"Me impactó la mente de trabajo serio de los neozelandeses"

La productora contó a El Observador Agropecuario su experiencia en Nueva Zelanda
¿Qué características tuvo su reciente viaje a Nueva Zelanda?
En 2014 me recibí de licenciada en gestión agropecuaria en la Universidad de la Empresa. Siempre tuve la inquietud de conocer otro sistema de trabajo, cultura y vida en algún país agropecuario como Uruguay. Fue así que opté por Nueva Zelanda. Un año antes de viajar me contacté con una chica que había estado en ese país, que trabajó en un tambo en la isla Sur, en Timaru. Me contacto con una de las dueñas de esa gran empresa lechera y afortunadamente conseguí el trabajo.

Los primeros seis meses estuve trabajando en el tambo mencionado, una empresa de 3.000 vacas y tres galpones de ordeñe.

A mediados de noviembre de 2014, me contacto con un amigo que estuvo trabajando en un campo de lanares tres años atrás. Él me conecta con la dueña del campo, la cual me ofrece trabajo. Es así que me traslado hacia la isla Norte a principios de diciembre, rumbo a una estancia cercana al pueblo de Castlepoint, a una hora de Masteron. Allí estuve trabajando hasta el 20 de junio de 2015, fecha en la que regreso a Uruguay.

¿Qué actividades desarrolló?
En el tambo empecé en el sector de la guachera, encargada de la alimentación y sanidad de los terneros. Luego me transfirieron al campo, en donde tenía que apartar las madres recién paridas, tratarlas en los bretes y luego embarcarlas en el camión rumbo al ordeñe. También hacer las parcelas de alimentación para las vacas preñadas.

Los últimos dos meses, hasta principios de diciembre de 2014, estuve en el sector de ordeñe. Se utilizan tecnologías muy avanzadas que facilitan enormemente el trabajo. Los tres galpones de ordeñe están constituidos con plataformas rotativas y los potreros en su entorno están divididos en parcelas compuestas de excelentes pasturas mejoradas en base a raigrás.

La zona en que está ubicado este tambo le llaman “las llanuras de Canterbury”, por esta razón hay un gran aprovechamiento agrícola y la gran concentración de tambos. En cambio en el campo de lanares estuve trabajando de mano de obra general. Todos los días eran diferentes. Trabajaba con los lanares, manejo del tractor, corte de leña (con una máquina llamada Spliter, impresionante), alambré, etcétera.

Esta zona está cubierta por cerros y colinas. Totalmente ganadera (ovina y vacuna). Principalmente todo el campo es natural, ya que en su mayoría tiene suelos arenosos por encontrarse pegado al mar, a no ser por algunos potreros que los mejoraron con alfalfa apara los ovinos. Me impactó la mente de trabajo serio de los neozelandeses. No piensan en otra cosa que no sea mejorar, innovar y progresar día a día. No necesitan vacaciones de verano. Más de uno me comentó que “no se tomaban vacaciones, ya que no tenían tiempo para eso.

¿Qué le llamó más la atención?
Me impresionó el desarrollo en sistemas de riego. Al ser un país montañoso, aprovechan los deshielos de las montañas y utilizan el agua que conforma los ríos. Están muy desarrollados en la industria de los pivots. Tan es así que los ríos no dan abasto y muchos de ellos se encuentran secos. Por esa razón, están construyendo los llamados “ponds”, unos estanques de gran tamaño, con los cuales se abastecen de agua en el campo.

¿Y los resultados productivos?
Óptimos. Al ser tan eficientes en su manera de trabajar yo creo que sus resultados son excelentes. Si tienen algún problema, lo solucionan y listo. Tienen mente simple, no se complican por cosas innecesarias.

¿Qué producción realizan?
La isla Sur donde trabajé es principalmente producción de leche, la cual es vendida a Fonterra. Con respecto a la producción de terneros, las alternativas son variadas. En ciertos tambos, se sacrifican los machos al nacer, y en otros se recrían y los absorbe el mercado con seis meses. La isla Norte es mayoritariamente ganadera, con preponderancia del ovino en la montaña. En el caso puntual de mi estadía, consistía en una producción de 18 mil corderos al año vendidos al destete con destino a Japón.

¿Es posible hacer comparaciones con Uruguay?
A no ser por algunas herramientas de trabajo que usan, es muy comparable. Por ejemplo, en Nueva Zelanda no utilizan otra cosa que no sea cuatriciclos. La gente no podía creer cuando les contaba que en Uruguay seguimos usando caballos para arrear el ganado. El dueño del tambo me comentó que vino a conocer Uruguay y “se sintió en Nueva Zelanda 20 años atrás”. Los sistemas de trabajo son muy parecidos, pero con un grado de tecnología mucho más avanzado allá.

¿Qué pasa con los perros y su presencia en el campo?
Los perros son las principales herramientas de trabajo con stock. Tienen dos especies de perros. Los llamados headings y los huntaways. Los headings son aquellos que van poniendo orden en el rebaño, siempre desde adelante. No usan su ladrido, sino que silenciosamente van dirigiendo el rebaño adonde sea que haya que llevarlo.

En cambio los huntaways son los que hacen ruido desde atrás, con su ladrido fuerte, pausado e incansable. Es impresionante la inteligencia que tienen y lo obedientes que son. Eso sí, únicamente hacen caso a su dueño, a la persona que lo haya entrenado. No se ven perros sueltos ni en el campo ni en la ciudad.

En el campo los ponen en “perreras”, en las cuales duermen ahí y únicamente los sacan cuando los llevan a trabajar. Son herramientas de trabajo. Pasa lo mismo en la ciudad, no se ven perros sueltos por ningún lado. Todas las mascotas las llevan atadas y en los hogares los ponen en “perreras” también


Ficha Personal
Edad
25 años
Estado civil
Soltera
Profesión
Licenciada en gestión agropecuaria
Actividad
Trabaja en el establecimiento de su padre en Paysandú
Hincha
de Peñarol



Populares de la sección

Acerca del autor