueño.

No es de extrañar, entonces, que cuanto menos horas de sueño tenga el conductor, más alto es el riesgo de un accidente.

"No se puede dormir poco y esperar ser capaces de funcionar con seguridad detrás del volante", dijo David Yang, director ejecutivo de la fundación. "Nuestra nueva investigación muestra que un conductor que ha dormido por menos de cinco horas tiene un riesgo de accidente comparable a alguien que conduce bajo los efectos del alcohol", señaló.

Las personas que se enorgullecen de su capacidad para funcionar con menos horas de sueño que las siete recomendadas pensarán lo contrario, pero la fundación utilizó una muestra de 4.571 accidentes en los cuales la Policía determinó que la causa había sido la falta de sueño de uno de los conductores involucrados.

El informe explica que aquellos que dormían menos de 4 horas en las últimas 24 horas tenían 11,5% más de probabilidades de sufrir un accidente.
Los conductores que dormían entre 4 y 5 horas tuvieron un riesgo 4,3% mayor; de 5 a 7 horas tenían un riesgo de 1,9% más alto; y aquellos que lo hacían entre 6 y 7 horas tuvieron un riesgo 1,3% mayor.
"El estudio puede subestimar el riesgo de conducir cuando el conductor se privó de horas de sueño, porque los datos sobre los accidentes ocurridos entre la medianoche y las seis de la mañana no estaban disponibles. En ese sentido, otros estudios han demostrado que los efectos de la privación de sueño son mayores durante las primeras horas de la mañana", acotó.

El informe explicó que conducir con 4 o 5 horas de sueño es comparable a conducir con una cantidad de alcohol en sangre igual o superior al límite legal, y que el riesgo de conducir con menos de cuatro horas era "mucho mayor".

"El riesgo de accidente asociado con haber dormido menos de 4 horas de sueño es comparable al riesgo de accidente asociado con un contenido de alcohol en la sangre de aproximadamente 0.12 o 0.15", dijo Tom Calcagni, de la oficina de AAA Mid-Atlantic.

El informe también analizó si un cambio en el horario del sueño podría haber causado menos horas de descanso y haber contribuido a un accidente.

Los camioneros de larga distancia, las enfermeras y los agentes de policía están entre los que comúnmente tienen horarios fracturados.

Además, se encontró que parecía haber una relación causal en más del 6% de los accidentes registrados.

Una encuesta realizada por AAA determinó que si bien el 97% de los conductores pensaron que era inaceptable y amenazaba la seguridad conducir con somnolencia, aproximadamente un tercio de ellos admitió que en el último mes habían conducido "cuando estaban tan cansados que tuvieron dificultades hasta para mantener los ojos abiertos".

La Administración Nacional de Seguridad de Tráfico de Carreteras dijo que 35.092 personas murieron en la carretera el año pasado, un 7,2% de 32.675 en 2014.

Fuente: Ashley Halsey - The Washington Post

Populares de la sección