Lula denunció "abusos de poder" en su contra ante la ONU

Los abogados del expresidente apuntaron al juez a cargo del caso Petrobras como principal responsable

Tras varias semanas de silencio, el ex presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, sospechoso de corrupción en el marco del escándalo de Petrobras, presentó ayer una demanda al Comité de derechos humanos de la ONU en Ginebra para denunciar "abusos de poder" en su contra, según anunciaron sus abogados en Londres.

Lula da Silva, presidente de 2003 a 2010, es sospechoso de haberse beneficiado de la red de corrupción alrededor de la empresa pública petrolera Petrobras sobre la que investiga el juez brasileño Sergio Moro.

En una conferencia de prensa en Londres, los abogados del mandatario, que presentaron la demanda en la sede del organismo en Ginebra, dijeron que el juez Moro sería culpable de "abusos de poder" al violar el Pacto internacional sobre derechos civiles y políticos.

Los documentos presentados denuncian la detención arbitraria de la que habría sido víctima Lula, y considera que la presunción de inocencia del ex jefe de Estado fue irrespetada. "Lula presenta su caso ante la ONU porque no puede obtener justicia en Brasil", declaró su abogado británico Geoffrey Robertson.

A su vez, según establece el País de Madrid, los abogados afirman que Moro autorizó a pinchar el teléfono de Lula, de sus familiares y de sus defensores, y que estas grabaciones fueron filtradas a la prensa brasileña de manera irregular. Incluso algunas conversaciones se habrían obtenido ilegalmente.

En una de las mencionadas conversaciones, Lula hablaba con la entonces presidenta Dilma Rousseff sobre un documento de toma del cargo de ministro, que la oposición interpretó como un intento de escapar del juez Moro y de garantizarse un juicio en el Tribunal Supremo.

Uno de sus abogados cuestionó además al sistema judicial brasileño, en el que un "mismo juez" encargado de la investigación puede luego juzgar a la persona sobre la que investiga y "decidir sobre su culpabilidad o su inocencia, sin jurados".

Convertido en símbolo de la lucha anticorrupción, el juez Moro inició una investigación sobre blanqueo de dinero llamada "operación lavado exprés", lo que hizo posible descubrir el tentacular caso de corrupción en Petrobras, destinado a financiar a los partidos y a los responsables políticos.

Los abogados de Lula ya habían pedido a inicios de julio el traslado del caso a otro tribunal, cuestionando la imparcialidad del juez Moro.


Fuente: Agencias

Populares de la sección