Lula y Mujica instan al pueblo latinoamericano a recuperar el poder

El expresidente uruguayo dijo que la revolución digital es "una nueva forma de dictadura"

Los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, y José Mujica, de Uruguay, instaron este sábado a los pueblos latinoamericanos a luchar juntos contra lo que consideran el avance de la derecha para recuperar el poder y volver a formar gobiernos progresistas en la región.

Los dos exmandatarios participaron la noche de este viernes en la apertura de un congreso regional del Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, que se celebra en San Pablo hasta este domingo.

Lula señaló que actualmente se está produciendo un avance internacional de la extrema derecha y de la derecha y puso como ejemplos la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos y la polarización que se está dando en las elecciones francesas.

El expresidente, que gobernó Brasil entre 2003 y 2010, recordó que tuvo el placer de vivir el mayor periodo de presidentes progresistas en Latinoamérica en los últimos 500 años.

Para reforzar su argumento mencionó los gobiernos de Mujica, los Kirchner, Rafael Correa, Michelle Bachelet, Evo Morales y Fernando Lugo. Lula reconoció, sin embargo, que el movimiento de izquierda latinoamericano atraviesa un momento de revés y advirtió que la derecha está tomando el pulso.

Por su parte, Mujica instó a los trabajadores brasileños a no cometer los mismos errores que la burguesía paulista y a buscar aliados en todo el continente porque la batalla será larga.

"En el fondo nuestra lucha no es solo por los oprimidos, es para que el mundo no tenga represores", apostilló el expresidente uruguayo.

En su discurso, Mujica alertó sobre la revolución digital al considerarla "una nueva forma de dictadura", que entra de manera inconsciente y domina las decisiones de las personas a nivel mundial.

"Esa técnica se está aplicando en toda América Latina. Frente a todas esas trampas, cuiden la herramienta del partido, las personas necesitamos de partido, de fuerza colectiva", comentó al público.

En un plano más local, Mujica recomendó a Brasil emprender una reforma política ante la gran cantidad de partidos que hay en el gigante suramericano, pues "no puede haber 30 proyectos de país" ya que hacen muy difícil la gobernabilidad.

Lula, que manifestó su intención de presentarse a las elecciones presidenciales de 2018, criticó las reformas económicas del gobierno del presidente Michel Temer, porque "están rasgando todas las conquistas históricas" conseguidas por los trabajadores.

"Quieren tercerizar para pagar salarios menores", afirmó en relación a una ley de "tercerización" ya aprobada por el Congreso que permite convertir a los empleados en prestadores de servicios para cualquier actividad.

Para Lula, las reformas laborales y del sistema de pensiones y jubilaciones, que están en trámite en el Legislativo, perjudican a los trabajadores, algo que, desde su punto de vista, no pasaría con un nuevo gobierno del PT, puesto que ese partido "ya mostró como se saca al país de la crisis".

"Hoy a las 71 años, estoy con más ganas para ser candidato que en 1989", aseveró.

Sin embargo, las aspiraciones de Lula podrían verse truncadas, pues enfrenta cinco juicios abiertos por supuesta corrupción, cuatro de ellos asociados directamente a la gigantesca trama corrupta destapada en la estatal Petrobras y cuyas primeras sentencias podrían ser dictadas a lo largo de este año.

De hecho, el expresidente será interrogado en calidad de imputado en uno de esos procesos el próximo miércoles por el juez federal Sergio Moro en la ciudad de Curitiba.

Además, Lula puede ser investigado en otros seis procesos más, según solicitó la Corte Suprema con base en las delaciones de 77 exdirectivos de Odebrecht en el marco de un acuerdo de colaboración judicial.

El líder político reiteró sus críticas a la operación Lava Jato, que investiga desde hace más de tres años las corruptelas en Petrobras, y denunció que existe "un pacto diabólico" entre los medios de comunicación y los procuradores contra él y su partido.

"Más grave que la prisión es la destrucción que ellos hacen de las personas frente a la opinión pública. No importa si es verdad, es necesario castigar", comentó Lula.

El congreso llevó por nombre el de la esposa del exmandatario, Marisa Leticia Rocco, quien falleció en febrero pasado a sus 66 años tras haber sufrido un derrame cerebral. Hasta el domingo se recogerán propuestas de cara al VIº Congreso Nacional del PT, que se realizará en junio.


Fuente: EFE

Populares de la sección