Maduro ordenó "reprimir" para "defender" la revolución, según abogada venezolana

Abogada y activista en favor de los DDHH denuncia las torturas sistemáticas contra dirigentes opositores
Lo peor que nos está pasando es que (el presidente Nicolás) Maduro ordenó reprimir a la población para defender la revolución", afirma Tamara Sujú, abogada venezolana defensora de los derechos humanos y que patrocina en la Corte Internacional de la Haya varios centenares de casos por tortura de opositores al chavismo.

Sujú, que recientemente realizó una gira por distintos países de la región (El Salvador, Brasil, Perú y Uruguay, además de haberse trasladado a Washington a principios de esta semana para reunirse con el presidente de Argentina, Mauricio Macri, de visita en Estados Unidos) para denunciar los atropellos cometidos por la administración chavista, estuvo sobre el fin de la semana pasada en Uruguay.

La abogada, que mantuvo contactos con legisladores de todos los partidos políticos y se entrevistó con funcionarios de la cancillería y del Parlamento, dijo buscar "apoyo" para que "se entienda" lo que pasa en Venezuela.

Durante su visita a Uruguay, y en medio de una agenda muy apretada, Sujú tomó unos minutos, en entrevista con El Observador, para relatar cuál es su tarea y explicar cuáles pueden ser las claves para encontrar una salida institucional por vía democrática para su país.


¿En qué consisten las denuncias que presentó ante la Corte Internacional de La Haya?
Son denuncias sobre tortura política, perpetrada por el gobierno de manera sistemática en los últimos 15 años. Es una tortura política para la sociedad civil, lo que llevó al horror en que hoy viven los venezolanos.

¿Cuántas denuncias presentó y en qué período?

Presenté, en julio de 2016, 65 incidencias (denuncias independientes, cada una de las cuales comprende distintos casos) en la Corte de La Haya sobre hechos ocurridos desde 2014. En total, esas incidencias abarcan 600 casos de tortura política, y de esos, por lo menos 200 fueron ejecutados en los últimos tres años.

¿Tomando en cuenta los episodios de violencia ocurridos en abril, debió denunciar nuevamente esa situación?
Sí. En los últimos 20 días, con lo que sucedió en Venezuela, presenté seis nuevas incidencias, que comprenden 20 nuevos casos de torturas. Fueron tan graves como los casos anteriores.

¿Quiénes fueron las víctimas de esa tortura sistemática?

Desde los primeros años (de gobierno del expresidente) Chávez la tortura fue realizada a personas emblemáticas, a las que el gobierno necesita controlar. Era una forma de enviar un mensaje. Los primeros torturados fueron militares; luego vinieron miembros de la sociedad civil, que se oponían al proyecto del gobierno.
Pero las torturas también implicaban a estudiantes que manifestaban en las calles. Y, además, hubo un caso de tortura muy señalado a una jueza, María Lourdes Afiuni, para quien se pidió una condena de treinta años, que fue torturada en la cárcel y sometida a abusos sexuales.

¿Pero cuál cree que era la finalidad de esas prácticas?
Chávez quería enviar ese mensaje. Si podía torturar a una jueza, podía hacerlo con cualquiera. Por otra parte, la intención era y es intimidar, castigar o conseguir un testimonio que involucra a líderes de la oposición, partidos políticos o líderes estudiantiles.

¿A quién señala como responsables de esos episodios?
Son ejecutados por todos los organismos de seguridad del Estado: fuerzas armadas, cuerpos de inteligencia, policía regional y estatal.
Y tienen un mismo guión para hacerlo: las torturas van desde las menos invasivas hasta las que causan más daños.

¿De qué manera se realizan?
Los métodos utilizados, que también son sistemáticos, constan de descargas eléctricas en todo el cuerpo, asfixias mecánicas con bolsas plásticas; y también agregaron el uso de gases tóxicos. Además, el 70% de los casos denunciados son torturas sexuales.

¿Cuál es el propósito de la aplicación de estos métodos?

Lo peor que nos está pasando es que Maduro ordenó reprimir a la población para defender la revolución. En ese contexto, también actúan los grupos civiles armados, que actúan con total impunidad, permiso y orden expresa del Poder Ejecutivo. Esa situación se tradujo hasta hoy en varias decenas de muertos y heridos.
Sí. Cerca de treinta muertos (hasta el jueves ya eran 34), de los cuales diez se atribuyen a los llamados "colectivos", es decir grupos paramilitares afines al gobierno.
Estos grupos matan civiles con impunidad.

¿Qué es lo que busca con sus denuncias?
La intención es demostrar cómo hace 15 años los venezolanos fueron reprimidos, encarcelados o perseguidos, además de torturados para conseguir un objetivo: el control a través del miedo y de métodos que solo se vieron en las dictaduras regionales más sanguinarias.

¿Qué curso siguieron sus denuncias?
Estas denuncias están en manos del secretario general de la Organización de Estados Americanos (el excanciller uruguayo, Luis Almagro). Forman parte de un informe realizado el mes pasado. En setiembre entregué una descripción de los altos cargos del gobierno nacional implicados en las torturas, por omisión y por haberlas callado. Porque también es culpable, además de quién ejecuta, el que no denuncia.

¿De qué manera cree que es posible encontrar una salida?

Con el apoyo de la comunidad internacional. Necesitamos el apoyo de los países hermanos, a través de la OEA, nuestra organización regional.
Sin ese apoyo no es posible, porque estamos frente a un gobierno armado y acorralado, que está dispuesto a matar a los ciudadanos en las calles. El mensaje que transmite con la represión es: no quiero negociar; no transo. Por ejemplo, no quiere (convocar a) elecciones y por eso eliminó a casi el 70% de los partidos políticos y los más pequeños quedaron deslegitimados.

¿Qué acciones concretas espera de la comunidad internacional?
Tiene que darse cuenta de que el gobierno venezolano no quiere entregar el poder y está dispuesto a lo que sea. Además, es un gobierno inmerso en la corrupción, el narcotráfico y crímenes de lesa humanidad.

¿Cómo cree que todavía se sostiene el gobierno de Maduro, pese a las presiones de la región y el resto del mundo para restablecer la vigencia del orden democrático?
El gobierno está sostenido en dos pilares: las fuerzas armadas y el Tribunal Supremo de Justicia.

¿De qué manera califica lo que está sucediendo en Venezuela?

Es un genocidio de alto impacto. Pero, además, los venezolanos se mueren de hambre.

Tamara Sujú

Fue abogada del Foro Penal Venezolano, una ONG encargada de denunciar violaciones a los DDHH en Venezuela.

En su condición de exiliada política, reside en República Checa desde 2014, y es directora ejecutiva del instituto Casla, un centro de estudios para América Latina con sede en ese país europeo.

Populares de la sección

Acerca del autor