Mercosur y Europa ajustan sus ofertas pero están lejos de acordar

Técnicos de ambos bloques se reunirán en marzo en Buenos Aires
Los negociadores de la Unión Europea que esperan concretar un Tratado de Libre Comercio (TLC) con el Mercosur, aspiran a que ambas partes mejoren sus ofertas de desgravación arancelaria en la próxima reunión que tendrán en marzo en Buenos Aires (Argentina).

En el gobierno uruguayo, que políticamente apoya el diálogo, entienden que aún falta mucho por avanzar.

El optimismo de los europeos, según fuentes diplomáticas de El Observador, se fundamenta en buena parte, por el cambio de signo político que tuvieron los gobiernos de Argentina y Brasil que pasaron a estar dirigidos por administraciones más aperturistas al comercio.

La visión de los presidentes Mauricio Macri, en Argentina y Michel Temer, en Brasil, sumada a las posiciones dialoguistas de Paraguay y Uruguay, alienta a los negociadores, dijeron voceros de la Unión Europea.

Sin embargo las ofertas presentadas por ambos bloques en mayo pasado no conformaron a ninguna de las partes aunque eso era algo esperable.

El intercambio de ofertas, concretado luego de años de estancamiento en el diálogo, fue en Bruselas y para ello había viajado el canciller Rodolfo Nin Novoa en momentos en que Uruguay presidía al Mercosur.
.
Las posiciones hoy están lejos y a modo de ejemplo empresarios privados recordaron la decepción que significó saber que la carne no estaba incluida en la desgravación arancelaria que propuso Europa, algo que es inaceptable para Uruguay y Argentina. Tampoco está el etanol, lo que afecta a Brasil que es un gran productor.

Del otro lado, la negociación la lleva adelante la Comisión Europea que tiene el mandato para resolver. Ese formato de negociación hace que cualquier disconformidad de algún país europeo no afecte la posición global de avanzar en el diálogo. Incluso el llamado Brexit, que es la salida del Reino Unido del bloque europeo prevista para dentro de dos años, no afecta la negociación en marcha.

Falta mucho

Mientras tanto, desde la cancillería uruguaya se informó a El Observador que las negociaciones todavía están "muy lejos".

Una fuente señaló que aún resta por hacer mucho trabajo "técnico" para acercar las posiciones. En ese sentido, cada una de las partes se fue con una hoja de ruta de cara a la próxima reunión formal que será en marzo de 2017.

La fuente especificó que todavía es necesario "aclarar posiciones" y establecer prioridades para poder avanzar tanto entre el Mercosur y la Unión Europea como a la interna del Mercosur. De hecho, hay varios temas planteados arriba de la mesa y el nivel de avance entre los diferentes grupos de trabajo es muy diverso.

Sin embargo, lo que quedó claro en el último encuentro de Bruselas, es el deseo de negociar de ambas partes. Hay una "actitud muy abierta" para poder avanzar "lo más rápido posible", comentaron informantes de ambos bloques.

El director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Alvaro García, que ayer estuvo en la sede de la Unión Europea para la presentación de una conferencia sobre la industria de la madera en Uruguay, comentó que "hace años que hay expectativas con la Unión Europea" y opinó que el acuerdo sería muy beneficioso".

"Todo tipo de acuerdo comercial y de inversiones ayuda y facilita a que empresas europeas continúen invirtiendo en Uruguay o que empresas nuevas vengan. El mundo de hoy renunció a la multilateralidad, y se están destinando las voluntades de los países hacia acuerdos bilaterales o plurilaterales. Hay que estar atentos y aprovechar las oportunidades que el país pueda tener", afirmó García.

El jerarca se mostró partidario de negociar con Europa junto a todo el Mercosur y no tomar el camino en solitario que Uruguay planteó para cerrar un TLC con China para el cual deberá contar con el visto bueno de sus socios del Mercosur.

El canciller de Paraguay, Eladio Loizaga, que en estos días está en Italia, opinó que el diálogo entre el Mercosur y la Unión Europea "es esperanzador" y confía que las negociaciones "no lleven mucho tiempo".

"Sabemos que para ambas partes no será fácil porque existen sectores sensibles, como la agricultura, y para Mercosur también el caso del acceso a los mercados en bienes y de los servicios", afirmó Loizaga según informó el diario paraguayo La Nación.

El anterior intercambio de ofertas entre ambos bloques había sido en el año 2004 y desde entonces la negociación cayó en un pozo. El diálogo se retomó hace un par de años y en mayo pasado los bloques volvieron a presentar nuevas ofertas que son las que se negocian hoy.

Se espera que las negociaciones continúen durante todo 2017 y, en caso de que haya un avance, recién estarán prontos para firmar en el año 2018.


Populares de la sección