Macri vetó la ley antidespidos y salió al cruce del kirchnerismo

Presidente advirtió que la norma congela empleos y alienta informalidad
El presidente argentino, Mauricio Macri, oficializó ayer su veto a la polémica ley impulsada por el kirchnerismo para frenar los despidos durante seis meses que fue aprobada el jueves pasado por el Congreso. El mandatario argumentó en la resolución oficial que la norma congela empleos, mantiene en la informalidad a los trabajadores e incrementa la pobreza.

La norma permitía al trabajador demandar judicialmente su reincorporación inmediata en caso de despido o bien que se le pague una doble indemnización. Su aprobación se produjo tras numerosos despidos en los sectores público y privado, afectados por una economía estancada que recién se recuperaría a fin de año.

La norma fue impulsada por el kirchnerista Frente para la Victoria y el también peronista bloque Justicialista, con el apoyo de las centrales sindicales y de otros sectores de oposición, y con el rechazo del grupo oficialista Cambiemos y del sector empresarial, que no comparten el argumento de la ola de despidos que la oposición dice que hay en Argentina.

"En lugar de mejorar las condiciones para generar nuevos empleos, el proyecto de ley que aquí se analiza importa una propuesta limitada, que no acompaña el contexto actual en el que la enorme mayoría de las empresas nacionales y extranjeras han manifestado su vocación de crear puestos de trabajo en lugar de reducir personal", señaló el decreto difundido ayer.

Además, Macri había dicho el viernes que la ley iba a generar más pobreza y acusó a la oposición peronista, que impulsó su aprobación, de querer obstruir su gestión.

El decreto fue firmado también por dos de los dirigentes oficialistas más próximos a Macri, el jefe de Gabinete argentino, Marcos Peña, y el ministro de Educación, Esteban Bullrich.

Las normas argentinas establecen que, en caso de veto presidencial, el Congreso puede insistir con la aprobación de la ley.

Para ello, el proyecto debe ser confirmado por ambas cámaras del Parlamento, con el visto bueno de dos tercios de los integrantes, tanto del Senado como de la Cámara de Diputados.

En la cámara alta el proyecto fue aprobado por 48 votos a favor (dos tercios de los miembros del Senado) y 16 en contra, mientras que en Diputados, de 257 integrantes y donde el balance de fuerzas está más repartido, la iniciativa recibió 147 votos a favor (menos de dos tercios del total de bancas), tres en contra y 90 abstenciones de Cambiemos.

Fuente: AFP

Populares de la sección