Mayor transparencia fiscal es "ineludible", dijo experto español

"Pérdida de soberanía" es la norma entre los países, según Luis Trigo
Tuvimos que aceptar una serie de condiciones y las asumimos para seguir en el mundo". Ese es uno de los mensajes que para el español Luis Trigo (experto en Wealth Management) se desprende de la exposición de motivos del proyecto de ley que el Poder Ejecutivo envió al Parlamento semanas atrás y que, entre otras cosas, obligará a las instituciones financieras a informar de manera anual a la Dirección General Impositiva (DGI) los saldos en cuentas tanto de residente como de no residentes. Desde que se conoció la iniciativa, fueron varios los jerarcas del gobierno que han declarado que se trata de un golpe más que se asesta al secreto bancario.

Trigo llegó a Montevideo para participar de una conferencia titulada Los negocios en un mundo transparente; el intercambio de información, el beneficiario final y el fin del secreto bancario: ¿hacia dónde vamos?, organizada por la Cámara de Comercio e Industria Uruguayo-Alemana y el estudio Bergstein Abogados. Realizada ayer en uno de los auditorios del WTC, la actividad contó con otros dos panelistas: el abogado uruguayo Jonás Bergstein y el contador argentino Nicolás Arida.

Además de detenerse en el proyecto de ley a estudio del Poder Legislativo, el trío discutió qué papel juega la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) , y cómo impulsa iniciativas de este tipo a lo largo y ancho del globo. El español sostuvo que hay que acostumbrarse a la "pérdida de soberanía" que los Estados están experimentando. Se trata, agregó, de un "contexto internacional ineludible" al que los países deben sumarse. Las diferentes naciones se están adaptando a los marcos jurídicos nuevos que les van "imponiendo", manifestó.

"¿Es bueno o malo? Es un nuevo estatus", se preguntó y contestó. Para el experto, estas exigencias generan que los países se parecen cada vez más los unos a los otros en este terreno. Esto, dijo, también responde a un tema de competencia: "La OCDE considera que no tiene que haber distorsiones a la competencia".

Trigo sostuvo que en el mecanismo de intercambio de información hay países "relevantes" y "poco relevantes". Estados Unidos y Suiza –"los grandes custodios del dinero"– encabezan la primera lista.
Uruguay, por su parte, fue calificado como un "país importante", dentro de una segunda liga de naciones. ¿Los motivos? "Ha sido un país que ha prestado servicios financieros, que ha atraído a residentes de otros países, fronterizo entre dos grandes países, que realmente había generado un modelo que tenía algunas partes que podían estar rozando la línea roja, pero precisamente ahora lo que le pide la OCDE es 'conviértete en una jurisdicción competitiva fiscalmente'", relató Trigo.

A criterio del español, "el espacio que Uruguay puede ocupar, que lo están ocupando otros países, es un espacio donde puede haber una fiscalidad razonable, pero que no sirva en modo alguno de parapeto a terceros países para que los impuestos de esos países no lleguen". Este proyecto de ley, agregó, va dirigido a eso.

Erupción volcánica de normas

A su turno, Bergstein hizo un análisis "técnico" del proyecto de ley y manejó de qué manera afectaría a diferentes actores. Se enmarca, dijo, en una "erupción volcánica de normas" que ha tenido lugar en los últimos años, en pos de cumplir con las exigencias de la OCDE, la "usina" detrás de esto. "El fenómeno de la transparencia fiscal es una fuerza que no da señales de languidecer", dijo.

El abogado sostuvo que se busca desestimular el uso de entidades de baja o nula tributación, y que se abre una nueva manera de hacer negocios. "Hay que tratar de entender y ponerse al tiro", expresó.
Para finalizar, y a modo de sugerencia, Bergstein postuló que la norma contemple que la entrada en vigencia de algunos capítulos quede "suspendida" hasta que los países miembros de la OCDE que tienen a Uruguay en una "lista especial", lo eliminen de ella para no caer en una paradoja.

Populares de la sección