Mayor presencia de roya asiática en soja

Alerta por avance de una enfermedad que puede generar pérdidas de rendimiento
La aparición de nuevos focos de la enfermedad roya asiática de la soja mantiene a todos los actores del sector agrícola en estado de alerta, de acuerdo a un relevamiento realizado ayer por El Observador.

Esta adversidad, que si no es controlada en tiempo y forma produce mermas en los rendimientos del cultivo más extendido y de mayor valor en la chacra nacional, está en 32 focos en siete departamentos, con nivel de riesgo que va del amarillo al rojo, según la zona.

Así lo establece el Sistema de Alerta Roya Asiática de la Soja (Saras), un desarrollo tecnológico del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) que se presentó el 25 de enero pasado.

En un mes se pasó de uno a 32 focos de roya asiática de la soja en el país.

Entonces había apenas un foco denunciado en Uruguay, localizado en Rivera. Un mes después, ya son 32: 16 en Treinta y Tres, seis en Río Negro, tres en Salto, dos en Rocha, dos en Cerro Largo, dos en Rivera y uno en Durazno.

Silvina Stewart, profesional del Departamento de Protección Vegetal del INIA, señaló en el último informe que expuso en el Saras –ver en www.inia.uy– que "los cultivos positivos para roya siguen concentrados en el noreste" y que "el mapa de riesgo ha fluctuado entre el amarillo y rojo en los últimos días, por lo que se han dado condiciones favorables a muy favorables en algunos departamentos".

Desde el INIA se insiste en que es muy relevante que los técnicos de campo envíen muestras a los laboratorios ante la aparición de los primeros síntomas y también que en los cultivos que hayan dado positivo es indispensable consultar al técnico asesor sobre qué medidas adoptar.
El Saras es una herramienta gratuita que entre otras ventajas permite que el agricultor haga las aplicaciones de fungicida solo cuando es necesario, con ventajas en costos y en la óptima sustentabilidad de cada sistema.

El Saras permite actualizar a productores y técnicos sobre localización y avance de la enfermedad; nuevos focos; nivel de riesgo meteorológico de infección; y posibilita que patólogos aconsejen los manejos más adecuados.

Sin impactos por la ola de calor


En otro orden, consultado ayer Mathías Mailhos, presidente de Copagran, descartó un impacto adverso en los cultivos por la ola de calor que ocurre en el país.

El productor dijo que incluso este escenario de días con altas temperaturas y buena luminosidad favorece a las plantaciones de soja, maíz y sorgo, y que incluso sería bueno que no llueva pronto, dado que si bien depende de cada zona, en general hay buena humedad en el perfil del suelo, por las precipitaciones que hubo durante las semanas anteriores.

Populares de la sección